¿Si se suscribe un contrato de trabajo después de haberse prorrogado automáticamente el anterior, cuál prevalece?

Como se desprende fácilmente del título de esta columna,  el tema de hoy está relacionado con el contrato de trabajo a término fijo, y más concretamente con su prórroga.

Como es de conocimiento general, el contrato de trabajo a término fijo se mantiene  vigente mientras ninguna de las partes le comunique a la otra su decisión de no prorrogarlo al vencimiento del  plazo inicialmente   pactado o de una cualquiera de sus  prórrogas, ya sea ésta acordada o automática.

Dicho de otra manera, para que el contrato de trabajo termine no es suficiente con que se venza o expire el plazo convenido para  su duración, sino que es menester, además, que la parte que no esté  interesada en que el contrato se prorrogue, se lo haga saber a la otra por escrito  a más tardar treinta días antes del vencimiento del término previsto para su duración, o de una de sus prórrogas.

De ese modo, si ambas partes guardan silencio sobre  su intención de no continuar con el contrato, éste se entenderá prorrogado  automáticamente por un término igual al inicialmente convenido y así sucesivamente.

Sin embargo, si el término fijo es inferior a un año, solamente podrá prorrogarse sucesivamente el contrato hasta por tres períodos iguales o inferiores, al cabo de los cuales el término de renovación no podrá ser inferior a un año.

Ahora bien, ¿qué sucedería si después de  vencido el plazo convenido para la duración del  contrato o expirado el término de una de sus prórrogas,  sin que ninguna de las partes hubiere noticiado a la otra sobre su intención de no continuar con el contrato, dichas partes suscriben otro contrato por un término diferente? La respuesta la da el Ministerio del Trabajo en su Concepto 168780 del 30 de septiembre de 2014: prevalece la prórroga del contrato anterior sobre el nuevo contrato.

Así se expresó el Ministerio en el mencionado concepto:

“En concordancia con lo anterior, es dable entender que los contratos a término fijo superiores a un año solo cumplirán el término contractual cuando alguna de las partes comunica a la otra su intención de no prorrogarlo, de lo contrario el contrato se entiende prorrogado por un período igual al inicialmente pactado, aun cuando se suscriba un contrato posterior por un término diferente.

Sobre este punto conviene decir que esa interpretación que le da el Ministerio  al artículo 46 del Código Sustantivo del Trabajo (modificado por el artículo 3º de la ley 50 de 1990) si bien en algunas situaciones puede beneficiar al trabajador, en otras puede resultarle perjudicial, pues podría darse el caso de que  el nuevo contrato contuviera mejores condiciones para el laborante. Además, con ese alcance que le atribuye el Ministerio al mencionado art. 46, se afectaría        el principio de la autonomía de la voluntad,  en la medida en que se les niega a las partes su derecho a auto-regularse en un tema claramente susceptible de manejarse autónomamente, pues es claro que el trabajador podría negarse a suscribir el nuevo contrato si llegara a advertir que le conviene más a sus intereses mantenerse dentro de la prórroga.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.