¿Se puede depreciar un activo usado que ya ha sido depreciado en su totalidad por el primer dueño?

Si se compra un activo usado que el dueño anterior ha depreciado completamente, ¿puede ser depreciado otra vez por el nuevo comprador?

Aunque en principio podríamos decir que es posible depreciar nuevamente el activo por cuanto el comprador ha pagado un valor por él, y en consecuencia tiene el derecho a reconocer el desgaste  que ese activo sufra como consecuencia del uso que de él se siga haciendo,  el Consejo de estado ha sido enfático en decir que eso no es posible.

Es así como en sentencia 14013 de abril 6 de 2006 expuso lo siguiente:

“….si bien el artículo 139 del Estatuto Tributario autoriza la depreciación de los bienes usados, para lo cual el adquirente puede calcular razonablemente el resto de vida útil probable con el fin de amortizar el costo de adquisición; de acuerdo con la misma norma, la vida útil así calculada, sumada a la transcurrida durante el uso del anterior propietario, no puede ser inferior a la contemplada en el reglamento. Es decir, no es posible exceder el término previsto para la recuperación del 100 % del costo de adquisición del activo usado, y en consecuencia la deducción por depreciación sólo procede en cabeza del adquiriente, por lo que resta de dicho término.

Significa lo anterior, que si los bienes adquiridos por la actora, sobre los cuales se pretende la deducción por depreciación, ya se encontraban totalmente depreciados por su anterior propietario, como lo certificó el revisor fiscal en cede administrativa  y lo confirmó el dictamen pericial practicado en la primera instancia, no procede fiscalmente la deducción por depreciación, tal como se concluyó en la liquidación oficial de revisión y de reiteró en la resolución que decidió el recurso, independientemente del tratamiento contable previsto para los activos dados de baja.”

Ello obliga a que cuando el contribuyente adquiera un activo fijo usado, deba hacer un control sobre el valor efectivamente depreciado por el anterior dueño, y con base a ello fijar la vida útil de ese activo usado de tal manera que no se deprecie más del 100% del activo, sumando por supuesto el porcentaje depreciado por el anterior dueño y el porcentaje a depreciar posteriormente.

Ahora, si el anterior dueño ya depreció el 100% del activo, fiscalmente no se podrá depreciar más y no habrá forma de recuperar vía depreciación el dinero invertido en ese activo fijo, lo cual es muy discutible,  pero ante la opinión de la máxima instancia en materia tributaria que en este caso es el Consejo de estado, poco o nada se puede hacer distinto a acatar los pronunciamientos sobre la materia y actuar en consecuencia.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.