Sucursales comerciales

Indice

Que es una sucursal.
Matrícula de una sucursal
Apertura de una sucursal de una sociedad extranjera
Renovación de la matrícula
¿Cómo se cancela la matrícula de una sucursal?

Que es una sucursal.
Es un establecimiento de comercio (llámese tienda, almacén, fábrica, bodega, planta industrial, factoría, etc.) abierto por una sociedad, dentro o fuera de su domicilio principal para el desarrollo de sus actividades o parte de ellas, cuyo administrador tiene facultades para representarla legalmente.

Al respecto el código de comercio expresa:
Art. 263.- Son sucursales los Establecimientos de comercio abiertos por una sociedad, dentro o fuera de su domicilio, para el desarrollo de los negocios sociales o de parte de ellos, administrados por mandatarios con facultades para representar a la sociedad.
Cuando en los estatutos no se determinen las facultades de los administradores de las sucursales, deberá otorgárseles un poder por escritura pública o documento legalmente reconocido, que se inscribirá en el registro mercantil. A falta de dicho poder se presumirá que tendrán las mismas atribuciones de los administradores de la principal.
CONC. 196.
EXAMEN DE CONSTITUCIONALIDAD. “Declarar exequibles la Ley 04 de 1989, el Decreto 410 de 1971 y los artículos 3 a 9 y 98 a 514 del mismo, únicamente por los aspectos considerados en esta sentencia”. Corte Constitucional, sentencia C- 486 de 1993.

DOCTRINA MERCANTIL.
Sobre la capacidad de las sucursales, examínese el concepto 220-58283 emitido por la Superintendencia de Sociedades.

SUPERINTENDENCIA DE SOCIEDADES.
Santa Fe de Bogotá, D. C., 9 de diciembre de 1996.
Señor
ALEJANDRO LINARES CANTILLO
Carrera 9 No. 73-24
Ciudad
Señor Linares:
Hemos recibido su escrito radicado con número 124.315-0, mediante el cual consulta a este Despacho si las sucursales de sociedades extranjeras tienen la capacidad jurídica de ser sujetos de derechos y obligaciones y, por consiguiente, si están facultadas para celebrar contratos y endeudarse a nombre propio en desarrollo del objeto que les ha establecido la matriz.
La opinión de esta Superintendencia, desde antiguo, se orienta a subrayar que la casa matriz es la titular de la personería jurídica y que las sucursales son establecimientos de comercio a través de los cuales actúa la sociedad. Esa tesis se mantiene ahora y para ello bastan las siguientes consideraciones:
1. La Personificación y la Capacidad.

El artículo 633 del Código Civil define la Persona jurídica en los siguientes términos: “Se llama persona jurídica, una persona ficticia, capaz de ejercer derechos y contraer obligaciones, y de ser representada judicial y extrajudicialmente…”

El legislador fue bien claro en advertir que la sociedad es “capaz de adquirir derechos y obligaciones”. Esta precisión ha de tenerse en cuenta para este caso y para cuantos se relacionen con las personas jurídicas, a tal grado que lo dicho anticipa la esencia de la opinión que usted nos solicita.
Existen varias clases de personas jurídicas, como por ejemplo, las de derecho público y las de derecho privado. Dentro de estas últimas, se encuentra la sociedad comercial, la cual adquiere personería jurídica a través del otorgamiento del instrumento público de constitución, (articulo 110 Código de Comercio), acto que la individualiza y separa de sus creadores por surgir a la vida jurídica como un ente jurídico independiente.

