Valoración posterior propiedad, planta y equipo. Depreciación (III)

DEPRECIACIÓN SISTEMÁTICA

Aspectos generales (párr. 41 y 42):

La depreciación que sobre un bien se practica, a lo largo de su vida útil, debe reflejar el consumo de los beneficios económicos que el activo incorpora.

El montante de la depreciación anual debe ser reconocido como un gasto del ejercicio, a menos que dicho valor se incluya como componente del valor contable de otro activo.

Factores que influyen en una disminución de los beneficios económicos (párr. 43):

  • Uso del activo por la empresa.
  • El deterioro físico por su utilización y programas de cuidados al que esté sometido.
  • La obsolescencia técnica derivada de los cambios y mejoras en la producción, o bien de los cambios de la demanda del mercado.
  • Los límites legales al uso del activo.

Vida útil (párr. 44):

  • La estimación de la vida útil es una cuestión de criterio, basado en la experiencia que la empresa tenga con activos similares.
  • Este valor debe ser revisado por la empresa periódicamente, ya que al tratarse de un valor estimado puede suceder que este no se corresponda con la nueva realidad del bien. Estos casos darían lugar a unos ajustes en los cargos a resultados del ejercicio corriente y futuros. 

Base depreciable (párr. 46):

  • La base depreciable se determina deduciendo del valor del bien su valor residual, pero siempre que éste sea significativo.
  • Además deberemos tener en cuenta el criterio de valoración elegido:
  • Para el preferente, el valor residual será estimado en el momento de la adquisición del bien y no se incrementará en ejercicios posteriores.
  • Se optó por el tratamiento alternativo, se llevará una nueva estimación del mismo a fecha de cada revalorización.

Método de depreciación (párr. 47 y 48):

  • Existe una gran variedad de métodos de depreciación para distribuir la base de depreciación a lo largo de la vida útil del activo.
  • El método de depreciación aplicado deberá ser objeto de revisión periódica, y si se aprecian cambios significativos en el patrón esperado de generación de beneficios económicos de estos activos, deberá cambiarse el método para que refleje el nuevo patrón.
  • Contablemente, la depreciación es reconocida anualmente como un gasto del ejercicio. Si se producen cambios en el método de depreciación, se ajustarán contablemente los cargos por depreciaciones del ejercicio corriente y futuros.

EJEMPLO 2: 

La sociedad “CALAMONTE” compra un edificio por un valor de 35.000 u.m., correspondiendo 5.000 al valor del terreno sobre el que se alza. La vida útil estimada es de 30 años. Cada 10 años, realiza la renovación de la instalación eléctrica que tiene un costo de 9.000.

Solución:

De acuerdo con la NIC 16, en la contabilización del bien no hay que hacer ninguna distinción, aunque en las notas se indicarán los valores, sistemas contables y depreciaciones de cada una de las partes. Por la adquisición del edificio haremos:

Ahora bien, a la hora de realizar las depreciaciones, existen dos partes, la de la instalación eléctrica, con una vida útil de 10 años, y el resto del edificio, con una vida útil de 30 años, y cada una se deberá depreciar separadamente. Pero, ¿qué ocurre en el año 10? Pues que una de las partes, la de la instalación eléctrica, ha llegado al final de su vida útil, por lo que la daremos de baja y procederemos a instalar otra, con la misma duración.

Por lo tanto, a la hora de depreciar, distinguiremos dos elementos, el edificio propiamente dicho y la instalación eléctrica, cada uno con su cuota:

Cuota anual: (21.000/30) + (9.000/10) = 700 + 900 = 1.600 u.m.

Cada 10 años, realizaremos la baja de la instalación eléctrica antigua y el alta de la instalación eléctrica nueva, por un importe de 9.000 u.m. El esquema del gasto es el siguiente:

Conceptualmente, esta operación es mucho más clara y más lógica, aunque provoca problemas evidentes a la hora de la estimación del costo de cada una de las partes. Por otro lado, observamos que en el año 1, el costo total imputado es de 1.600 (900 + 700), mientras que si utilizamos otro método, sin diferenciar los distintos componentes, el costo sería de sólo 1.000 u.m. por la depreciación a lo largo de los 30 años, y cada 10 años se incurrirá en un gasto de 9.000 (esta diferencia de costo se compensaría en el año 10 y el 20).

El registro contable de la depreciación será:

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.