Secuestro judicial y cesación del cargo de secuestre

Hay secuestro cuando se depositada  o se da a guardar una cosa que se disputan dos o más personas; quien tiene la obligación de guardar la cosa en este tipo de depósito (depositario) se denomina secuestre el cual además de guardar la cosa tiene la obligación de restituir lo secuestrado a quien obtenga el fallo o providencia que se la conceda.

Se denomina secuestro judicial porque quien ordena que la cosa sea depositada hasta que se defina la disputa que existe sobre ella es el juez,  a diferencia del depósito convencional en el cual las partes disputantes son las que deciden depositar la cosa hasta que se defina la situación.

En el secuestro judicial el cual es una forma de depósito, respecto al secuestre  se contraen por parte de los depositantes las mismas obligaciones que a estos les corresponden en el contrato de depósito frente al depositario, es decir, que les corresponde a los depositantes:

  • Pagar los gastos de conservación de la cosa en que haya incurrido el secuestre.
  • Pagar los daños o perjuicios que le haya causado el depósito.

La obligación de restituir la cosa solo le asiste al secuestre cuando haya decisión del juez mediante una providencia que ordene la adjudicación de la cosa. En el secuestro convencional, como este se constituye por la voluntad de las partes, para que este termine antes de que se dicte sentencia, solo es necesario que las partes de mutuo acuerdo así los dispongan, mientras que cuando se trata del secuestro judicial este solo puede cesar por la  decisión del juez de adjudicar a una de las partes.

En cuanto al cargo de secuestre, en el secuestro judicial este solo podrá cesar cuando se dicte providencia de adjudicación o cuando por una necesidad imperiosa el secuestre tenga que dejar el cargo, así se encuentra establecido en el código civil artículo 2280 el cual señala:

“Mientras no recaiga sentencia de adjudicación, pasada en autoridad de cosa juzgada, no podrá el secuestre exonerarse de su cargo, sino por una necesidad imperiosa, de que dará aviso a los depositantes, si el secuestro fuere convencional, o al juez en el caso contrario, para que disponga su relevo.

Podrá también cesar antes de dicha sentencia, por voluntad unánime de las partes, si el secuestro fuere convencional, o por decreto de juez, en el caso contrario”.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.