¿A quiénes se puede adoptar?

Recogiendo las múltiples inquietudes planteadas por nuestros amables visitantes tanto a través del blog, como en la consulta profesional, en cuanto, en tratándose de menores de edad, a quienes se puede adoptar, estableceremos como el sentido legal de la adopción, no es otro que el crear entre adoptante y adoptado, una línea de parentesco legal de naturaleza civil, distinto en esencia pero igual en derechos al surgido del parentesco natural de sangre, de tal forma que por el momento diremos, que con la adopción, no obstante filosofía del ICBF en cuanto que “… no se intenta buscar un niño para la familia sino una familia para el niño…”, esta familia, en su significancia cierta, no puede desligarse de la noción legal, medica, ética, y lógica -asi ahora se considere desactualizada-, de estar, en principio estricto, integrada por un hombre y una mujer, esto es, en el sentido de darle al niño, un núcleo familia  de padre y madre, aunque la misma ley precisa algunas excepciones a favor de personas solas, pero todas formas, siendo repetitivos, un vínculo parental de descendencia.

De esta forma, regla el Artículo 63 de la Ley 1098 de 2006, que, solamente podrán adoptarse:

  • Niños en declaratoria de adoptabilidad
  • Niños cuya adopción hubiese sido consentida previamente por sus dos padres
  • Niños cuya adopción haya sido autorizada por el defensor de familia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, cuando no se encuentre en situación de adoptabilidad y carezca de representante legal.
  • Al hijo de uno de los cónyuges o compañero (a) permanente, que podrá ser adoptado por el otro.

Amén de lo anterior, el Artículo 70, consagra una situación especial de adoptabilidad, respecto de los niños indígenas, con dos variables: cuando los adoptantes sean miembros de su propia comunidad, procederá de acuerdo con sus usos y costumbres, pero si los adoptantes son personas que no pertenecen a la comunidad del niño,  la adopción procederá mediante consulta previa y con el concepto favorable de las autoridades de la comunidad de origen, de acuerdo con lo establecido en la Ley 1098 de 2006.

Traemos a referencia la figura consagrada en el Artículo 69 de la Ley 1098 de 2006, bajo una decisión reservada exclusivamente al Juez de Familia, en cuanto que

“…Podrá adoptarse al mayor de edad, cuando el adoptante hubiera tenido su cuidado personal y hubiera convivido con él bajo el mismo techo, por lo menos dos años antes de que éste cumpliera los 18 años…”

De esta forma, enfatizamos para no llamar a equívocos, que siendo la adopción de niños, un vínculo parental civil similar al de sangre, este solo se estima en la línea de descendencia de padres a hijos, de tal suerte, que el abuelo puede no puede adoptar al nieto, así como el tío no puede adoptar al sobrino, y tampoco el primo puede adoptar a la prima, solo por citar tres ejemplos, ya que en estas líneas, el parentesco se encuentra establecido legalmente sin que pueda ser variado.

Al efecto puede consultarse este link.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.