Síndrome de Burnout

Este síndrome también es conocido como Fatiga laboral crónica, en un lenguaje más coloquial podemos oír que ese trabajador está quemado. Consiste en que el individuo pierde la ilusión por su trabajo y presenta una de estas dos aptitudes: asertividad o apatía.

La sintomatología es clara, aunque hay que relativizar estos síntomas respecto al trabajo, pero si sufre sensación de agotamiento, escepticismo e ineficacia puede que necesite buscar ayuda.

Esta enfermedad propia de las profesiones con alto contacto con personas y amplios horarios no aparece súbitamente, sino que evoluciona progresivamente en el individuo. Esta evolución se produce a lo largo de cinco fases en las que la actitud del individuo hacia el trabajo va cambiando progresivamente.

En la primera fase el individuo manifiesta una clara ilusión por su trabajo.

En la segunda fase se produce el estancamiento y las ilusiones comienzan a desaparecer cuando chocan con la realidad laboral.

En la tercera aparece la frustración.

En cuarto lugar podemos ver cómo la frustración sucede a la apatía.

Y por último, en la quinta etapa es cuando se produce el distanciamiento.

Las causas de esta enfermedad han sido estudiadas y se pueden definir claramente varios factores de riesgo: baja remuneración, horarios excesivos, mal clima laboral, discrepancias jerárquicas no resueltas, no cambiar de ambiente laboral en largos períodos de tiempo y otras parecidas.

Con el panorama económico actual se puede pensar que es imposible prevenirlo, pero hay algunas medidas que no son tan difíciles de aplicar y pueden ayudar a mejorar la salud de los empleados.

La preparación psicológica juega un gran papel. Es importante que el personal esté psicológicamente preparado para el trabajo que desempeña. Junto con esta preparación es recomendable que el trabajador sepa utilizar las técnicas de autoconocimiento personal. Los problemas diagnosticados a tiempo son mucho más fáciles de tratar.

Después de formar a los empleados debemos mirar hacia el entorno y preguntarnos qué puede hacer por los empleados. En primer lugar es muy importancia que no haya escasez de recursos y medios para que puedan adaptarse a los cambios impuestos por la sociedad moderna. La adaptación al puesto de trabajo incrementa la participación, que redunda en beneficio de la empresa. Así que la labor de los responsables es fomentar la participación para que el trabajador pueda aportar esas soluciones tan apreciadas, aunque luego debe sentirse valorado para no caer en el desánimo y volver al círculo vicioso.

Pero la medida de prevención más importante es la comunicación. Una comunicación fluida permite a los responsables detectar los posibles problemas y atajarlos a tiempo.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.