2. Las Sucursales de Sociedades Extranjeras.

Los entes jurídicos que actúan en el tráfico mercantil, a veces traspasan las fronteras de su país de origen, con el fin de interactuar en los mercados internacionales o en los extranjeros, circunstancia que hace necesario admitir que esas compañías puedan y deban tener una nacionalidad restringida, de orden administrativo y para fines de control y policía económica, que por ello mismo no es comparable ni en sus causas ni en sus efectos a la nacionalidad de las personas naturales. En la vida de los negocios y en la doctrina del derecho mercantil está bien claro que la existencia y capacidad de las personas jurídicas depende de lo que dispongan las leyes del país de origen, en tanto que sus actos se someten a las leyes del país anfitrión, al cual no deben lealtad sino respeto y subordinación por el simple hecho de actuar dentro de su territorio.
Las sociedades comerciales extranjeras, se vinculan jurídicamente a un Estado, cuyas leyes le aseguran el ejercicio de sus derechos y le imponen condiciones para su funcionamiento, con el fin de que su actividad no atente contra el orden general tutelado por ese mismo Estado.
En nuestro medio, las sociedades domiciliadas en el exterior pueden llevar a cabo negocios en el territorio nacional de manera permanente o transitoria; en uno y otro caso disfrutan de los mismos derechos y garantías de las que gozan las sociedades nacionales.
Cuando de lo que se trata es de establecer negocios de carácter permanente, la sociedad domiciliada en el exterior, debe organizar dentro del territorio nacional una sucursal, con el fin de tener frente a la misma uno o varios mandatarios, a los que se equipara en la extensión de sus obligaciones y en la medida de sus responsabilidades a los representantes legales de las sociedades constituidas en el país.
De conformidad con el artículo 263 del Código de Comercio, las sucursales son “… establecimientos de comercio abiertos por una sociedad, dentro o fuera de su domicilio, para el desarrollo de los negocios sociales o parte de ellos, administrados por mandatarios con facultades para representar a la sociedad”. Para su apertura o incorporación es necesario que se le asignen recursos económicos para su funcionamiento, razón por la cual esta Superintendencia entiende que la sucursal es una prolongación de la compañía y es parte de una organización que de tal manera se descentraliza sin lograr por ello una personificación nueva y distinta de la sociedad, lo que permite afirmar que la sociedad se obliga y se beneficia por los actos jurídicos que celebre el administrador de la sociedad. (1)
En cuanto a las sucursales de las sociedades extranjeras, si bien la ley no las define, el artículo 497 del Código de Comercio, por remisión, hace aplicable a la situación de las sociedades extranjeras, el régimen de las nacionales, lo cual nos se permite esbozar una definición de la sucursal de sociedad extranjera, así: son sucursales de compañías extranjeras, los establecimientos de comercio abiertos por éstas en el territorio nacional.
Así las cosas, si bien es cierto que nuestro sistema tiende a conferir autonomía operativa a la sucursal y que con el fin de tener mecanismos de control jurídicos, contables y tributarios, ordena que estos establecimientos observen durante su permanencia en el país y en desarrollo de sus actividades permanentes las disposiciones legales por las cuales se rigen las sociedades colombianas, esto no significa que les conceda capacidad jurídica como si se tratase de sociedades. Ello indica que la compañía extranjera no es un tercero absoluto, ni un tercero relativo con respecto a las acciones u omisiones de su representante, toda vez que de conformidad con lo previsto en el artículo 485 ídem “La sociedad responderá por los negocios celebrados en el país al tenor de los estatutos que tengan registrados en la cámara de comercio al tiempo de celebración de cada negocio…”

