Tiene derecho el arrendatario a indemnización por mal estado de la cosa arrendada cuando celebro el contrato y tenía conocimiento del dicho mal estado

En las relaciones contractuales el principio de buena fe juega un papel muy importante, tanto así que cuando uno de los contratantes actúa de mala fe la ley lo castiga con sanciones tales como indemnizar a la otra parte por los perjuicios que su actuar le puede causar o que se termine el contrato con la carga de indemnizar.

En el contrato de arrendamiento aunque se actué con mala o buena fe, por parte del arrendador, en caso de que la cosa se encuentre en mal estado el arrendatario tienen derecho cuando esto le impida cumplir el objeto del contrato, a solicitar que se termine el contrato y que se le indemnice por los perjuicios que esta situación le cause.

Esta indemnización surge a favor del arrendatario independientemente del el conocimiento que tenía el arrendador del mal estado de la cosa objeto del contrato de arrendamiento, en virtud de lo establecido en el artículo 1991 del código civil, el cual establece lo siguiente:

“Tendrá además derecho el arrendatario, en el caso del artículo precedente, para que se le indemnice el daño emergente, si el vicio de la cosa ha tenido una causa anterior al contrato.

Y si el vicio era conocido del arrendador al tiempo del contrato, o si era tal que el arrendador debiera por los antecedentes preverlo, o por su profesión conocerlo, se incluirá en la indemnización el lucro cesante”. 

Sin embargo cuando se trata del arrendatario si es importante saber si este tenía conocimiento del mal estado de la cosa que pretende arrendar, ya que si tenía conocimiento antes de celebrar el contrato y aun así lo celebra sin obligar al arrendador a efectuar el saneamiento no tendrá derecho a que se le indemnice por el mal estado de la cosa arrendada.

De igual forma no tendrá el arrendatario derecho a indemnización por el mal estado de la cosa en los siguientes casos:

  • Cuando el vicio o mala calidad de la cosa era tal que este no debía ignorarlo sin grave negligencia de su parte.
  • Cuando de manera expresa se renuncia a la acción de saneamiento por el mismo vicio o mal estado.

Entonces cuando se trata de indemnización por el mal estado de la cosa es importante tener claro si el arrendatario tenía conocimiento de esta para determinar si tiene o no derecho a la indemnización de perjuicios; caso contrario respecto al arrendador pues no es necesario saber si este tenía o no conocimiento de la mala calidad, pues en ambos casos le toca indemnizar.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.