¡Si hubieses sido ministro hace 8 años!

Hace ocho años, el actual ministro de hacienda, Doctor Mauricio Cárdenas Santamaría, era director de Fedesarrollo. Para entonces, en el año 2005 realizó un estudio en compañía de Valerie Mercer-Blackman. El estudio se puede encontrar en la página de la Dian en la división de estudios económicos.

De hecho fue el último estudio externo que aparece en la página de la Dian ¡vaya uno a saber si existen otros! Pero en el estudio se deja entrever lo que para los autores, Cárdenas y Mercer-Blackman, sería una reforma tributaria, las recomendaciones generales dadas son las siguientes: 

  1. Se debe propender por elevar el grado de formalización de la economía. La recaudación está exageradamente concentrada en muy pocos contribuyentes, en contra de las mejores prácticas internacionales.
  2. La reforma debería apuntar a la simplicidad de la estructura tributaria. Se debe reducir el número de gravámenes y recurrir impuestos especiales solo en casos extraordinarios.
  3. Se entiende que el gobierno central tiene un problema de sostenibilidad fiscal. Por tanto, se recomienda un paquete que tenga un efecto relativamente neutral sobre los ingresos tributarios. 

Sin embargo, cuando en el estudio se proponen cambios específicos en los impuestos comienza la discusión si debieron o no aplicarse esos cambios en la reciente reforma tributaria. Algunas de las recomendaciones hechas por el actual ministro en su momento son las siguientes:

  1. Reducir la tasa máxima del impuesto sobre la renta a 30%, el cual es el nivel promedio de los países con los que Colombia compite en la región. Se podría reducir gradualmente durante un periodo de 5 años.
  2. Eliminar las rentas exentas. Solo las organizaciones sin ánimo de lucro (educación, servicios sociales, cultura, centros religiosos) deben estar exentas del ISR, siempre y cuando realicen una declaración de ingresos y tengan evidencia de facturaciones. El turismo solo debería estar exento de impuestos dentro de las ZETTs.
  3. Permitir la deducción de gastos con relación de causalidad con la actividad (como el pago de impuestos prediales e ICA).
  4. Incluir un régimen simplificado para vendedores ambulantes o pequeños comerciantes.
  5. Debería reducirse la exención básica paulatinamente, hasta llegar a dos salarios mínimos. El impuesto debería aplicar a todo tipo de ingreso (no solo el salarial).
  6. El impuesto a la renta personal se podría escalonar con menos tasas marginales, por ejemplo, 10%, 20% y 30%.
  7. Eliminar exenciones al IVA por sectores. Esto rompe la cadena de producción necesaria para tener un recaudo eficiente. En este momento, casi 60% de las ventas del sector agropecuario corresponden a bienes excluidos (tasa cero).Adicionalmente, de acuerdo al CONFIS y el DANE 93% de los servicios de electricidad, gas y agua, 42% de los servicios de transporte, 82% de los servicios de construcción y 63% de otros servicios se encuentran exentos. Esto debe cambiar.
  8. Acabar con la categoría de bienes excluidos en el recaudo del IVA.
  9. No se debe mezclar los desastres naturales con incentivos para el desarrollo de ciertas zonas.
  10. Se debe pensar en adoptar un impuesto selectivo nacional para bienes suntuarios (por ejemplo, cigarrillos, armas, joyas y yates).
  11. Los municipios no deberían tener más de dos o tres tipos de impuestos: el impuesto predial, el ICA y tal vez otros especializados.
  12. Evitar gravar con el ICA el mismo ingreso por varios municipios.
  13. Los auditores deben definir de antemano que información se requiere de empresas e individuos auditados regularmente. (En el caso de la Dian)

Las preguntas que surgen entonces son ¿Por qué el Doctor Mauricio Cárdenas Santamaría cambio de opinión en estos ocho años? ¿Será que ya no es necesario evitar gravar con ICA el mismo ingreso en varios municipios? ¿Será que ya no es necesario eliminar las exenciones a algunos  sectores económicos?...

Por último, en el estudio (que es del mismo año de la ley 963 de 2005) se da pie a reconocer como caso de “éxito” la estabilidad jurídica para incentivar la inversión extranjera y doméstica.

Ojala alguno de los políticos del anterior gobierno reconociera el costo fiscal de esas medidas, ¡Una deducción “especial” por $2.017 miles de millones  por el año 2012 en tan solo 36 empresas no es inequidad! No que va.

Nota: Es loable el papel de justicia tributaria en Colombia junto a  algunos académicos en la discusión sobre los impuestos. Al mejor estilo de Robin Hood Tax o Tax Justice Network.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.