¿A quién le corresponde elaborar el presupuesto en una propiedad horizontal?

Toda propiedad horizontal debe realizar un presupuesto anual de ingresos y gatos. ¿A quién corresponde esta obligación? ¿Quién es el responsable de su elaboración?

La ley 675 del 2001 se encarga de fijar taxativamente quien o quienes han de elaborar el  presupuesto y presentarlo a consideración de la asamblea general quien debe aprobarlo o improbarlo.

El artículo 38 de la referida ley que trata de las funciones de la asamblea general de propietarios dice en su numeral 2:

Aprobar o improbar los estados financieros y el presupuesto anual de ingresos y gastos que deberán someter a su consideración el Consejo Administrativo y el Administrador.

Por su parte el artículo 51 de la misma ley que trata sobre las funciones del administrador dice en el numeral 1:

Convocar a la asamblea a reuniones ordinarias o extraordinarias y someter a su aprobación el inventario y balance general de las cuentas del ejercicio anterior, y un presupuesto detallado de gastos e ingresos correspondientes al nuevo ejercicio anual, incluyendo las primas de seguros.

Y en el numeral 4:

Preparar y someter a consideración del Consejo de Administración las cuentas anuales, el informe para la Asamblea General anual de propietarios, el presupuesto de ingresos y egresos para cada vigencia, el balance general de las cuentas del ejercicio anterior, los balances de prueba y su respectiva ejecución presupuestal.

De las normas transcritas se evidencia que es al administrador  a quien corresponde presentar el presupuesto anual, y es de este la responsabilidad de la elaboración.

Ahora bien, lo anterior no significa que el administrador no pueda delegar la elaboración o preparación del presupuesto, pero la responsabilidad será en todo caso suya, y es este quien debe presentar  el presupuesto a consideración de la asamblea para su aprobación.

Quien no puede y no debe elaborar el presupuesto, y por consiguiente no se le puede delegar para que lo prepare, en nuestro criterio es el revisor fiscal, pues entre sus funciones no está el preparar el presupuesto. Sus funciones no son otras que las de vigilar, auditar, controlar o fiscalizar, nunca elaborar el presupuesto que es del resorte exclusivo de la administración, y hacerlo de cierta forma está participando en algo que por la naturaleza misma de la revisoría fiscal no le está permitido.

El presupuesto tiene connotaciones muy diferentes a los estados financieros, puesto que estos simplemente reflejan  una realidad económica producto de unas decisiones administrativas, por tanto el revisor fiscal puede prepararlos, pero en el caso del presupuesto no, puesto que este  implica ejecutar, tomar decisiones en qué se gasta, o cómo se obtienen ingresos, y bien sabido es que el revisor fiscal no puede participar en la toma de decisiones administrativas de ninguna forma. A lo sumo puede participar como asesor y/o consultor, nunca como asignador de partidas económicas que es lo que implica elaborar un presupuesto.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. Eloisa Perea dice:

    Desafortunadamente la ley 675/2001, le otorgó excesivas facultades al administrador de propiedad horizontal, que abrió las puertas al abuso cuando el ejercicio de dicho cargo recae en personas inescrupulosas y en el mejor de los casos ignorantes, y cuando se da la indebida e inmoral alianza entre el administrador y los miembros del consejo de administración, se crea un verdadero mostruo despótico y autoritario, que de manera impune desconocen los derechos de los copropietarios y hasta su dignidad. Ésto es posible especialmente en conjuntos residenciales integrado por pocas unidades pero con un consejo de administración muy numeroso, pues se crea una mayoría sólo con los coeficientes del administrador y los miembros del consejo, y así hacen y deshacen a su antojo ante la mirada impotente de una minoría atropellada y avasallada. Es la triste realidad del Edificio Complejo Milán, en Barranquilla, para mi infortunio formo parte de esa desdichada minoría.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.