Habilitación, no habilitación o rechazo: Situaciones existentes en los procesos de contratación estatal

Luego de presentadas las propuestas, la entidad estatal en su deber de evaluar todas y cada una de ellas, emite un informe en el cual se comunica y relaciona los proponentes que cumplieron con los requisitos exigidos en el pliego de condiciones o su equivalente en mínima cuantía.

Es así que en todo proceso de selección, la entidad estatal expone tres (3) situaciones específicas, producto de la labor efectuada por el comité evaluador, así:

  • Habilitación
  • No habilitación
  • Rechazo

Habilitación: La habilitación de la propuesta es el escenario ideal de todo proponente, puesto que permite su continuación en el proceso de selección, según la modalidad en la cual participe, es decir, puede ser sometida a asignación de puntaje, participar en la subasta inversa, o simplemente, ser elegible por menor precio en la modalidad de mínima cuantía.

No habilitación: la no habilitación de la propuesta es una situación en la cual la entidad estatal considera que el proponente no cumplió a satisfacción los requisitos exigidos, por lo que otorga la oportunidad de subsanar los mismos, dentro de un plazo razonable, el cual es de obligatorio cumplimiento.

Para esto, la entidad estatal se encuentra obligada a señalar específicamente los motivos que requieren aclaración, los requisitos incumplidos o no acreditados, y la forma en la cual se puede efectuar dicha subsanación. Es de recordar que esta subsanación no puede entenderse como una oportunidad para mejorar la propuesta o su contenido.

Rechazo: El rechazo de una propuesta es la perdida de oportunidad para participar en la asignación de puntaje, diligencia de subasta o ubicación en el orden elegibilidad por menor precio, debido a que no cumple con los requisitos exigidos por la entidad estatal.

 

El rechazo de una propuesta se debe dar únicamente por las causales establecidas en el pliego de condiciones o su equivalente en mínima cuantía.

Una propuesta puede ser rechazada de plano al momento en que se identifica que un requisito de participación, no puede ser subsanado. Ante esta situación, la entidad estatal debe informar la causal de rechazo que se configura, la imposibilidad de subsanar por parte del proponente y como resultado, en algunas ocasiones, no se evalúa la totalidad de la propuesta.

Muchos informes de evaluación, señalan el cumplimiento de requisitos con los términos CUMPLE o NO CUMPLE, concluyendo al final del documento, si la propuesta es HABILITADA, NO HABILITADA o RECHAZADA.

No obstante, hay ocasiones que puede confundirse la administración, por lo que es recomendable para los empresarios proponentes, la revisión total del documento para establecer si se trata de una NO HABILITACIÓN o de un RECHAZO, para argumentar correctamente la observación al informe de evaluación.

Aún cuando la entidad estatal haya determinado la no habilitación o el rechazo de una propuesta, el proponente debe presentar su observación, soportando y argumentando aspectos jurídicos viables, con el propósito de habilitar su propuesta.

En conclusión, estas tres situaciones son de uso común en todos los procesos de selección, sin embargo, puede existir un error en su identificación, para lo cual se deben presentar las observaciones oportunas y efectuar una correcta lectura del informe de evaluación.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.