Sustitución patronal – Para que opere dicha figura no debe haber cambio de contrato de trabajo al momento de la transición

En la columna de hoy nos ocuparemos de un tema de frecuente ocurrencia: la sustitución de empleadores, o sustitución patronal como se le denominaba antes de la expedición de la ley 50 de 1990 que retiró de la legislación laboral la palabra patrono y la reemplazó por la de empleador.

Pues bien, de conformidad con los términos de los artículos 67 y 68 del Código Sustantivo del Trabajo, se entiende por sustitución de empleadores todo cambio de un empleador por otro, por cualquier causa, siempre que subsista la identidad del establecimiento, es decir, en cuanto éste no sufra variaciones esenciales en el giro de sus actividades o negocios. La sola sustitución de empleadores no extingue, suspende ni modifica los contratos de trabajo existentes.

De modo pues que para que pueda hablarse válidamente de sustitución de empleadores, se requiere la concurrencia de tres elementos esenciales, a saber: a) Que se presente cambio del empleador, b) Que el establecimiento siga desarrollando el mismo objeto social, y  c) Que el trabajador continúe prestando sus servicios.

El cambio de empleador puede obedecer a cualquier causa, como por ejemplo: venta de la empresa, arrendamiento, permuta, etc.  La continuidad de la empresa se refiere a que ésta siga desarrollando, en lo esencial, las mismas actividades que realizaba. Y la continuidad del trabajador en el servicio exige que el asalariado siga laborando con el mismo contrato de trabajo.

Así las cosas, no basta con que se presente cambio de empleador para que se configure el fenómeno de la sustitución de empleadores, sino que a esa circunstancia deberá sumársele dos condiciones fundamentales: que la empresa siga haciendo lo que venía haciendo y que el trabajador pase a laborar con el nuevo empleador sin solución de continuidad. Así pues,  no habrá sustitución patronal si el trabajador deja de laborar en la empresa o continúa haciéndolo pero en virtud de contrato de un trabajo celebrado con el nuevo empleador.

Ahora bien, a pesar de que el anterior planteamiento teórico luce perfectamente claro, a veces ocurren situaciones particulares que le exigen al intérprete un esfuerzo adicional para dilucidar el asunto, tal como sucedió en el caso que vamos a analizar a continuación.

Un trabajador empezó a laborar al servicio de una empresa el 1º de marzo de 1991. El sábado 4 de junio de 2005 fue despedido de la empresa sin justa causa. El lunes 6 de junio de 2005 fue festivo.  El  martes 7 de junio de ese mismo año el mencionado  trabajador celebró contrato de trabajo con otro empleador para laborar en la misma empresa. El 10 de junio de 2005 la empresa fue vendida a la persona con quien el trabajador había celebrado el contrato de trabajo tres días atrás. La venta de la empresa se llevó a registro de Cámara de Comercio el 16 de junio de 2005. El 8 de agosto de 2005 el trabajador fue despedido por el nuevo empleador.

Como consecuencia de lo anterior y en vista de que el antiguo empleador no le había cancelado al trabajador las prestaciones sociales correspondientes al primer contrato de trabajo,  y que el nuevo empleador sólo le pagó las causadas durante los dos meses que estuvo vigente el segundo, el trabajador demandó a los dos empleadores,  con el fin de que se declarara la existencia de un solo contrato de trabajo con vigencia entre el 1º de marzo de 1991 y el 8 de agosto de 2005. Pidió también que se declarara la sustitución  patronal del antiguo y el nuevo empleador respecto de su relación laboral; y pidió que como consecuencia de ello se les condenara solidariamente a pagarle el valor de las cesantías, las primas de servicio, las dotaciones, la compensación de vacaciones de todo el tiempo laborado, etc.  Así mismo solicitó que se dejara sin efecto la terminación del contrato de trabajo de conformidad con el Parágrafo 1º del artículo 29 de la Ley 789 de 2003.

El Juez de prima instancia negó la sustitución patronal entre los codemandados, razón por la cual negó también la solidaridad; declaró la existencia de dos contratos de trabajo independientes, entre el actor con cada uno de los enjuiciados; el primero con vigencia del 1° de marzo de 1991 hasta el 4 de junio de 2005; y el segundo, con el nuevo propietario del granero, del 7 de junio al 8 de agosto de 2005; en ese orden, profirió condena únicamente contra el primer empleador por concepto de horas extras, auxilio de transporte y prestaciones sociales, junto con la indemnización por despido y la indexación de esta; más la indemnización moratoria y el pago de los aportes por pensiones y salud al ISS, por todo el tiempo laborado, y lo absolvió de las demás pretensiones;  y absolvió al segundo empleador al tener por demostrado que el trabajador fue despedido durante el  período de prueba y que recibió el valor de las prestaciones sociales causadas durante los dos meses que duró el contrato.

El trabajador apeló el fallo y el negocio subió al respectivo Tribunal Superior quien confirmó la sentencia del a quo.

