Un trabajador sí puede aceptar que se le desmejoren las condiciones pactadas en el contrato de trabajo

Una vez se ha firmado el contrato de trabajo en el que se acordaron determinadas condiciones como salario  u horario de trabajo, es dable que el trabajador acepte el desmejoramiento de esas condiciones siempre que no afecte los derechos mínimos que la ley considera irrenunciables.

Se puede dar el caso que por condiciones o situaciones particulares la empresa se vea en la obligación de hacer ajustes y recortes de personal, y en ese proceso puede ser necesario recortar algunas condiciones laborales, lo que no es ilegal y será válido siempre que el trabajador no sea constreñido o engañado para que  acepte.

En ese sentido se pronunció la sección segunda del Consejo de estado  en sentencia 1268 de octubre 22 de 2009 con ponencia del magistrado Gerardo Arenas Monsalve:

El trabajador puede válida y libremente acordar condiciones laborales temporales especiales, en lo que tiene que ver con sus derechos inciertos y discutibles, pudiendo renunciar a los mismos o aceptar unas condiciones inferiores a las pactadas convencional o contractualmente, puesto que conforme al artículo 53 de la Carta Política, sólo los beneficios mínimos establecidos por normas laborales son irrenunciables, en armonía con lo previsto en los convenios y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo que propugnan por el efectivo desarrollo de los principios de la adecuada remuneración de los trabajadores y la no discriminación, entre otros.

El trabajador siempre tiene la opción de no aceptar el desmejoramiento de las condiciones laborales y tampoco renunciar, y en tal caso la empresa debería despedir al trabajador y pagarle la respectiva indemnización.

Sin embargo, hay que reconocer que por lo general el trabajador es la parte débil de la relación laboral, y éste, ante la necesidad de un trabajo y unos ingresos se ve obligado a acepar las nuevas condiciones laborales, situación que no basta para alegar la invalidez o ilegalidad de la aceptación por parte del trabajador de las condiciones laborales desmejoradas, sino que se debe probar coerción, presión, u otro tipo de vicio que pueda afectar la libre y espontánea decisión del trabajador.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

2 Opiniones
  1. JUAN RUA M. dice:

    Esa situación fue muy frecuente, generalmente con constreñimiento, cuando entró en vigencia la Ley 50 de 1990 en lo que respecta a la retroactividad de las Cesantías de los trabajadores vigentes en cada empresa en esos momentos. La situación planteada era: "o te acoges a la Ley 50 o quedas desempleado".

  2. Juan dice:

    Donde se puede obtener copia de dicha sentencia ya que no se encuentra en la web.
    O estara mal el numero?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.