Tratamiento contable de los ingresos en las Cooperativas de Trabajo Asociado

Uno de los lectores de Gerencie.com ha planteado por correo electrónico la siguiente inquietud:

“Trabajo en una Cooperativa de Trabajo Asociado y tengo una inquietud en cuanto a la contabilización de las compensaciones a los asociados.

Según el Consejo Técnico de la Contaduría y el Plan Único de Cuentas para el sector solidario las compensaciones deben llevarse a Cuentas de Resultados, mas sin embargo el tratamiento desde el punto de vista fiscal nos dice: Art. 102-3:

Distribución de los Ingresos en las Cooperativas de Trabajos Asociado. En los servicios que presten las cooperativas de trabajo asociado, para efectos de los impuestos nacionales y territoriales, las empresas deberán registrar el ingreso así: para los trabajadores asociados cooperados, la parte correspondiente a las compensaciones ordinarias y extraordinaria de conformidad con el reglamento de compensaciones y para la cooperativa el valor que corresponda una vez descontado el ingreso de las compensaciones entregado a los trabajadores asociados cooperados, lo cual forma parte de su base gravable.

Según interpreto de este articulo, lo cual lo hace obligatorio al mencionar la palabra "deberán" es que para determinar la renta bruta de las CTA, los ingresos propios de la CTA es lo que constituye la base gravable para la liquidación del impuesto de renta, y que las compensaciones se pueden llevar como Pasivo en la cuenta INGRESO RECIBIDO PARA TERCEROS.

Así lo interpreta la DIAN en su Oficio No. 59197 de Agosto 29 de 2005, en donde menciona en uno de sus párrafos textualmente:

"Así las cosas, se tiene, que las Cooperativas de Trabajo Asociado son contribuyentes del Régimen Tributario Especial por mandato expreso del numeral 4° del articulo 19 del Estatuto Tributario, y y el valor de los ingresos que debe declarar como propios se establecen conforme a lo indicado en el artículo 102-3 ib., los cuales son la base para realizarla depuración de la renta.

Igualmente menciona en el Oficio 65077 de septiembre 14 de 2005 lo siguiente:

"Al respecto me permito manifestarle que la Ley 863 de 2003 en su artículo 53 adicionó al Estatuto Tributario el articulo 102-3 con el claro propósito de fijar un procedimiento especial para la determinación de la renta bruta por parte de las cooperativas de trabajo asociado, razón por la cuál el artículo aparece incorporado en el título IV del Titulo I, Libro I del E. T, hecho que además respalda la tesis expuesta por el Despacho, de que el ámbito de aplicación de dicha norma esta limitado al Impuesto sobre la Renta."

Las inquietudes mías son:

1) Contablemente como se llevan estas compensaciones, como cuentas de resultados
o como pasivos?

2) ¿Que base gravable se toma al liquidar el impuesto de industria y comercio,  si para liquidar el Iva se toma como base tanto las compensaciones como los ingresos propios de la cooperativa?”

Nuestra opinión

Respecto a la primera inquietud, concordamos en que las compensaciones deben tratadas como un pasivo, el cual puede ser un ingreso recibido para terceros, toda vez que es un dinero que no le corresponde a la cooperativa, sino a los asociados o cooperados.

Por otro lado, si las compensaciones se contabilizan como un gasto, según el principio de asociación (Art. 13 decreto 2649 de 1993), debe entonces corresponderle a un ingreso. Es decir, si se lleva el valor de las compensaciones que se le deben pagar a los asociados como un gasto, debe entonces contabilizarse la totalidad del valor facturado por la cooperativa como un ingreso, lo cual desfiguraría el objetivo y el sentido del artículo 53 de la ley 863 del 2003,  y tendríamos entonces  un ingreso que para efectos del impuesto de renta y los territoriales estaría fraccionado: una parte como gravado  y otra parte como no gravado.

Supongamos que la cooperativa factura $1.200.000, de los cuales $200.000 corresponden al “AIU”. Si se hace como lo afirma el consejo técnico, debería inicialmente contabilizar el 1.200.000 como un ingreso, y posteriormente el 1.000.000 que les corresponde a los asociados, contabilizarlo como un gasto, lo cual haría suponer que la totalidad del valor facturado (1.2000.000) sería ingreso tributario para la cooperativa, y el 1.000.000 sería deducible. Esto indudablemente va en contravía de lo afirmado por la legislación tributaria, quien expresamente ha considerado que sólo el “AIU” es considerado ingreso para las cooperativas.

Así las cosas, consideramos que el valor que le corresponde a los asociados debe ser entonces un pasivo, y lo que conocemos popularmente como AIU se contabiliza como ingreso, ingreso al cual se le pueden imputar los gastos en que la cooperativa haya incurrido para poder generar ese ingreso, cumpliendo así con los principios de asociación y de causalidad según los cuales no hay ingreso sin costo ni costo sin ingreso.

Respecto a la segunda inquietud, la respuesta está dada por el mismo artículo 53 de la ley 863 cuando afirma que “…para efectos de los impuestos nacionales y territoriales…”.

Esto quiere decir que así como en el Impuesto de renta, en el Impuesto de industria y comercio, los ingresos gravados son los que se determinen según las reglas del artículo 102-3 del estatuto tributario, es decir, que la base gravable en el impuesto de industria y comercio es lo que conocemos como el AIU.

La ley 1111 de 2006, introdujo un cambio en cuanto consideró que para efectos del Iva la base gravable es la totalidad del servicio facturado según los términos del articulo 447 del estatuto tributario, pero el cambio fue únicamente para efectos del Iva, mas no para el impuesto de renta ni para los impuestos territoriales, de tal suerte que para éstos se sigue aplicando el artículo 102-3, el cual no fue ni derogado ni modificado por la ley 1111 de 2006.

MÁS SOBRE >

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.