¿Separar el procedimiento sancionatorio?

Sin lugar a dudas uno de los puntos no analizados a profundidad por la comisión de expertos tributarios fue el del procedimiento tributario. De allí que la academia  sea la llamada a liderar la discusión al respecto.

Una de las principales propuestas es la separación del proceso sancionatorio del de liquidación del impuesto propiamente dicho. Hoy, en un mismo procedimiento se fiscaliza la liquidación privada del impuesto, se verifican sus bases, sus aspectos formales y demás. Pero particularmente se le sanciona en el mismo acto administrativo.

Lo anterior ha motiva a algunos grandes tributaristas a poner en el tablero la posibilidad de separar el procedimiento sancionatorio. Es decir que por un lado se re liquide el impuesto, y por otro se imponga la sanción correspondiente, generalmente la sanción de inexactitud.

El fundamento central de esta idea, es revindicar el derecho del contribuyente a sostener una discusión tributaria sin el temor de la sanción. Es decir, que no por costos de sanción el contribuyente decida no discutir las propuestas o modificaciones efectuadas a la liquidación privada. Para ello, requeriríamos del denominado tribunal fiscal en sede administrativa.

Esta idea, en teoría implica un cambio de percepción de la vía gubernativa o gubernamental importante. Sin embargo, la experiencia española señala que el separar el procedimiento  de liquidación de impuesto con el sancionatorio de manera formal no implica necesariamente otra visión de los hechos. Pues en últimas será un funcionario público sentado al frente del otro que lleva el proceso quien te sancionará, con los mismos argumentos y sin motivación alguna.

Es decir, sucederá lo mismo que ocurre hoy, se crea un comité entre las divisiones de fiscalización, liquidación y jurídica, y entre ellas prejuzgan el caso, a lo cual cada una de las instancias simplemente confirmará lo que señalen inicialmente, so pena de ahí si abrir proceso disciplinario contra el funcionario sobre el cual se modifica la postura.

En conclusión, la separación del procedimiento sancionatorio del de liquidación del impuesto de manera formal ni disminuye el grado de litigiosidad, ni brinda más garantía a los contribuyentes, ni reduce costos en sede administrativa, ni aumenta el recaudo a mediano plazo. Razón por la cual a nuestro juicio no representa una opción trascendental de cambio en el procedimiento tributario.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.