A propósito del salario mínimo

Es una realidad que una familia promedio, de 4 personas, de estrato uno, no puede sobrevivir con un ingreso igual al del salario mínimo. El valor de su canasta familiar, según analistas, es prácticamente el doble. Tiene lógica.

Es también un hecho, que el % de trabajadores asalariados frente a los informales, es prácticamente igual si no mayor, y que a la mayoría de éstos no les llega hoy un ingreso similar al salario mínimo.

Creo que ni el autor ni la gente del común, que tiene lo que no tienen en general los economistas - que es sentido común, - acepta que el salario o ingreso mínimo, de un trabajador o un informal, pueda ser menor que el valor de la canasta familiar promedio para el estrato 1.

Respecto al nivel del salario mínimo, parece lógico que mas salario mínimo para un número de beneficiarios ( empleados ) que de todos modos no es pequeño, implica mas consumo ( inclusive de los productos generados por los informales que por ello recibirían mayor ingreso y a su tuno consumirían mas generándose un círculo virtuoso)

¿No dicen los economistas que el consumo es el motor de la economía? ¿Y que su impacto sobre el PIB y el desarrollo es mayor que el de la inversión?

Hoy día – es observable sin que tanta estadística sea necesaria para afirmarlo - en razón al desarrollo tecnológico, tanto en las empresas de manufactura como en las de servicios, el salario mínimo, y en general el salario, es un componente cada vez menor del costo empresarial.

¿Cuánto era hace 30, 20, 10 años el salario como % del costo empresarial? ¿Y cuanto es hoy? (Si alguien puede aportar la información sobre un estudio serio sobre el tema, se le agradecería)

Por qué tanta dureza sobre el tema en el sector empresarial? En los economistas? En el gobierno?

Nos asustan con que entre más alto sea el salario mínimo, mas alta será la pérdida de empleo y más baja la competitividad.

Muy difícil de creer. Parecen más reclamos de quien quiere todo para sí.

Quizás la eliminación de los injustificados recargos a la nómina, que son ciertamente un impuesto disfrazado para propósitos que quizás no sean hoy tan importantes como lo fueron antes ( darle dinero a las cajas de compensación para que financien sus clubes “ populares”?) , si sea una cosa necesaria y de mucho mas impacto que incrementar el salario mínimo y que haber eliminado los beneficios a la reinversión en activos, que es fuente de productividad y competitividad, que a su turno genera empleo y trabajo, y consumo, y que discutir y reclamar tan aguerridamente por unos pocos pesos de salario mínimo.

No es fácil entender estos temas.

El pequeñísimo e insuficiente incremento adicional del salario mínimo decretado el pasado 11 de Enero por el gobierno, rodeado de los lamentos, gimoteos y predicciones de hecatombe del sector empresarial y del sector sindical, cada uno respecto de sus representados y su situación, y los recientes decretos sobre empleo, son sin embargo un mensaje claro del Presidente al país, de que si bien apoyará la generación de empresas nuevas y de empleo con medidas fiscales, considera la situación de ingreso de los trabajadores, que en todo caso han perdido este año, frente a los anteriores, capacidad adquisitiva de éste.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.