Una excepción a la realización de los dividendos

Antes de la reforma tributaria (ley 1607 de 2012), los dividendos se realizaban una vez  abonados en cuenta en calidad de exigibles. Esta premisa en términos generales. Sin embargo, en el caso de dividendos y utilidades giradas al exterior se presenta una excepción a la regla general, pues estos se causan una vez girados y no cuando son abonados en cuenta en calidad de exigibles.

Así lo contempla el artículo 89 de la ley 1607 de 2012, que señala:

b) Los ingresos por concepto de dividendos o participaciones en uti­lidades, se entienden realizados por los respectivos accionistas, socios, comuneros, asociados, suscriptores o similares, cuando les hayan sido abonados en cuenta en calidad de exigibles. En el caso del numeral cuarto del artículo 30 de este Estatuto, se entenderá que dichos dividendos o participaciones en utilidades se causan al momento de la transferencia de las utilidades al exterior, y

Es decir que la transferencia de utilidades que obedezcan a   rentas y ganancias ocasionales  colombianas, serán causadas en su transferencia al exterior. Es decir que puede darse que se viole el principio de irretroactividad en caso de transferir utilidades de años anteriores que hayan sido consideradas como no constitutivas de renta ni ganancia ocasional, pues la ley deja entrever que si bien se encuentra ante un hecho plenamente consolidado, se reconfigura su causación dando paso a la posibilidad de ser gravada durante el año gravable en el cual se transfiera al exterior dicha utilidad.

A su vez, el decreto 3026 de 2013 reglamenta el tema de la siguiente manera:

Artículo 19. Realización de ingresos por concepto de dividendos o participaciones en utilidades atribuidas a sucursales de sociedades extranjeras sometidas al régimen cambiario especial. Para efectos de lo previsto en el literal b) del artículo 27 del Estatuto Tributario, las utilidades a que se refiere el artículo 17 del presente decreto, obtenidas por sociedades extranjeras a través de sucursales en Colombia sometidas al régimen cambiario especial, se entienden transferidas al exterior cuando al terminar el año gravable la cuenta de inversión suplementaria al capital asignado arroja un saldo débito (negativo dentro del patrimonio) o, teniendo un saldo débito (negativo dentro del patrimonio) al comienzo del respectivo año gravable, dicho saldo débito aumenta (mayor saldo negativo dentro del patrimonio).

 Para efectos de aplicar lo dispuesto en el presente artículo se tendrá en cuenta lo siguiente:

 a) Cuando durante el respectivo año gravable la cuenta de inversión suplementaria al capital asignado arroje un saldo débito, el valor del dividendo corresponderá al saldo débito que exista al finalizar el año.

b) Cuando la cuenta de inversión suplementaria al capital asignado tenga un saldo débito al inicio del año, el valor del dividendo corresponderá al incremento de dicho saldo débito, ocurrido durante el respectivo año. 

Para efectos de lo dispuesto en este artículo, la cuenta de inversión suplementaria al capital asignado incluirá el saldo de la cuenta de capital asignado y los saldos de las cuentas de utilidades retenidas y reservas y de revalorización del patrimonio que existían a 31 de diciembre de 2006 y que no hubieran sido capitalizados, ni transferidos posteriormente a la cuenta de inversión suplementaria al capital asignado.

Como se puede observar, la ley crea una excepción a la realización del ingreso por concepto de dividendos, y deja en entre dicho la irretroactividad de las nomas tributarias. A su vez, el decreto reglamentario contrario a todo, pretende crear otro tipo de condiciones para considerar la transferencia de dichas utilidades entendiendo que muchos pueden abonar en cuenta y no girar dichas utilidades de forma efectiva. Por lo tanto la realización en en el caso de utilidades giradas a exterior irrumpe en los principios constitucionales del derecho tributario y el decreto reglamentaria se extralimita haciendo conjeturas del concepto de transferencia.

En conclusión, cuando se abonen utilidades deberá analizarse si las mimas van a ser giradas al exterior para evitar distorsiones. A su vez, si se obtuvieron dividendos ya decretados en el año 2012 y no se hubieses transferido, consideramos que no estarían gravadas  a pesar de que su momento de causación se tan particular.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.