Tipos de público objetivo en tu marca personal

Antes de empezar a trabajar la marca personal, hay que plantearse bien qué queremos hacer exactamente. Ya hablamos de varios de los errores más importantes que puedes cometer y, sin duda alguna, uno de los más importantes era comenzar a correr antes de andar sin pensar realmente qué queremos comunicar.

Hay que saber que antes de empezar a abrir cuentas en redes sociales, nuestro blog o a repartir nuestra tarjeta en eventos de networking, hay que tener claro a quién vamos a dirigirnos. Ese será nuestro público objetivo y al que deberemos orientar todos nuestros esfuerzos.

Hoy vamos a ver cuáles son esos tipos de público que estarán interesados en nuestra marca y a los que deberemos tener en cuenta.

Clientes

Nuestro público objetivo principal son los clientes. La marca personal tiene como objetivo conseguir que tu poder de venta y de atracción aumenten para que este tipo de público venga a ti y compre tus productos o servicios.

Son los que van a generar tus ingresos y, posteriormente, los que te recomendarán y ayudaran a aumentar el impacto de tu marca personal. Por lo tanto, debes dedicar la mayor parte del tiempo a trabajar tu relación con ellos.

Influencers

Otro público objetivo muy importante y al que deberías acercarte nada más comenzar tu camino. Son aquellas personas que tienen influencia en tu sector y que, en caso de que consigas llamar la atención de alguno y conseguir que trabaje contigo, te abrirán numerosas puertas gracias al networking.

Con este tipo de público hay que ser muy cuidadoso, ya que no podemos ir y “presentarnos en su puerta” con una oferta directa o intentando que nos ayuden automáticamente. Debemos ganarnos a los influencers con nuestras acciones, crear una relación previa y ofrecerles algo que nadie les ofrezca para que no puedan rechazar nuestra petición.

Competidores

Los competidores son el resto de personas que realizan la misma profesión que tú u ofrecen un servicio similar al tuyo. No tienes por qué verlos como enemigos, ya que algunos de ellos seguramente formen parte del grupo de influencers y su ayuda podría serte muy útil.

Aun así, es un público que debemos tener muy controlado para poder saber qué es lo que gusta en nuestro sector, qué demanda su público (que debería ser el nuestro en el futuro) y cómo consiguen llegar a ellos.

Tu propio público

Ni más ni menos que tus seguidores y todas las personas que, si haces bien el proceso de personal branding, se interesarán por ti y por lo que tú ofrezcas. Hay que diferenciarlos de los clientes, ya que este público más general tan solo te seguirá, te animará, comentará tus publicaciones o contactará contigo de vez en cuando para preguntarte ciertas cosas.

Puede que una pequeña parte de este público se convierta posteriormente bien en clientes o, incluso, en competidores si se ven capaces de hacer lo mismo que tú. Lo importante es prestarles la atención necesaria, pero sin estar muchas horas al día dedicándonos a ellos ya que podrían quitarnos tiempo con nuestros propios clientes.

Es muy común pensar que la mayoría de nuestro público se podría convertir en un futuro cliente, pero en realidad los clientes en su mayoría no formarán ni tan siquiera parte de tu propio público.

Además de estos cuatro públicos, que podríamos considerar los principales, hay algunos más, aunque de estos cuatro dependerá gran parte el éxito o fracaso de tu marca personal. Si no sabes cómo comunicarte con ellos, el tiempo que debes dedicar a cada uno ni el beneficio que te podrían reportar, estarás dando pasos en falso sin saber realmente tu dirección.

En definitiva, céntrate y conoce antes de lanzarte cómo es tu cliente, cómo son las personas influyentes de tu sector, cómo trabajan tus competidores y cómo quieres que sea tu propio público. Solo de esa manera podrás conseguir triunfar con tu marca personal.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.