Término para solicitar la devolución del saldo a favor derivado de imputaciones sucesivas

Cuando una declaración tributaria genera un saldo a favor, el artículo 815 del estatuto tributario faculta al contribuyente para que impute ese saldo favor en la declaración tributaria del siguiente periodo, y así sucesivamente cuantas veces decida el contribuyente, el cual al final puede optar por solicitar la devolución de esos saldos a favor “arrastrados” desde años atrás, circunstancia que no afecta la regla general que gobierna el término legal para solicitar las devoluciones.

El artículo 854 del estatuto tributario, respecto al término para solicitar devoluciones de saldos a favor en impuestos dice que: 

La solicitud de devolución de impuestos deberá presentarse a más tardar dos años después de la fecha de vencimiento del término para declarar.

Cuando el saldo a favor de las declaraciones del impuesto sobre la renta y complementarios o sobre las ventas, haya sido modificado mediante una liquidación oficial y no se hubiere efectuado la devolución, la parte rechazada no podrá solicitarse aunque dicha liquidación haya sido impugnada, hasta tanto se resuelva definitivamente sobre la procedencia del saldo

El término para solicitar la devolución es claro,  y uno sólo, no importa que la declaración que soporta la devolución en el fondo tenga saldos a favor originados en periodos anteriores no revisables,  algo que algunos funcionarios  han alegado para negar parcial o totalmente la devoluciones,  lo que mereció un pronunciamiento de la sección cuarta del Consejo de estado que en sentencia 16958 del 28 de junio de 2010,  con ponencia del magistrado Hugo Fernando Bastidas Bárcenas, dijo:

Cuando la norma precisa que la solicitud debe presentarse a más tardar dos años después de "la fecha de vencimiento del término para declarar" debe entenderse que esa fecha corresponde a la de vencimiento del término para presentar la declaración que arroja el saldo a favor y que sirve de fundamento a la solicitud de devolución o compensación. Esa misma regla se aplica para los saldos a favor derivados de imputaciones sucesivas, toda vez que, por una parte, el artículo 815, literal a) del E.T. permite la imputación sucesiva, y, por otra, el artículo 13 del Decreto 1000 de 1997 advierte que esa imputación sucesiva se puede hacer, así se genere un nuevo saldo a favor. En esa medida, aun cuando los saldos a favor que se van imputando de manera sucesiva se pueden ver reflejados en cada una de las declaraciones en las que se hizo el arrastre, la solicitud de compensación o devolución debe fundamentarse en una sola declaración. Esa declaración sería aquella que arroja el saldo a favor y que, a voluntad del contribuyente ya no se imputa al periodo siguiente, porque precisamente se solicita en devolución o compensación. Para la Sala, el plazo para solicitar la devolución del saldo a favor imputado de manera sucesiva se debe contabilizar a partir del vencimiento del plazo previsto para presentar la declaración que sirve de fundamento a la solicitud de devolución que, para el caso concreto, es la del 6° bimestre de 2001, pues independientemente de que puedan ser varias las declaraciones en que se vea reflejado el saldo a favor, para efectos del estudio de devolución, la DIAN debe partir del denuncio en el que se fundamenta la Petición.

Naturalmente que si se imputa un saldo a favor en la siguiente declaración, ese saldo a favor puede quedar en firme por vencimiento del término de firmeza de la declaración que lo ha originado y luego la Dian no puede cuestionar su devolución en caso de ser solicitada en los años siguientes, pero aunque ello fuere utilizado indebidamente por el contribuyente, la Dian ha tenido la oportunidad de hacer las fiscalizaciones del caso y si no lo hizo en su momento, no puede luego pretender rechazar una devolución que proviene de un periodo no revisable.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.