Con fundamento en lo anterior, podemos insistir en que la sucursal, en este caso de sociedad extranjera, no es un ente autónomo distinto de la casa matriz por cuanto no goza de personería jurídica independiente, toda vez que es ésta quien la crea, por decisión del órgano de dirección, otorgándole a la sucursal ciertas facultades para el desempeño de las actividades que le asigna, observando las formalidades exigidas por la ley y sin desbordar el marco de capacidad de la persona jurídica creadora de este instrumento de descentralización e internacionalización del capitalismo.
3. Alcance del Decreto 1735 de 1993 (las sucursales son residentes).
En cuanto a las disposiciones relacionadas con el régimen de cambios internacionales en especial el Decreto 1735 de 1993, que en su artículo 2 le da la calidad de residente a las sucursales de las sociedades extranjeras, otorgándoles la posibilidad de realizar operaciones de endeudamiento externo, ha de decirse que tal precepto debe interpretarse con sujeción al marco jurídico de las limitaciones antes expuestas, así como a las disposiciones del Código Civil y demás normatividad que se relacione con la capacidad jurídica, por cuanto no es procedente afirmar que un decreto de esta jerarquía modifique el Código Civil respecto a la capacidad de obrar o que les conceda a las sucursales de sociedades extranjeras, capacidad para contratar por el solo hecho de atribuirles para efectos cambiarios, la calidad de residentes en el país.
4. Conclusiones respecto al Caso Planteado.
Con base en lo expuesto, hemos concluido que:
4.1 Las personas jurídicas al igual que las personas naturales, están dotadas por la ley de capacidad jurídica para actuar y por ende pueden ejercer derechos y contraer obligaciones.
4.2 Las sucursales tanto de sociedades nacionales como de
sociedades extranjeras, son establecimientos de comercio y técnicamente pueden considerarse como prolongación de la casa matriz pero necesariamente como parte de la sociedad que se descentraliza mediante tal sistema.
4.3 Las actuaciones del establecimiento de comercio llamado sucursal, se fundamentan en la capacidad de obrar de la matriz por cuanto tal como lo expresó este Despacho a través del oficio 220-60767 del 7 de diciembre de 1995.” …la matriz y la sucursal ostentan una única personalidad jurídica, habida cuenta que la segunda es meramente una prolongación de la primera y que es ésta quien exclusivamente adquiere los derechos que de su personalidad se derivan y se obliga por sus actuaciones…”
4.4. El mandatario o representante de la sucursal tiene la personería judicial y extrajudicial de la sociedad, para todos los efectos legales.
4.5 El mandatario o representante de la sucursal sólo puede comprometer a la sociedad cuando obra con sujeción y dentro del ámbito de las atribuciones que le otorgue el órgano de dirección de la matriz, bien en el acto de incorporación al país o transitoriamente para un contrato especial, actos que deben estar dentro del contexto de las actividades permanentes que se proponga desarrollar la sociedad extranjera en el territorio nacional a través de su sucursal.
4.6 Como según lo previsto en el artículo 485 del Código de Comercio, es la sociedad la que asume la responsabilidad por las obligaciones contraídas a través de la sucursal, es lógico concluir que la sociedad tiene el derecho de gobernar sus establecimientos de comercio, otorgando autorizaciones generales o particulares, imponiendo límites a las facultades del representante o condicionando las operaciones al referéndum de la junta directiva o cualquier otro órgano de administración, toda vez que en dichas actuaciones el administrador de la sociedad está comprometiendo el patrimonio de la casa matriz, por cuanto la sucursal no es más que una cosa, un bien cuyo valor se refleja en los estados financieros de la sociedad a la que pertenece.
4.7 Si bien es cierto que el mandatario puede actuar dentro de las atribuciones conferidas para el efecto, también lo es que en el desarrollo de dichas atribuciones no actúa en nombre de un establecimiento de comercio, sino en representación de la compañía extranjera que como ya se dijo es quien ostenta la personería jurídica que físicamente ha trascendido las fronteras de su domicilio de origen a través de su establecimiento de comercio.

4.8 Por último es necesario decir que las sucursales no se comprometen a nombre propio, así lo hagan en desarrollo de las actividades permanentes para las cuales fueron incorporadas al país. Por ello mismo, no es correcto afirmar que las sucursales desarrollan un objeto social, toda vez que tal actividad es propia de las sociedades y los establecimientos de comercio solamente ejecutan unas actividades que le son encomendadas por su casa matriz, las cuales, es obvio, necesariamente deben estar contempladas en el objeto de la compañía a la cual pertenecen.

Atentamente,
DARIO LAGUADO MONSALVE
Superintendente de Sociedades
(1) Superintendencia de Sociedades, oficio EX-17238 septiembre de 1987.

