Swap rate

Conocido también como permuta financiera, el swap rate es un contrato de intercambio que usan los bancos, empresas y otras entidades financieras para reducir los riesgos de cambio y las tasas de interés. En un swap rate, las dos partes se comprometen a intercambiar una cantidad de dinero en un futuro. Normalmente este dinero estará en forma de tipos de interés, conocidos como IRS (Interest Rate Swap), aunque también existen intercambios de carácter bursátil, crediticios, etc.

La principal aplicación de los swaps es el cambio de endeudamiento de tipo variable a fijo. Este intercambio permite eliminar el riesgo de una subida de tipos al marcar el coste de la deuda en un valor fijo en el contrato del swap. Otras aplicaciones del swap rate son los cambios de endeudamiento en el sentido contrario, de tipo fijo a variable; o los cambios de activo de tipo variable a fijo o de tipo fijo a variable.

Al tratarse de un contrato de compromiso de flujos de dinero, el swap rate debe poseer un valor económico, pudiendo ser determinable o no. En todo momento, el valor económico del swap rate va mostrar el coste que supondrá la salida o entrada del contrato de intercambio establecido. Para determinar el valor de un swap rate se deben valorar los compromisos de flujo estipulados en el contrato de intercambio, tanto los de pago como los de cobro, usando la técnica del arbitraje para esta valoración. Esta técnica consiste en replicar el movimiento de dinero del intercambio, determinando cada flujo en una serie de instrumentos simples. La suma de estos instrumentos, junto con sus valores económicos, será igual al valor económico total del swap rate. El valor económico puede ser positivo, negativo o cero, indicando la relación entre la valoración de los compromisos de cobro y pago, siempre a día de la valoración.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.