Si el empleador niega solicitud de traslado debe motivar suficientemente su decisión

Algunos empleadores consideran que dentro de sus deberes no está la de responder las solicitudes que les formulan sus trabajadores, pues asumen que con su silencio se les está indicando que sus peticiones no han tenido acogida. Otros, por su parte, se limitan a responder diciendo que por el momento no es posible acceder a lo solicitado pero sin dar mayores explicaciones.

Pues bien, esa manera de actuar, además de que contraría elementales normas de urbanidad, pues ésta nos enseña que toda solicitud planteada formalmente debe ser respondida también formalmente,  desconoce el derecho que les asiste a los trabajadores de conocer las razones por las cuales sus solicitudes les son negadas.

Así lo dejó en claro la Corte Constitucional en su sentencia T-489 del 9 de julio de 2014, al ocuparse del siguiente caso:

Una señora formuló una demanda de tutela contra la empresa Avianca S. A. por estimar que ésta le había quebrantado sus derechos fundamentales de petición, a la salud de su hijo y a la protección de su familia, de acuerdo con los siguientes hechos:

-Que el 14 de agosto de 2013 radicó un derecho de petición ante la gerencia de Avianca - zona centro de Medellín- en el que solicitó su traslado a Bogotá por considerar que éste beneficiaría la salud de su hijo (menor de edad), quien sufre de autismo, y le permitiría a la vez permanecer a su lado y con su esposo.

-Que en su escrito destacó la importancia que representaría  para su familia dicho traslado, y advirtió que eso le permitiría practicarle a su hijo la terapia “Tomatis”, que solo se brinda en la capital del país.

-Que la petición le fue negada por la empresa, con la explicación de que no había vacantes disponibles para su reubicación.

-Que días después envió a la empresa un documento y dos correos electrónicos en los que insistió en su solicitud de traslado y planteó la posibilidad de que se le concediera un permiso por grave calamidad doméstica con duración indefinida, esto es, hasta que se hiciera efectivo su traslado a Bogotá. Sustentó su solicitud en lo dispuesto por la Corte Constitucional en la Sentencia C-930 de 2009

-Que ante dichas solicitudes  la empresa guardó silencio, o sea que ni siquiera se le dijo que las mismas estaban en estudio.

-Que laboraba para Avianca como Auxiliar de Vuelo Nacional y que tenía su “base de trabajo” en la ciudad de Medellín, y agregó que padecía una enfermedad de origen profesional, que se hallaba en tratamiento siquiátrico y que tenía cancelada su licencia de vuelo, por lo que tiene el amparo de la ley 361 de 1997.

-Que su hijo padece de autismo diagnosticado por el equipo interdisciplinario de la fundación Integrar de Medellín.

-Que “Por recomendación de los especialistas de esa Fundación, nuestro hijo debe estar acompañado por nosotros sus padres en el proceso de atención, seguimiento y puesta en marcha de todos los recursos que para su óptimo desarrollo sean necesarios y le aporten oportunidad de mejoras. Actualmente se le realiza una terapia para educar sus oídos y mejorar así, su concentración, atención, lenguaje y permanencia en las actividades propuestas, siendo estos los aspectos más álgidos de su condición. Esta institución se encuentra en la ciudad de Bogotá, el nombre de la terapia es Tomatis. Es de anotar que dicha terapia no se encuentra disponible en la ciudad de Medellín.

Finalmente comentó que su permanencia en Medellín es inconveniente  y que lo mejor para la salud de su hijo es estar en compañía de su padre en Bogotá y considera que aunque ha solicitado su traslado en varias oportunidades, Avianca se la ha negado con respuestas sin fundamentos serios.

Con base en lo anterior, la accionante solicitó que se le protegiera su derecho de petición y que en tal virtud se le ordenara a la demandada contestar  de fondo la petición formulada el 20 de septiembre de 2013 y que, de ser viable, se dispusiera su traslado para de esa manera lograr el desarrollo de su familia y  la efectividad del derecho a la salud de su hijo.

La empresa contestó la demanda diciendo, entre otras cosas, que “conoce y entiende la situación de salud del hijo de la accionante, pero que “desafortunadamente se ha visto en la imposibilidad de generar su ubicación en la ciudad de Bogotá toda vez que no cuenta con la vacante necesaria para hacer el cambio requerido. || Es de advertir, que si bien la trabajadora argumenta una situación para un trato especial, Avianca debe respetar la equidad con todos los auxiliares de vuelo que hacen parte de la organización”.

Seguidamente dice que no es cierto que las respuestas que le ha dado a la demandante carezcan de argumentos serios y reitera que en varias oportunidades le ha informado a trabajadora que ello está soportado en la falta de vacantes disponibles y manifiesta que existen otras auxiliares de vuelo “en la misma situación” que requieren de un tratamiento similar.

El a quo (juez de primera instancia) concedió el amparo del derecho de petición y estimó que la solicitud de la actora no había sido resuelta de fondo, pues no se le explicó con claridad y precisión por qué no podía concederse el permiso por grave calamidad doméstica. Sin embargo, no dispuso el traslado.

La empresa apeló y el superior revocó el fallo del a quo y negó la protección de los derechos invocados por la demandante. Adujo que la empresa sí había dado respuesta de fondo a la petición.

La sentencia fue objeto de revisión por parte de la Corte Constitucional quien  consideró que la solución a las pretensiones de la accionante no cumplían con el requisito constitucional que exige que sean estudiadas de fondo.

Y en lo que se refiere al traslado laboral señaló la Corte que si bien la empresa no estaba obligada a acceder inmediatamente a ese requerimiento, sí tenía la obligación de explicarle  a la trabajadora (debidamente sustentado) por qué le  resultaba imposible ejecutar su  traslado y que, de alguna manera, se comprometiera a hacerlo cuando se cumpliera la condición.

Encontró la Sala, igualmente, que Avianca S.A. también incumplió el deber de responder de fondo y de forma completa la petición referida al otorgamiento de la licencia por grave calamidad doméstica. Y acotó que con la simple negativa consignada en las respuestas dadas  a las solicitudes de la actora, también le desconoció sus derechos laborales.

Así las cosas, la Corte revocó la sentencia del juez de segunda instancia y en su lugar concedió la protección de los derechos de petición y a la protección familiar, invocados por la accionante. Ordenó que en el término de las 48 horas siguientes a la notificación del fallo Avianca S.A. diera respuesta clara y de fondo a las solicitudes de traslado y licencia elevadas por demandante. Y dispuso que todos los integrantes de la Gerencia de Relaciones Laborales participaran en un curso sobre los derechos humanos y sobre la importancia del cumplimiento de las decisiones de constitucionalidad.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.