Matrícula de una sucursal (Registro mercantil)
Antes de asignarle nombre a la sucursal, verificar que en esta Cámara de Comercio no exista registrado un nombre igual o similar al que se va a utilizar. Adquirir en cualquiera de nuestras sedes el formulario de matrícula para sucursales. Diligenciar el formulario de matrícula para sucursales indicando de manera exacta los datos solicitados. Evite tachones y enmendaduras (se sugiere leer detenidamente las instrucciones del formulario antes de diligenciarlo). Si la decisión de apertura de la sucursal proviene de una junta de socios, asamblea de accionistas o junta directiva, allegar copia auténtica del documento donde conste la decisión. La copia del acta puede venir autorizada con la firma del secretario de la reunión o del representante legal o autenticada ante notario público.
Si la sociedad abre la sucursal en un lugar que corresponda a una jurisdicción diferente a la Cámara de Comercio del domicilio principal, adjuntar los siguientes documentos:
Copia auténtica de la escritura de constitución.
Copia auténtica de cada una de las escrituras de reforma.
Copia auténtica del documento donde consta la decisión que ordenó la apertura de la sucursal, emanada del órgano social competente.
Para inscribir nombramiento del administrador de la sucursal, allegar copia del acta o del contrato de preposición.
Cuando las facultades del administrador de la sucursal no consten en los estatutos, se debe enviar para registro el documento que las otorgue o copia del poder otorgado, reconocido ante juez o notario o presentado personalmente ante el funcionario autorizado por la Cámara de Comercio. A falta de facultades expresas (en los estatutos o en el poder) se entenderá que los administradores de la Sucursal están facultados, como los administradores de la principal, para obligar a la sociedad en desarrollo de todos los negocios sociales.

Apertura de una Sucursal de Sociedad Extranjera
La solicitud de matrícula y de registro de documentos debe formularse en la cámara de comercio con jurisdicción en el lugar donde la sucursal de sociedad extranjera va a desarrollar su actividad. Si la sucursal de sociedad extranjera esta localizado en La Dorada o en los municipios que se señalan en la respectiva Guía del Registro Mercantil, se matriculará en cualquiera de los PAC de la Cámara de Comercio de La Dorada.

¿Cómo efectuar el registro de la escritura y la matrícula?
Verificar, antes de asignarle nombre a la sucursal que en esta Cámara de Comercio no exista registrado un nombre igual o similar al que va utilizar.
Diligenciar el formulario para sociedades, indicando de manera exacta y real los datos solicitados. Evite tachones y enmendaduras. (Se recomienda leer detenidamente las instrucciones del formulario antes de diligenciarlo)
Presentar el formulario firmado por el apoderado o representante legal de la sucursal de sociedad extranjera.
Remitir, junto con el formulario, copia de la escritura pública en la que se haya protocolizado: - Copias auténticas del documento de fundación y estatutos de la sociedad extranjera. - Copia auténtica de los documentos que acreditan la existencia de la sociedad extranjera, expedido en el país de origen por el organismo correspondiente. - Copia auténtica del documento o resolución proferido por la sociedad extranjera, en la cual se determine el establecimiento de una sucursal en Colombia, el cual debe contener:
Nombre de la Sucursal
Los negocios que se proponga desarrollar, indicando claramente las actividades.
El monto del capital asignado a la sucursal y el originado en otras fuentes, si las hubiere.
El lugar escogido como domicilio de la sucursal.
La duración de los negocios en el país y causales de terminación de los mismos
La designación de los representantes legales o apoderados.
Las facultades de los representantes legales o apoderados.
La designación del revisor fiscal, quien será persona natural con residencia permanente en Colombia.

Renovación de matrícula
Entre los meses de enero a marzo de cada año debe renovarse la matrícula, para obtener los beneficios que de ella se derivan y evitar sanciones legales.
Para renovar es necesario diligenciar el formulario correspondiente, presentarlo en cualquiera de nuestras Sedes y cancelar los derechos de ley. Recuerde que la información financiera debe corresponder al balance cortado a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior.

