También hay sepultureros que se visten de saco y corbata

En esa época, Juan Manuel era un joven de 21 años. Y como todos los jóvenes de su edad, Juan Manuel tenía muchos sueños. Aunque era consciente de que por su origen humilde le sería muy difícil alcanzar algunos de ellos, estaba dispuesto a multiplicarse, a redoblar sus esfuerzos para hacerlos realidad. Juan Manuel tenía claro que el éxito sólo se alcanza de la mano de las oportunidades y por eso se mantenía expectante para que cuando llegaran no se le pasaran.

Pero la fatalidad se le atravesó en su camino, y un día Juan Manuel se vio sentado frente a su médico en un hospital de Neiva. Sin entender una sola palabra escuchó al doctor que le hablaba de una enfermedad de la cual él no había oído hablar nunca. Y aunque las palabras no le decían nada, sintió mucho miedo cuando se percató de que en los ojos del médico había una tristeza infinita. Las palabras del doctor quedaron retumbándole en los oídos:

-“Usted padece leucemia mieloide aguda”. 

-Y qué es eso doctor, preguntó asustado Juan Manuel: 

-Ese es un problema de la sangre, pero no se preocupe, esa enfermedad se puede resolver con un trasplante de médula ósea.  Vamos a hacer los trámites correspondientes.

Pero Juan Manuel no se quedó con esa sola respuesta y buscó por su cuenta en internet, y esto fue lo que encontró: “…Según la información suministrada por el Instituto Nacional de Cancerología la leucemia mieloide aguda es un tipo de cáncer hematológico, en el cual hay crecimiento rápido y desordenado de células tumorales conocidas como blastos, que infiltran la medula ósea, reemplazando la medula ósea sana por medula tumoral, generando perdida de producción de células hematológicas normales, esto deriva en disminución de todas las líneas celulares normales (globulos rojos, blancos, plaquetas), con aumento de células tumorales en sangre periférica (blastos), generando sangrados, infecciones y muerte en un corto plazo si no se hace tratamiento …  el trasplante de medula ósea está comprendido entre los tratamientos para este tipo de enfermedades. 

Leyó una y otra vez ese párrafo, pero finalmente se quedó con la última frase: “el trasplante de médula ósea está comprendido entre los tratamientos para ese tipo de enfermedades!!! 

Si bien eso le representaba una ligera esperanza, el joven Juan Manuel se encerró en su habitación y lloró durante varias horas. Su mamá logró calmarlo un poco.

Mijo, tienes que ser fuerte, tú no estás sólo. Vamos a lograr el trasplante, ya lo verás.

Y ahí empezó el calvario para el joven Juan Manuel y su señora madre. Era el inicio de una carrera contra el reloj. El médico ya lo había dicho: El trasplante es urgente…

Pero al parecer la palabra urgente sólo tiene contenido de urgencia para el paciente y su familia.

En noviembre de 2014 el médico tratante expidió la solicitud de trasplante y valoración médica urgente por parte del grupo de trasplante.

Como el tiempo pasaba sin que la EPS atendiera la solicitud del médico, la madre de Juan Manuel Interpuso una tutela,  pero esta fue negada mediante sentencia del 15 de enero de 2015.

El 19 de enero de 2015 se ordenó valoración urgente por parte del grupo de trasplante.

El 25 de marzo de 2015, el médico tratante le solicitó a la EPS autorizar el paquete completo de trasplante en la Clínica de Marly, el cual comprende la autorización y realización de los exámenes médicos de valoración, la inclusión en el banco de trasplantes, la hospitalización en una clínica de cuarto nivel y la realización del trasplante, y que todos estos procedimientos fueran realizados en la misma entidad con el fin de evitar traslados del paciente.

Como la EPS no dio trámite a dicha solicitud, el 24 de julio de 2015 se promovió otra acción de tutela, pidiendo que se le ordenara a aquella autorizar y realizar el paquete completo de trasplante en la Clínica de Marly.

El 17 de febrero de 2015 el médico tratante asegura que la única posibilidad de tratamiento curativo es un trasplante alogénico, el cual se solicita con carácter prioritario.

