Soborno a funcionarios de la administración tributaria

Los niveles de evasión pueden superar los niveles de recaudación de impuestos, por lo que resulta difícil creer que el estado, que su administración tributaria, sea incapaz de ejercer un control efectivo sobre quienes evaden impuestos, y una de las razones de ello, es que los evasores suelen sobornar a los funcionarios públicos encargados de fiscalizar los tributos.

Se dan casos en que los funcionarios de la administración tributaria hacen parte de la nómina de los evasores, puesto que cada mes o cada cierto tiempo regular reciben su “coima” por hacerse los de la vista gorda, por no abrir procesos de investigación, o en algunos casos, por archivar procesos ya abiertos.

Hay sectores económicos propicios para estos menesteres, como son el comercio minorista donde no se factura ni lo que se compra ni lo que se vende. Son negocios donde multitud de personas entran y salen con compras de pequeños valores, todos en efectivo, donde a pesar de tener enormes ventas diarias, aparecen como pequeños contribuyentes (régimen simplificado les llaman en algunos países).

Esos negocios tan concurridos y que reportan pequeñas ventas mensuales, y que están a la vista de todos pues son enormemente populares pos sus bajos precios, son los candidatos por excelencia llamados a sobornar inspectores fiscales.

El soborno también abunda en las autoridades aduaneras que dejan pasar miles de millones de dólares de contrabando. El contrabando es tan abrumador que ni  el más ingenuo creería que este se debe  a la incapacidad del estado para controlarlo, pues la verdad sea dicha, el contrabando ingresa por los principales puertos y aeropuertos de un país, por sus principales carreteras y ferrocarriles. No pasa por selvas a lomo de caballo en la oscuridad de la noche o bajo la pesada lluvia. No, pasan frente a  los funcionarios de aduanas y con conocimiento y aprobación  de ellos.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.