Trabajo ocasional, accidental o transitorio – Derechos del trabajador

Algunas veces las empresas se ven en la necesidad de realizar  ciertas actividades transitorias que no pueden atender con personal de planta debido a que por tratarse de operaciones  ajenas al objeto social de la misma sus trabajadores no poseen los conocimiento o las habilidades y experiencia necesarias para llevarlas a cabo, y que por tratarse de actividades de corta duración no amerita alterar la nómina de la compañía para crear esos puestos de trabajo, debiendo entonces  acudir a la contratación de mano de obra externa.

Esa simple presentación me permite ambientar el tema de los derechos laborales de los trabajadores llamados por la ley trabajadores accidentales, o transitorios.

El Código Sustantivo del Trabajo en su artículo 6º se ocupa del trabajo ocasional, accidental o transitorio, y lo define como aquel de corta duración, y no mayor de un mes, que se refiere a labores distintas de las actividades normales del empleador.  Y el Art. 45 de la misma obra señala que el contrato de trabajo puede celebrarse por tiempo determinado, por el tiempo que dure la realización de una obra o labor determinada, por tiempo indefinido o para ejecutar un trabajo ocasional, accidental o transitorio.

De la conjunción de estas dos normas se estructura la idea de la naturaleza jurídica del trabajo ocasional, accidental o transitorio, de sus alcances y de su trascendencia jurídica como fuente de derechos y obligaciones.

En efecto, ese recurso humano externo del cual hacen uso  ocasionalmente los empleadores para atender esas labores transitorias, está protegido por la ley laboral, y lo hace con el mismo rigor con que se protege al resto de trabajadores, sin que su condición de trabajadores temporales les genere menoscabo alguno en sus derechos.

Si bien es cierto originalmente el Código Sustantivo del Trabajo consagró una serie de exclusiones para esta clase de trabajadores, las normas que las contenían  perdieron vigencia y por tanto ya no se aplican, a pesar de que algunas de ellas continúan haciendo parte del estatuto sustantivo laboral.

Fuera de los dos artículo mencionados al comienzo de este comentario, vale decir el 6ª y el 45, el Código Sustantivo del Trabajo se ocupa de esta clase de trabajadores en los siguientes artículos: 108, 223, 229, 247, 251 y 289.

En el 108 para indicar que el Reglamento Interno del Trabajo debe contener disposiciones normativas sobre esta clase de trabajadores;  en el 223, para excluirlos de las prestaciones derivadas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales; en el 229, para excluirlos igualmente de los auxilios monetarios por enfermedad no profesional; en el 247, para excluirlos también del auxilio para gastos de entierro;  en el 251  para privarlos del auxilio de cesantía, y en el 289 para excluirlos del seguro de vida colectivo.

De las disposiciones que citan en el párrafo anterior sólo se aplica, y eso por razones obvias, el 108 que indica que el Reglamento Interno de Trabajo debe contener disposiciones normativas sobre los trabajadores accidentales o transitorios.

Sobre los demás artículos relacionados, que como ya se indicó no se aplican,  la Corte Constitucional ha precisado lo siguiente:

Sobre el Art. 223: la Corte encuentra que la expresión “a los trabajadores ocasionales o transitorios” del  artículo 223 b) del C.S.T. referente a la exoneración de pago por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales fue tácitamente derogado por la Ley 100 de 1993 y el Decreto Ley 1295 de 1994. Se trata de contingencias asumidas por el Sistema de Riegos Profesionales, para lo cual la ley exige al empleador reportar a la ARP y a la EPS a las cuales tiene afiliados a sus trabajadores, todo accidente de trabajo o enfermedad profesional que ocurra “dentro de los dos días hábiles siguientes de ocurrido el accidente o diagnosticada la enfermedad” (Art. 62 inc. 2° del Decreto 1295/94).

Sobre el Art. 229: Constata así mismo la Corte que la expresión “a los trabajadores accidentales o transitorios” del artículo 229 b) del C.S.T. referente a las excepciones al pago del auxilio monetario por enfermedad no profesional, fue derogado tácitamente por la ley 100 de 1993. - Es claro entonces, que en el marco del Sistema de Seguridad Social en Salud, el término de duración de la actividad contratada no es relevante para establecer el deber de afiliación, predicándose de toda vinculación laboral. En consecuencia, se entiende derogada la exclusión de los trabajadores transitorios o accidentales del pago del auxilio monetario por enfermedad no profesional. 

Sobre el Art. 247: En lo que concierne a la expresión “Este precepto no se aplica a los trabajadores accidentales o transitorios” del artículo 247 del C.S.T. referente a los gastos de entierro del  trabajador, encuentra la Corte que si bien el artículo 247 del C.S.T. no fue expresamente derogado por la Ley 100 de 1993 ni por el decreto ley 1295 de 1994, no cabe duda que la materia por aquél regulada fue objeto de una  regulación posterior que no establece distinción ni exclusión  alguna  respecto de los trabajadores que deben ser afiliados al Sistema de Seguridad Social Integral, fundadas en la naturaleza de la actividad desarrollada o del término de la misma. La norma se encuentra, en consecuencia tácitamente  derogada por regulación integral de la materia. 

Sobre el Art. 289: En lo que concierne al segmento normativo “excepto los ocasionales o transitorios” del artículo 289 del C.S.T., relativo al seguro de vida colectivo obligatorio, encuentra la Corte que igualmente se encuentra derogado, en virtud de la entrada en vigencia de la Ley 100 de 1993. Es claro para la Corte que en la actualidad el seguro de vida colectivo fue sustituido por la pensión de sobrevivientes o la correspondiente indemnización sustitutiva contemplada en el Sistema General de Pensiones previsto en la ley 100 de 1993, las cuales deben ser asumidas por el fondo de pensiones al cual se encuentre afiliado el causante. Si bien es cierto, la Ley 100 de 1993 no derogó expresamente el artículo 289 del C.S.T., no cabe duda alguna que el nuevo Sistema de Seguridad Social Integral reguló por completo la materia, configurándose así el fenómeno de la derogatoria tácita.

Sobre el Art. 251: La exclusión de los trabajadores ocasionales del auxilio de cesantía, es violatoria del principio de universalidad que rige las prestaciones sociales. Y así lo declaró la Corte en su Sentencia C- 823 de 2006.

En resumen, los trabajadores ocasionales, accidentales o transitorios gozan de todas las prestaciones y beneficios de que disfrutan los demás trabajadores.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.