¿Se puede aplicar a ley de la oferta y demanda al mercado laboral?

Según el pensamiento neoliberal, el desempleo se debe a una sobreoferta de mano de obra, la cual se podría corregir bajando el precio de la mano de obra, como cualquier otra mercancía sometida a las reglas del mercado, de la oferta y la demanda.

Para estos economistas, políticos y empresarios, la solución al desempleo es sencilla: bajar salarios para contratar más empleados por el mismo dinero. Igual que si hubiera una sobreoferta de papas y tomates en cualquier plaza de mercado.

Y en efecto, es más o menos lo que durante años los gobiernos han venido implementando muy sutilmente mediante variadas estrategias como:

Todas estas son medidas que buscan someter el mercado laboral  a las reglas de la oferta y la demanda, de manera tal que a mayor desempleo, menor costo laboral, haciendo que uno de los factores del mercado resulte beneficiado.

Esta estrategia podría servir, y de hecho ha servido, en países netamente exportadores que basan su competitividad en la mano de obra barata, de los países del sudeste asiático, donde para crecer dependen de las exportaciones y no de su consumo interno, que es precario debido precisamente a lo poco que ganan sus trabajadores.

En una economía como la colombiana, en la que no se exporta  y tampoco se consume internamente porque los salarios no dan para eso, este tipo de estrategias no benefician sino a los empresarios individualmente, pero no a la economía en general.

Una economía no puede crecer si no hay quien consuma lo que se produce, y no habrá quien lo haga si los sueldos se bajan.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.