¿A qué régimen de pensión me afilio?

Por

Cuando una persona inicia su vida laboral y en consecuencia inicia a cotizar al sistema de pensiones, surge la inquietud respecto a cuál de los dos sistemas existentes a filiarse.

En Colombia existen dos regímenes de pensión: El Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad y el Régimen Solidario de Prima Media con Prestación Definida. El primero es administrado por los fondos privados de pensión y el segundo por el Instituto de seguros sociales.

Consulte:

Empecemos con el sistema en el que los recursos son administrados por el estado.

El régimen solidario de prima media con prestación definida, es un sistema en el que los aportes del afiliado van a un fondo común con el cual se paga a los actuales pensionados. Cuando usted se pensione, su pensión será pagada con los aportes que realicen los demás trabajadores.

En este sistema para acceder a la pensión se requiere cumplir dos requisitos: Edad y semanas de cotización.

Esto quiere decir que si se cumple la edad y no se tienen las semanas mínimas cotizadas, no se tiene derecho a la pensión.

En ese caso el afiliado puede seguir cotizando hasta completar las semanas mínimas.

Si el afiliado tiene las semanas mínimas cotizadas pero no ha cumplido la edad, no se puede pensionar hasta que cumpla la edad.

Por ejemplo, se puede dar el caso en que un hombre a los 50 años ya haya completado las semanas mínimas de cotización pero tendrá que esperar hasta que cumpla 62 años.

Consulte: Requisitos para obtener la pensión de vejez.

El Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, es un sistema en el que los aportes no van a un fondo común sino a una cuenta individual que conforman un patrimonio autónomo. Es como una cuenta de ahorros o un CDT. Los recursos se acumulan igual que los rendimientos financieros que produzcan.

En este sistema no hay requisitos de edad ni de semanas cotizadas para acceder a la pensión. El único requisito es que en la cuenta individual haya suficiente dinero para financiar la pensión equivalente como mínimo a un 110% del salario mínimo reajustado con el IPC según lo contempla el artículo 64 de la ley 100 de 1993.

Es por ello que en este sistema se permite hacer aportes voluntarios, pues ello facilita acumular la mayor cantidad de dinero posible con el fin de alcanzar el capital mínimo para financiar la pensión.

Algo  a tener en cuenta  en este sistema, es que no todos los 16 puntos porcentuales de cotización van a la cuenta individual, ya que hay que destinar  varios puntos porcentuales para pagar el seguro que cubra la pensión en caso de muerte o invalidez, para el fondo de garantía de pensión mínima, para el fondo de solidaridad y para una comisión que cobra el fondo de pensiones por gestionar el dinero depositado en la cuenta individual, de suerte que a esta cuenta sólo llegan 11.5 puntos porcentuales.

Por ejemplo, si se cotiza sobre $1.000.000, el 16% de cotización equivale al $160.000, pero a la cuenta individual que es la que financiará la pensión en un futuro, sólo llegarán $115.000, lo que hará que se requiera más tiempo para completar el capital mínimo para financiar la pensión.

Consulte: ¿Cuando usted cotiza a un fondo de pensiones privado a donde va su dinero?

Adicionalmente, la pensión se financiará con mayor facilidad en la medida en que los recursos de la cuenta individual sean rentabilizados por el fondo que los administra, y la ley ha establecido que los fondos deben garantizar un rendimiento mínimo que por lo menos cubra la desvalorización del dinero por cuenta de la inflación. Si la rentabilización no es suficiente, el fondo sólo crecerá con los nuevos aportes y a ese ritmo pasarán muchos años antes de tener capital suficiente para financiar una pensión decente.

Uno de los argumentos que utilizan los que están a favor o en contra de uno u otro sistema, es el manejo que hagan  a esos recursos.

Algunos afirman que los fondos de pensiones en un futuro cercano o lejano, pueden quebrar y desaparecer con todo nuestro dinero justo cuando estemos a punto de pensionarnos. Eso es posible, de hecho ya sucedió en los estados unidos recientemente con la crisis financiera, donde miles de ancianos perdieron su pensión en Wall Street. Pero la ley en Colombia establece que en caso que los fondos privados no respondan por la pensión, el estado la garantizará, de suerte que por ese lado no debería existir preocupación.

Lo mismo pasa con el seguro social. Muchos argumentan que el dinero se lo roban. También es cierto. Con el dinero del seguro social se han financiado campañas políticas, apartamentos en Miami Beach y hasta botellas de Whisky de medio millón, pero en todo caso, al igual que en los fondos privados, el estado garantizará la pensión, aunque para ello haya que realizar unas cuantas reformas tributarias.

Estos sin duda son rasgos muy generales de cada uno de los sistemas, pero pueden dar una idea general de por dónde empezar para luego elegir un régimen que se ajuste a nuestras expectativas.

¿Pero a cuál régimen me afilio?

Eso depende del ingreso base de cotización.

Los fondos privados son ideales para quienes cotizan sobre salarios altos, pues en un tiempo razonable pueden acumular el capital suficiente para financiarse una pensión decente.

Colpensiones es ideal para las personas de bajos ingresos, pues no importa cuánto dinero aportes, pues lo que importa es el tiempo y la edad.

Una persona con bajos ingresos matemáticamente nunca alcanzará a reunir el capital suficiente para pensionarse en un fondo privado, por lo que no es recomendable que se afilie a uno.

Conozca nuestra Guía Laboral 2018

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.