Tratamiento de los pagos por concepto de pasajes o gastos de manutención, a personas naturales prestadores de servicios

En febrero de 2014, en el oficio 13208, la DIAN (fundamentándose en la ley 1607 de 2012) señala que ese “Despacho considera que, en virtud de las modificaciones que se introdujeron a la clasificación de las personas naturales para efectos tributarios y, se reitera, la intención del legislador de darles un tratamiento equitativo, se hace necesario mirar la retención en la fuente por aquellos pagos o abonos en cuenta por concepto de pasajes, gastos de manutención, entre otros, no en función del vínculo laboral que se tenga con el prestador del servicio, sino de si tienen la calidad de gravados con el impuesto de renta para la persona que lo recibe.

Lo anterior implica analizar si estos pagos o abonos en cuenta constituyen ingreso fiscal para su beneficiario, susceptible de provocar un incremento neto en el patrimonio del beneficiario en el momento de su percepción o si se pueden tomar como gastos propios de la empresa, para lo cual se deben cumplir con los requisitos propios de un reembolso de gastos”.

Con la expuesta posición de la Autoridad Tributaria, se daba un vuelco a la reiterada doctrina oficial de la Entidad que insistentemente había afirmado que ”cuando se trataba de la prestación de servicios independientes, o sea cuando no existía relación laboral el contratista recibe como contraprestación una remuneración (honorarios, comisiones o servicios, dependiendo de la naturaleza y calificación del servicio prestado), caso en el cual sí requería el pago de gastos de transporte, entre otros, para efectos de la prestación del servicio contratado, estos gastos de transporte no podían catalogarse como viáticos ocasionales (pues estos aluden a una relación laboral), ni desligarse de la retribución del servicio mismo razón por la cual estaban sometidos a retención en la fuente”.

En marzo del presente año, se formula a la DIAN – nuevamente – el interrogante de si “¿Los pagos o abonos en cuenta por concepto de pasajes y gastos de manutención que se le reconocen a un contratista persona natural constituyen ingreso fiscal?

En tal sentido, y en su concepto 09179 de marzo de 2015, considera la Administración Tributaria que cuando no existe relación laboral, o legal y reglamentaria, el contratista recibe como contraprestación una remuneración (honorarios, comisiones o servicios, dependiendo de la naturaleza y calificación del servicio prestado), que constituye un ingreso gravado con el impuesto sobre la renta y complementarios y sometida a retención en la fuente, sobre el valor total del pago o abono en cuenta”.

Se sustenta el nuevo concepto, en el entendimiento de que “sin desconocer la voluntad del Legislador de 2012, este Despacho no puede perder de vista, que aún dentro de la categoría tributaria de empleado, en virtud de la naturaleza de la relación contractual o del origen de los ingresos persisten tratamientos diferenciales”.

Para ese efecto, alude esta nueva doctrina – y a manera de ejemplo – el trato diferenciador que consagraba el numeral 10 del artículo 206 del E.T. (renta exenta del 25%), el cual en principio únicamente aplicaba a los “empleados asalariados”; pero que posteriormente en virtud de lo reglamentado en el decreto 1070 de 2013, y según lo consagrado en la ley 1739 de 2014, culminó siendo dable a todos los pertenecientes a la categoría empleados (“asalariados” y “trabajadores independientes”).

Dada, pues, esta nueva postura de la Administración Tributaria se retorna a la antigua interpretación de que “cuando se trata de la prestación de servicios independientes, o sea cuando no existe relación laboral: en este caso el contratista recibe como contraprestación una remuneración que bien pueden corresponder al concepto de honorarios, comisiones o servicios, dependiendo de la naturaleza y calificación del servicio prestado.

Si para efectos de la prestación del servicio contratado el contratista requiere, entre otras actividades, desplazarse a diversos lugares, estos gastos de transporte no pueden ni catalogarse como viáticos – porque como se vio estos aluden a relación laboral - ni desligarse de la retribución del servicio mismo. No debe, olvidarse que se está en presencia de una retribución, o lo que es lo mismo, lo que el contratante paga como contraprestación del servicio”. 

Como bien lo dispone el citado concepto 09179 de marzo de 2015, se revoca en consecuencia la tesis contenida en el oficio 13208 del 21 de febrero de 2014.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

Una opinión
  1. Felipe Guzmán dice:

    Leyendo este artículo tan interesante me surge una inquietud y es si para las personas que se encuentran vinculadas a una entidad del estado mediante contrato de prestación de servicios, existe algún sustento normativo o jurisprudencia que permita solicitar el reconocimiento por concepto de desplazamientos constantes en razón a la labor que desempeña el contratista pues por la naturaleza del mismo debe desplazarse constantemente a varios municipios en representación de esta entidad sin que la misma reconozca los costos en que se incurre aduciendo que por tener la calidad de contratista es obligación de esta persona correr con estos gastos. Agradezco cualquier orientación al respecto. Muchas gracias

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.