El 21 julio de 2015 se indica “quimioterapia de rescate. Según criterio del personal científico del Hospital de Neiva, se debe sopesar manejo por grupo de trasplante alogénico en IV nivel y se pide Remisión a Bogotá” 

El 24 de julio de 2015, el Juzgado Cuarto de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Neiva, Huila, admite demanda de tutela y concede el amparo pedido.

Por fin, el  30 de julio de 2015 Juan Manuel es trasladado a Bogotá, pero no a Clínica de Marly sino a la Clínica San Diego para el estudio del trasplante de médula ósea.

Mediante sentencia del 30 de julio de 2015, el a quo tuteló los derechos fundamentales a la salud e integridad personal de Juan Manuel Calderón Gutiérrez.

Subrayó el juez que el Hospital Universitario de Neiva solicitó con carácter urgente autorizar paquete de trasplante en la Clínica de Marly, solicitud que fue reiterada.

Que posteriormente, la unidad de trasplantes de la Marly diagnosticó que Juan Manuel tenía leucemia mieloide aguda y aseveró que la única posibilidad de tratamiento curativo es el trasplante alogénico, quedando claro el procedimiento a seguir, lo que implica que era innecesaria una nueva valoración en la Clínica San Diego de Bogotá. 

El juez de primera instancia señaló que la entidad accionada no había sido diligente en la realización del paquete completo de trasplante alogénico, el cual fue prescrito por el médico tratante y hasta el momento (30 de julio de 2015) no se han realizado los exámenes de valoración, la inclusión en el banco de trasplantes ni el traslado a una clínica de IV nivel de complejidad, pues el paciente aún permanecía en el Hospital de Neiva. Debido a lo anterior, le ordenó a la EPS autorizar y realizar los procedimientos, terapias, exámenes diagnósticos, citas médicas y entregar los insumos y medicamentos que sean ordenados por el médico tratante.

Así mismo, reprochó la tardanza para autorizar los procedimientos ordenados y el desconocimiento de los postulados constitucionales por parte de la accionada para asumir de manera responsable su deber constitucional de prestar un servicio de salud adecuado, integral y continuo.

El 11 de agosto de 2015, la EPS impugnó la decisión de instancia, manifestando que el objeto de la tutela desapareció, debido a que, el joven Juan Manuel Calderón había sido trasladado del Hospital de Neiva a la Clínica San Diego de Bogotá el día 29 de julio de 2015.

La Sala Penal del Tribunal Superior de Neiva, a través de fallo proferido el 15 de septiembre de 2015, revocó la sentencia de primera instancia y, en su lugar, negó las pretensiones del accionante.

La sentencia del Tribunal fue seleccionada por la Corte Constitucional para su revisión, sin embargo  ya era tarde, Juan Manuel había fallecido el 31 de agosto de 2015. Esa era la carrera de su vida, pero llegó tarde a la meta… cuando cruzó la raya las luces ya se habían apagado y el público que lo esperaba se había marchado. Solo una persona los esperó hasta el final: su mamá. Sus patrocinadores, que lo habían abandonado, se lavaron las manos  y se fueron a celebrar el triunfo de la muerte.

Esta noche me voy a dormir pensando en Juan Manuel y en los muchos Juan Manueles que a diario mueren para que a sus EPS les cuadren las cuentas de los balances.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Jose Villa dice:

    Esa es la realidad concreta de nuestro sistema de salud.
    TODAS LAS EPS SON IGUALES EN SERVICIOS.
    Ah, pero hay que ver la propaganda que cada EPS se hace así misma.
    Se echan viento. Hacen publicidad llena de mentiras.
    Bien se dice: "del dicho al hecho hay mucho trecho".
    ESO NO LO ARREGLA NADIE.
    Y hay quiénes critican estas tutelas diciendo que el paciente en lugar de ser
    tratado por médicos es tratado por jueces, es decir, el sistema de salud en manos de los jueces.
    LA UNICA RAZON PARA ESTA TRISTE REALIDAD DE NUESTRO SISTEMA DE SALUD, ES LA CORRUPCION TAN TENAZ
    QUE HAY EN DICHO SISTEMA.
    Si no es por los jueces, no camina!.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.