Tratamiento tributario de la porción conyugal

En esta ocasión hablaremos sobre el tratamiento tributario que se le debe dar a los bienes o dinero que reciba un cónyuge por concepto de porción conyugal.

Primero que todo, es preciso definir lo que es la porción conyugal.

Sobre el respecto, dice el artículo 1230 del código civil:

La porción conyugal es aquélla parte del patrimonio de una persona difunta que la ley asigna al cónyuge sobreviviente que carece de lo necesario para su congrua subsistencia.

La porción conyugal, es pues, una parte del patrimonio del difunto que por ley se le debe asignar al cónyuge sobreviviente con lo cual se busca garantizar su subsistencia.

La porción conyugal, es diferente de los gananciales, puesto que los gananciales corresponden a la parte del patrimonio de la sociedad conyugal que le corresponden a cada uno de los cónyuges una vez cubiertas las obligaciones y deudas de la sociedad conyugal, y cuando al cónyuge sobreviviente se le asigna un valor adicional al ganancial que por ley le corresponde, se denomina porción conyugal

[Consulte: Naturaleza jurídica de la porción conyugal]

Bien, sobre el tratamiento tributario de la porción conyugal, según el artículo 47 del estatuto tributario, esta constituye ganancia ocasional:

No constituye ganancia ocasional lo que se recibiere por concepto de gananciales, pero si lo percibido como porción conyugal.

De la lectura del artículo 47 se interpreta claramente que lo percibido por concepto de porción conyugal constituye ganancia ocasional y por consiguiente está sujeta a este impuesto complementario.

Sin embargo, la porción conyugal goza de una exención parcial según lo contempla el numeral 3 del artículo 307 del estatuto tributario modificado por la ley 1607 de 2012:

El equivalente a las primeras tres mil cuatrocientas noventa (3.490) UVT del valor de las asignaciones que por concepto de porción conyugal o de herencia o legado reciban el cónyuge supérstite y cada uno de los herederos o legatarios, según el caso.

La razón por la que la porción conyugal constituye ganancia ocasional para quien la recibe, es porque lo recibido proviene del patrimonio del otro cónyuge [generalmente], de modo que al recibirla el patrimonio del cónyuge beneficiario se incrementa cumpliéndose los preceptos contemplados por el artículo 26 del estatuto tributario, que considera renta todo ingreso susceptible de incrementar el patrimonio de quien obtiene o recibe el ingreso.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. Alvaro Wilches Villalobos dice:

    Quisiera que Uds.( o alguno de los respetables lectores) me dieran una opinión acerca de este tema: còmo puede descubrir la DIAN si un contribuyente indebidamente toma mas de los debido como exenciòn cuando recibe una herencia. Dice el Art. 307 que es exento 1) "el equivalente a las primeras 7.700 UVT del valor de un inmueble de vivienda urbana de propiedad del causante", y 3) "el equivalente a las primeras 3.490 UVT del valor de las asignaciones que por concepto de porción conyugal o de herencia o legado reciban el cònyuge supèrstite y cada uno de los herederos o legatarios, según el caso".
    Pues bien, el caso es que el contribuyente recibió 1/5 parte de un inmueble que era un hotel del causante, por lo tanto no era vivienda urbana, y este contribuyente para eludir el pago del impuesto optó por irse por el numeral No 1 y no por el 3 del Art. 307 del ET presentando cero (0) impuesto por este concepto.
    Còmo sabría la DIAN que este no era vivienda urbana sino un inmueble para la explotación econòmica del causante. Si estará la DIAN en capacidad de descubrir esta evasión en la declaración de renta del heredero
    presentada este año 2016?

    Cordialmente,

    Alvaro Wilches Villalobos

  2. Maria dice:

    Gracias por los conceptos emitidos, ha sido de gran provecho.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.