Inicio » . » (24 / 03 / 2010 )

Una justicia débil a la medida de quienes tienen más influencia

Una de las realidades de nuestro país y de otros tantos, y que es un elemento preponderante en la desigualdad y empobrecimiento de la sociedad, es la existencia de un sistema judicial débil que facilita los abusos y atropellos de quienes tienen más influencia, más poder, y obviamente en detrimento de los menos favorecidos, lo que causa una inseguridad jurídica que afecta el desarrollo económico de la sociedad.

Quien de una u otra forma tenga acceso cercando a las decisiones de los jueces, podrá confirmar que son muchas las decisiones que se toman no en derecho sino con base a intereses diferentes al de hacer justicia, desviación que se debe a la influencia de quienes tienen alguna capacidad para hacerlo.

Para nade es un secreto que  una sentencia, principalmente en las primeras instancias, puede ser cambiara por la llamada de un político o por el giro de un cheque, frente a lo que la parte afectada nada puede hacer.

Quien tiene dinero, no sólo puede comprar un juez directamente,  puede también contratar un reconocido y costoso bufete de abogados que anulará el abogado más barato que pudo conseguir la contraparte. Estos prestigiosos bufete, pueden ganar un proceso a base de presión y conocimiento, o simplemente son la interpuesta persona que compra al juez, puesto que suele existir una estrecha relación de amistad y de negocios entre jueces y prestigiosos abogados. De esa forma se desfalcó Foncolpuertos, Cajanal y se está desfalcando la liquidada Telecom y otras tantas empresas estatales e incluso privadas. Existe una fuerte asociación entre jueces y abogados para decidir sentencias según sus intereses.

Con un sistema judicial así, débil, sin recursos suficientes, corrupta, ineficiente, la “justicia” sólo llega a quienes puedan pagar por ella, mientras tanto, trabajadores, pequeños empresarios y contratistas, que no tienen los recursos para acceder o para comprar la justicia, ven como sus demandas se pierden junto con su patrimonio.

Esta situación crea una enorme inseguridad jurídica que afecta no sólo el desarrollo normal de la sociedad, sino el desarrollo económico del país. No son pocas las veces en que contratistas y pequeños empresarios se han visto en la quiebra porque una gran empresa les incumple un contrato y nada pueden hacer en los estrados judiciales para conseguir que le paguen sus trabajos o suministros.

Mientras la justicia sólo exista para quien puede pagar por ella, seguiremos siendo un país poco competitivo que no brinda uno de los elementos esenciales del progreso que es la seguridad jurídica.

Desafortunadamente ignoramos el efecto negativo que una justicia débil y corrupta tiene sobre nuestros bolsillos y por eso nunca se cuestiona.

Temas relacionados

Siéntase libre de opinar


8 Opiniones
  1. luis hernandez dice:

    Y entonces lloramos sobre la leche derramada? no hay un lector que nos indique a quien y como podemos defendernos de estos "JUECES" en primera instancia que se mantienen inmunes a cualquier queja ya que son investigados por magistrados en total secreto y casi siempre terminan archivando las denuncias. Lo digo por los jueces de barranquilla (atlantico-col)

  2. javier dice:

    ¿Un sistema judicial DEBIL QUE FACILITA los abusos y atropellos de quienes tienen más influencia? Mayor equivocacion no podria haber leido.

    Se trata de un sistema judicial PODEROSO, que NO FACILITA los abusos y atropellos.

    ES UN SISTEMA JUDICIAL PODEROSO QUE ABUSA Y ATROPELLA.

    Lo digo por México, desde los sistemas de un Municipio, Un Estado y el mismo sistema Federal.

  3. Efrén G. Suárez Rojas dice:

    Un elemento más para esa bola de nieve de la corrupción. Cómo podremos encontrar un país de paz? Con quiénes? Si la Justicia, los organismos de control, los estamentos políticos, las fuerzas armadas y hasta en las iglesias -diversos credos-, no tienen equilibrio moral y ético, qué se pede esperar de una sociedad en miseria? ¿Impunidad? Veamos este artículo.

  4. saulo dice:

    A simple vista parece que la justicia funciona, pero no. Somos muchos los que hemos sido victimas de la in-justicia. Se palpa la corrupcion. Los secretarios de juzgado saben lo que les toca. Pero que se puede esperar de un empleado mal remunerado? No queda sino sentarnos a ver pasar el rio de la corrupcion.

  5. John C dice:

    En este país nos hemos acostumbrado a esto, y para desgracia de la mayoría no se vislumbra una solución ni a corto ni a largo plazo. Estamos invadidos de dirigentes corruptos incapaces de gobernar con honestidad y justicia, es decir, estamos llevados del que nos trajo.

  6. Deisy Cruz dice:

    es la verdad, no solo la justicia, si nos percatamos del gobierno en general nos damos cuenta de que nuestro país no es mas que un agujero negro de corruptos, que simplemente se aprovechan de los menos desfavorecidos. por eso estamos como estamos, mendigando y conformándonos con un simple subsidio familiar.

  7. David Quiroga C dice:

    Lamentablemente es un diario acontecer, personalmente dentro de un proceso hipotecario teniendo la Ley a mi favor, los que aplican la Justicia fallaron en mi contra, favoreciendo a una entidad bancaria que como en estos casos termina imponiendo su posición dominante.

  8. José Villa dice:

    Esta es una triste, muy triste realidad.
    En Colombia casi todos creemos en Dios y para todo lo invocamos, pero parece que Colombia en la realidad es idólatra, pues el verdadero dios de Colombia es la Corrupción. Este dios a la hora del té, desplaza al Dios de la Biblia.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.