Trabajador independiente desde el punto de vista tributario

En materia tributaria, es importante tener claridad sobre el concepto “trabajador independiente”, toda vez que la legislación distingue de ellos claramente.

Para efectos de cumplir algunas obligaciones tributarias como es la presentación de la respectiva declaración de renta y complementarios, la ley ha clasificado a las personas naturales en tres grupos, y uno de ellos es precisamente el trabajador independiente.

Sobre el respecto, el artículo 594-1 del estatuto tributario establece lo siguiente:

Trabajadores independientes no obligados a declarar. Sin perjuicio de lo establecido por los artículos 592 y 593, no estarán obligados a presentar declaración de renta y complementarios, los contribuyentes personas naturales y sucesiones ilíquidas, que no sean responsables del impuesto a las ventas, cuyos ingresos brutos se encuentren debidamente facturados y de los mismos un ochenta por ciento (80%) o más se originen en honorarios, comisiones y servicios, sobre los cuales se hubiere practicado retención en la fuente; siempre y cuando, los ingresos totales del respectivo ejercicio gravable no sean superiores a 1.400 UVT y su patrimonio bruto en el último día del año o período gravable no exceda de 4.500 UVT.

Los trabajadores que hayan obtenido ingresos como asalariados y como trabajadores independientes deberán sumar los ingresos correspondientes a los dos conceptos para establecer el límite de ingresos brutos a partir del cual están obligados a presentar declaración del impuesto sobre la renta.

De la norma anterior podemos inferir que el trabajador independiente es aquella persona natural que no está vinculada mediante contrato de trabajo, y que su remuneración consiste básicamente en honorarios, comisiones y servicios.

Ahora, es posible que una persona vinculada mediante contrato de trabajo, pueda considerarse trabajador independiente si además de salario devengado por el contrato de trabajo, obtiene ingresos cómo trabajador independiente, esto es por comisiones, honorarios y servicios.

En el evento en que persona obtenga ingresos laborales y como independiente, primará la figura que tenga más ingresos, en este caso, la que represente más del 80% del total de ingresos.

Así, por ejemplo, si una persona obtiene ingresos anuales provenientes de una relación laboral reglamentaria por $10.000.000 y por comisiones y honorarios la suma de $80.000.000, se clasificará como trabajador independiente, en virtud a que sus ingresos por comisiones y honorarios representan más del 80%  del total de ingresos.

Para determinar si una persona se puede clasificar como independiente o no, se suma la totalidad de los ingresos percibidos en el respectivo año, que según el supuesto planteado, es de 90.000.000. Sobre ese valor determinamos la participación de cada concepto y encontramos que los ingresos por comisiones y honorarios representan el 88,89% del total de ingresos, cumpliendo así con lo fijando por la norma, que contempla una participación igual o superior al 80% para clasificarse como trabajador independiente.

Ahora, ¿qué pasa si el valor el monto de cada tipo de ingresos es del 50% del total de ingresos?

Supongamos la siguiente situación: una persona natural durante el 2008 obtuvo ingresos laborales por $35.000.000 e ingresos por comisiones, honorarios y servicios por $35.000.000.

El total de ingresos es de $70.000.000, de los cuales el 50% corresponden a salarios y el otro 50% corresponde a comisiones, honorarios y servicios.

Claramente no se cumple la regla del 80% para ser considerado como trabajador independiente, y tampoco se puede considerar como asalariado puesto que para ello también existe una regla según la cual por lo menos el 80% del total de ingresos debe provenir de la relación laboral.

Así las cosas, esta persona no puede ser clasificada ni como independiente ni como asalariada.

En una situación así, la persona se debe clasificar en un tercer grupo conocido como contribuyente de menores ingresos, personas  a las que la ley les ha fijado un tope mucho más bajo para declarar [1.400 Uvt de ingresos].

Consulte.  Obligación de declarar de los trabajadores independientes con la reforma tributaria 2012

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.