A veces puede ser prudente tratar de evitar una ampliación del requerimiento especial

La administración de impuestos tiene la facultad para ampliar un requerimiento especial, y en ocasiones es prudente que el contribuyente trate de evitar que esto suceda.

La administración de impuestos en la ampliación del requerimiento especial, puede profundizar sobre los hechos ya incluidos en el requerimiento o incluir nuevos hechos.

Esto sucede cuando la administración de impuestos de alguna forma obtiene mayor información que le permite presumir o confirmar la existencia de hechos irregulares nuevos, información que no tenía cuando emitió el primer requerimiento especial.

Lo paradójico de la situación, es que esa nueva información puede provenir del mismo contribuyente en la respuesta que da al requerimiento especial, por lo que al redactar esa respuesta, se debe tener mucho cuidado en los términos, justificaciones o argumentaciones que se incluyen, puesto que sin proponérselo, el contribuyente puede estar dando pie a que se amplíe el requerimiento.

Existen dos casos muy puntuales que pueden dar lugar a una ampliación del requerimiento. En primer lugar, discutir algo indiscutible, defender lo indefendible. Esto puede llevar a la administración a profundizar en su investigación, a revisar más a fondo la contabilidad, los reportes de terceros y cualquier otra fuente de información de que dispone, lo que puede conducir a que la administración de impuestos descubra otros hechos sancionables.

Algunas veces la administración de impuestos no conoce todo del contribuyente, sólo detecta algunos hechos irregulares, y si el contribuyente se empeña en discutir, en no aceptar sus errores, puede conducir a que se le detecten otros. Si un contribuyente sabe que tiene muchos pecados y la Dian sólo lo ha requerido por algunos, debe apresurarse a corregir antes de que la administración se ponga en el trabajo de investigar a fondo.

Otra situación que puede conducir a que la administración de impuestos pueda ampliar un requerimiento, está dado en la equivocada respuesta del requerimiento especial. Por ejemplo, no es raro encontrar requerimientos especiales mal planteados, invocando una sanción no aplicable a determinado hecho irregular. Requerimientos que se equivocan en su argumentación jurídica u otras falencias que lo vician, etc. En estos casos, el contribuyente no debe realizar ninguna observación sobre esas situaciones en la respuesta del requerimiento, puesto que la administración de impuestos tendrá la oportunidad de ampliar el requerimiento y corregir esas fallas.

El contribuyente a veces olvida que quien emite o profiere un requerimiento especial, es un funcionario de carne y hueso con un determinado conocimiento y que se puede equivocar, así que si esto se da, no hay que darle la oportunidad a la Dian para que corrija sus equivocaciones en una ampliación del requerimiento especial.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.