En su estudio el juez de segunda instancia concluyó que estaba plenamente demostrado el cambio de empleador y la continuidad de la empresa y que el debate giraba en torno a la continuidad del trabajador en la prestación del servicio. Y sobre este punto señaló que este elemento de la sustitución patronal  exige que el trabajador haya continuado de manera personal en la prestación de sus servicios emanados de un mismo contrato de trabajo originario. Y explicó que para la configuración de la continuada prestación del servicio, no basta que se demuestre simplemente el hecho de que el trabajador siguió laborando en la empresa, sino que es necesario establecer que actuaba dentro del mismo contrato, (…)”

El trabajador interpuso el recurso de casación y el caso pasó a estudio de la Sala de Casación Laboral de La Corte Suprema de Justicia quien casó parcialmente la sentencia y declaró que entre el antiguo y el nuevo empleador operó la sustitución patronal.

Dijo la Corte:

“… el ad quem descartó, sin más análisis, la sustitución patronal entre los codemandados al encontrar acreditado, sin controversia, que entre el actor y cada uno de los demandados se celebraron dos contratos independientes;  (…)”

“(…) Efectivamente, observa la Sala que el actor fue nuevamente vinculado al establecimiento de comercio por el adquirente del negocio cuando el empleador original todavía era su dueño, pues, para entonces (7 de junio), aún no se había dado cumplimiento al artículo 526 del CCo., cuyo texto dispone «[l]a enajenación se hará constar en escritura pública o en documento privado reconocido por los otorgantes ante funcionario competente, para que produzca efectos entre las partes»; así mismo que, cuando se elevó a escrito el cambio de propietario del negocio «Granero la Careta», esto es el 10 de junio de 2005, él se encontraba laborando allí y, en este orden, después de la venta, el nuevo propietario continuó siendo el empleador del actor, de tal suerte que se impone una sola realidad, la que indica claramente que hubo continuidad en la prestación del servicio del demandante respecto de uno y otro propietario del mismo establecimiento, y, dado este presupuesto en la forma como se presentó, se debe dar aplicación al artículo 67 del CST; no se puede negar la sustitución por el hecho de que el primer empleador, días antes de la cesión del granero, haya despedido sin justa causa al trabajador, si este fue reenganchado enseguida por quien adquirió la empresa donde continuó laborando.”

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

3 Opiniones
  1. RAMON ELIAS TABARES dice:

    Doctores buenos dias, para un favor, yo trabajo como vigilante en una urbanizacion con contrato a termino indefinido esta planea realizar la sustitucion patronal, con una empresa de vigilancia empresa pero el acuerdo de la empresa es que realizan un contrato a cuatro años, termino del cual si este no es renovado yo iniciaria con la otra empresa que reciba el nuevo contrato.
    mi pregunta es esto se puede hacer o la sustitucion patronal en este caso es invalida,ademas la urbanizacion para la que laboro el objeto social no es en ninguna manera vigilancia ya que este funcion que desempeñamos no esta autorizada por la superintendencia de vigilancia y seguridad privada

    gracias

  2. julio dice:

    No es justo que a un pensionado y con el salario minimo le veten todos los derechos laborales teniendo en cuenta que al vincularse a trabajar con una empresa reuniendo todos los requisitos de un contrato laboral no hay justicia ya que este trabajador con el salario minimo tiene que aportar a salud el 12,5 % de su salario para salud, en este sentido la ley está protegiendo los derechos de los empresarios, y no los del pobre pensionado.

    • Alonso Riobó Rubio dice:

      Primero que todo le aclaro que el aporte para salud de los pensionados es del 12% y no del 12.5%.

      Veamos un poquito de Historia:

      Cuando se incrementó el aporte para salud del 12% al 12.5% la ley estableció que el 8.5 le correspondía al empleador y el 4% al trabajador activo. Inmediatamente los fondos de pensiones pasaron a descontarle a los pensionados el 12.5%. Seguidamente el gobierno del presidente Uribe presentó un proyecto de ley con el cual buscaba "redistribuir el impacto que ocasionaba el incremento del 0.5%, y para tal efecto propuso disminuir tal impacto para algunos pensionados, dejarlo igual para otros y aumentarlo más para una tercera franja de pensionados. El Congreso resolvió eliminarlo para todos los pensionados. Esta decisión del Congreso le causó gran indignación al presidente Uribe quien se negó a firmar el proyecto, o sea que lo objetó aduciendo supuestas razones de inconstitucionalidad (en el fondo eran razones económicas). El proyecto volvió al Congreso y como éste insistió en él, o sea que no aceptó las objeciones presidenciales, el proyecto fue enviado a la Corte Constitucional para que hiciera el respectivo control de constitucionalidad. La Corte declaró infundadas las objeciones presentadas por el gobierno, y envió el proyecto al presidente del Congreso para que lo firmara él en reemplazo del presidente de la República.

      Saludos,

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.