Suerte de los bienes del desaparecido cuando este reaparece

Declarada la muerte presunta de una persona los bienes de esta pasaran a sus herederos, sin embargo, puede suceder que la persona reaparezca ¿Qué suerte corren sus bienes? ¿Se pueden recuperar? ¿Qué pasa si el dominio pasa a otras personas? Como ya se mencionó anteriormente cuando se declara la muerte presunta de una persona, los bienes que conforman su patrimonio pasan a sus herederos, pero en caso de reaparecimiento pueden ser recuperados.

Si la persona declarada muerta presuntivamente reaparece, es totalmente posible que este recupere los bienes que le pertenecían de conformidad con lo señalado en el artículo 108 del código civil, el cual señala lo siguiente:

El decreto de posesión definitiva podrá rescindirse a favor del desaparecido si reapareciere, o de sus legitimarios habidos durante el desaparecimiento, o de su cónyuge, por matrimonio contraído en la misma época”.

A través de la acción rescisoria se pueden recuperar los bienes subsistentes al momento del reaparecimiento; ahora bien, estos se recobraran en el estado en el que se encuentren al momento de la restitución, es decir, que se respetaran los contratos y derechos reales constituidos sobre ellos, por ejemplo si algunos son enajenados subsistirán dichas ventas.

Al recuperarse los bienes por el reaparecido ¿quién responde por los deterioros sufridos por estos? ¿Hay lugar a reclamar indemnización por el deterioro de los bienes?

Para todos los efectos el heredero poseedor que en virtud de la acción rescisoria por reaparecimiento pierde la posesión de la cosa, es considerado un poseedor de buena fe, lo cual traduce que este no responde por los deterioros que haya sufrido la cosa, pero su calidad de poseedor de buena fe, si le genera ciertos derechos  respecto a las mejoras que haya efectuado; hay que aclarar que solo responderá por los deterioros cuando se haya aprovechado de ellos.

Caso contrario ocurre cuando se prueba la mala fe de los herederos en cuyo caso deben responder por todos los deterioros que hayan sufrido los bienes; para estos efectos se entiende que se ha actuado de mala fe:

  • Cuando se ha tenido conocimiento y se ha ocultado la verdadera muerte del desparecido.
  • Se ha tenido conocimiento de la existencia y se ha ocultado tal situación.

Vale la pena señalar que la acción rescisoria de que trata el artículo 108 del código civil puede ser intentada por el reaparecido en cualquier momento, para lo cual solo debe demostrar su existencia, y de esta manera obtener declaración judicial que le permita recuperar lo que le pertenece.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.