TTIP, tratado de libre comercio que negocian USA y Europa con hermetismo

TTIP son las siglas con las que se conoce un hermético tratado de libre comercio que negocia la Unión europea con los Estados unidos, tratado que ha sido duramente cuestionado por intelectuales  y personas independientes, debido precisamente al secretismo que ha rodeado las negociaciones desde que se iniciaron en el 2014 con un primer borrador.

Este tratado se negocia bajo el argumento de que con ello se propiciará el crecimiento económico de los países que lo integren, mismo argumento con que se firmó el tratado de libre comercio entre Colombia y Estados unidos con los resultados  desastrosos que conocemos los colombianos, y todos los países que han firmado tratados de libre comercio con Estados unidos.

Estados unidos como única superpotencia económica y militar del mundo  goza de un enorme poder de negociación, de intimidación y control en todo el mundo,  lo que le ha permitido imponer sus condiciones en todos los tratados que ha firmado, incluso con países grandes que se supondrían tendrían la capacidad de defender adecuadamente sus intereses pero no ha sido y todos han sucumbido a los intereses de las multinacionales norteamericanas a las que el gobierno americano ha logrado abrir las puertas en todo el mundo ya sea negociando, presionando políticos, sobornando o con los mariners.

Pero esta vez con el TTIP han ido mucho más legos y han impuesto una negociación secreta donde ni siquiera los políticos y legisladores tienen idea de qué es lo que ese está negociando, y mucho menos podrán saberlo los ciudadanos. A estos sólo les tocará cumplir lo que se impongan en las negociaciones.

A pesar del secretismo hay denuncias y filtraciones de aspectos que se negocian como por ejemplo que las empresas estadounidenses estarán por encima de la ley de los países europeos, o que las empresas podrán demandar a los países si alguno intenta regular algo que vaya contra lo acordado en las negociaciones.

Igualmente los estadounidenses podrán vender en Europa productos que ahora están prohibidos por las autoridades sanitarias  europeas por considerarlas perjudiciales para la salud.  Se incluyen privatizaciones de servicios públicos y sociales que por supuesto serán mercantilizados por las empresas gringas lo que afectaría gravemente la política social que Europa lleva durante los últimos años. Todo será dinero como nuestro mercantilizado servicio de salud. O paga  lo que se le cobra o se muere en la puerta de un hospital.

Se afirma también que con dicho tratado se limitan los derechos laborales y sindicales para que el clima de inversión sea más competitivo para las empresas estadounidenses, lo que supone un gran retroceso en los derechos laborales en el continente que más ha avanzado en ese aspecto.

Otro aspecto polémico que se especula se está negociando en secreto, tiene que ver con las patentes,  incluidas las relacionadas con la industria alimenticia y la farmacéutica donde se espera que se imponga el interés económico sobre la seguridad alimentaria y el derecho a la salud de los ciudadanos, algo que ya ha causado estragos en otras latitudes, pero que han permitido que empresas como Monsanto hagan grandes negocios a cambio de privatizar semillas y masificar químicos altamente tóxicos, prohibidos incluso en los mismos Estados unidos pero que vender en el resto del mundo.

Es evidente que algo que se negocia en secreto por países que se cree tienen un gran vocación democrática, no augura buenos resultados para la ciudadanía del común que ha perdido todo contacto y representación con sus políticos y gobernantes.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.