Valoración Propiedad, planta y equipo. Tratamiento de los Intereses (II)

LA CAPITALIZACIÓN DE LOS COSTOS FINANCIEROS

Como criterio alternativo permitido el IASB señala que los costos financieros que se deriven de los activos que requieren de un determinado período de tiempo para que adquieran condiciones de uso, pueden ser objeto de incorporación como mayor valor del mismo. En suma, la condición básica para posibilitar la capitalización de los costos financieros es que exista un desfase temporal, más o menos dilatado, entre la fecha de incorporación de costos al activo y la fecha en la cual éste adquiere capacidad para entrar en funcionamiento. El IASB utiliza una denominación especial para estos activos, cual es, la de activos cualificados. En concreto, el párrafo 11 de la NIC 23 señala que los costos por intereses que sean directamente atribuibles a la adquisición o construcción de activos cualificados deben ser capitalizados formando parte del valor del activo. No obstante, la incorporación de costos financieros a PPE, estará sujeta a los criterios de reconocimiento.

En resumen, puede señalarse cuatro características esenciales que han de darse para que la capitalización de costos financieros pueda tener lugar:

  • Los costos financieros en los que se incurra deben estar vinculados a un elemento de PPEl.
  • Este elemento material debe ser cualificado.
  • Este elemento material debe generar beneficios en el futuro.
  • Los costos financieros pueden ser evaluados  con cierta fiabilidad.

De este planteamiento surge el hecho de que se convierte como condición indispensable para la capitalización de los gastos financieros, que se traten de gastos que se deriven directamente bien de la adquisición bien de la producción de un bien material, entendiéndose que los gastos financieros son atribuibles a PPE siempre y cuando se podrían haber evitado si la empresa no hubiese realizado ningún desembolso en el mismo. La cuestión particular que surge de aquí es que aparentemente se requiere de una estricta relación de causalidad entre la fuente financiera que genera los costos financieros y el activo cualificado. En ocasiones esa relación de causalidad será fácilmente identificable en la medida que la empresa obtiene una deuda específica con el único de fin de financiar la adquisición o construcción del bien material, lo que implica que la identificación de los costos financieros que pueden ser objeto de capitalización resulta un ejercicio de fácil resolución.

No obstante, en otras ocasiones la identificación de esa relación de causalidad resulta más compleja, señalando la NIC 23 una serie de situaciones donde la relación entre cargas financieras y activo cualificado resulta menos nítida. Por ejemplo cuando la actividad de la empresa está centralizada  de manera que el departamento financiero obtendrá la financiación general requerida para la actividad de la empresa, lo que implicaría en suma que no existe una fuente de financiación específica para el activo cualificado.

En cualquier caso cabe resaltar que el hecho de que no exista una relación causa-efecto entre deuda y activo cualificado no implica que los costos financieros no puedan ser incorporados como mayor valor del activo, dado que la empresa podría haber evitado los costos financieros, aun cuando no deriven de deudas específicas, a través de la cancelación de las deudas, por lo que bajo esta consideración los costos financieros resultan capitalizables. No obstante, la existencia de deudas genéricas simplemente requerirá de una serie de criterios específicos que permitan determinar el importe de los costos financieros que pueden ser objeto de capitalización, dado que en estas situaciones  al no existir una deuda única no existirá igualmente un único tipo de interés que resulte fácilmente identificable y valorado con fiabilidad.

MÁS SOBRE

Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Siéntase libre de opinar

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces. Si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador. Por último, trate de no escribir en mayúscula sostenida, resulta muy difícil leerle.