¿Cómo se cancela la matrícula de una sucursal?
Existen dos eventos para la cancelación y cierre de las sucursales:
Cuando por orden del órgano social competente se determina el cierre de la misma. Si la decisión de cerrar la sucursal proviene de una junta de socios, asamblea de accionistas o junta directiva, allegue copia auténtica del documento donde conste la decisión. La copia del acta puede venir autorizada con la firma del secretario de la reunión o del representante legal, o ser autenticada ante notario público.
Cuando la decisión de cerrar la sucursal proviene del representante legal, según sus facultades, se debe remitir el respectivo escrito que debe ser reconocido ante juez o notario o presentado personalmente ante el Secretario de la Cámara, donde solicitará la cancelación de la misma.
Presente copia del acta o del documento de cancelación en cualquiera de nuestras Sedes donde se debe pagar el valor los derechos autorizados por la ley.

Autor: Alvaro Nieto Flores.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

7 Opiniones
  1. Paola R dice:

    Buen dia, actualmente laboro en un juzgado, e iniciamos un incidente en contra de dos entidades bancarias a traves de sus representantes legales y enviamos las comunicaciones a las oficinas principales dr bogotá, les vamos a notificar personalmente pero han enviado para notificar al Gerente de una sucursal, allega certificado de existencia y rep. Legal de camara de comercio, alli no refiere a cuales sean las facultades del gerente, en este caso, seria procedente surtir la notificacion personal a través de ese gerente de la sucursal? O por el contrario, debera ser a traves del presidente general o su apoderado con quien deba surtirse la notificacion personal? Gracias.

  2. jaime ali ali dice:

    muy buenas noches, puede una sucursal de una empresa constituida legalmente y registrada en la camara de comercio de bogota, abrir una sucursal o agencia con una diferente composición accionaria? mejor dicho puedo comprar acciones de una sucursal sin tener acciones en la principal?

    gracias por su ayuda.

  3. silvia dice:

    BUen Día
    Tengo una empresa en bogota, pero ahora realizo mis actividades en otra ciudad. Debo cancelar mi matricula de bogota y abrirla en otra ciudad? o puedo utilizar la fijura de sucursal para no perder mi antiguedad de 6 años en la camara de comercio. Soy socio único y ejecutor en mi empresa, soy una EU y la voy a cambiar a SAS, qué me puede aconsejar? Me urge esta respuesta para poder tomar una decisión. Gracias.

  4. Ana Pardo dice:

    Buenos días,

    Mi consulta es la siguiente.

    Tenemos el caso de una sociedad extranjera que apertura sucursal en Colombia, para la ejecución de su objeto social de prestación de servicios en el país. La sucursal colombiana contrata trabajos directamente en el país, pero parte de ellos deben ser ejecutados por los medios de la matriz extranjera. Para aplicar y reconocer la fiscalidad y hacer el oportuno traspaso de fondos de una a la otra, deciden facturarse esos trabajos de la matriz a la sucursal (respetando la cuestión de los precios de transferencia).
    ¿Es posible que una sociedad matriz facture a su sucursal? Para que la sucursal nacionalice esa factura, ¿qué tributos debe pagar en Colombia y qué retención aplicar a la factura extranjera.

    Agradecería mucho su respuesta.
    Cordiales saludos.

  5. Juan Lpez Rivera dice:

    Buenos días, m ipregunata se basa en lo sigoente:
    Una empresa X tiene sucursales Y o filiales Z y tiene en común a representante legal, en el acta constitutiva etc., esta empresa X es la matriz y tiene registrado su propio domicilio fiscal, las filiales Y y Z no lo tienen registrado,pregunto:
    1.Legalmente es valido que las empresas Y y Z puedan justificar con el domicilio fiscal de la empresa X ante las autoridades fiscales
    2. Tendrían las empresas Y y Z registrar su propio domicilio fiscal aunque sea el mismo de la empresa X
    Espero sus acertados comentarios al respecto
    Gracias

  6. adalberto arias franco dice:

    pregunta: que obligaciones tiene la apertura de una agencia con respecto a los requerimientos legales del municipio? por ejemplo una oficina de una empresa de transporte en un municipio diferente a la sede principal de la empresa debe tener uso de suelos, pagar industria y comercio en el municipio, por lo tanto estar matriculado como establecimiento en la tesoreria municipal, certificacion de bomberos, certificacion de sanidad, etc. agradezco su colaboracion y valiosos aportes

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.