Abuso en materia tributaria y la condición patrimonial

El artículo 122 de la ley 1607 de 2012 incluyó al ordenamiento tributario el concepto de abuso en materia tributaria. Doctrinantes de la talla de Paul Cahn Speyer-Wells han hablado de la cláusula general antiabuso y la falta de técnica legislativa, así como su inaplicabilidad en el futuro cercano.

Ahora bien, mas allá de las discusiones que suscita la cláusula. Es claro que de conformidad con el artículo 869 del estatuto tributario se debe estar inmerso en al menos tres de los cinco supuestos para considerarse abuso en materia tributaria.

Uno de los incisos del artículo 869 ET señala:

“Cuando, en los casos que involucran a personas jurídicas u otras entidades, y a personas naturales propietarias o usufructuarias de un patrimonio líquido por un valor igualo superior a ciento noventa y dos mil (192.000) UVT la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales pruebe plenamente la ocurrencia de 3 o más de los supuestos que se enuncian en el artículo 869-1 del Estatuto Tributario, el cuerpo colegiado o comité al que se refiere el parágrafo de este articulo podrá conminar al contribuyente para que, en ejercicio del derecho de defensa, controvierta la ocurrencia de dichos supuestos, o que pruebe cualquiera de las siguientes circunstancias: (…)” (subrayado propio)

El aparte resaltado ha traído al menos dos discusiones importantes. La primera, una tesis que señala que cuando se tenga un patrimonio líquido inferior independiente de que se trate de persona jurídica o persona natural NO se está en abuso en materia tributaria. La segunda, y que es la que nos interesa en este escrito, es determinar si la condición patrimonial es decir, los 192.000 UVT que señala la norma son una condición solo para las personas naturales o es aplicable igualmente a las personas jurídicas.

Si decimos que solo es aplicable a las personas naturales, entonces las personas jurídicas y demás entidades  con cualquier patrimonio podrán estar inmersas en las causales de abuso en materia tributaria. Pues bien, la DIAN mediante concepto 25473 de 2015 ha tomado y ha señalado lo siguiente:

Una vez examinada, destaca para este despacho el uso de la coma, signo de puntuación sobre el cual la Real Academia Española se pronunció indicando:

“coma2. Signo de puntuación (,) que indica normalmente la existencia de una pausa breve dentro de un enunciado. (...). No siempre su presencia responde a la necesidad de realizar una pausa en la lectura y, viceversa, existen en la lectura pausas breves que no deben marcarse gráficamente mediante comas. Aunque en algunos casos el usar la coma en un determinado lugar del enunciado puede depender del gusto o de la intención de quien escribe, existen comas de presencia obligatoria en un escrito para que este pueda ser correctamente leído e interpretado. A continuación se exponen los usos normativos de la coma.

  1. Usos lingüísticos.

(...).

1.2. Para separar o aislar elementos u oraciones dentro de un mismo enunciado.

1.2.1. La coma separa los elementos de una enumeración, siempre que estos no sean complejos y ya contengan comas en su expresión, pues, en ese caso, se utiliza el punto y coma (® punto y coma, 3a): (...).

Cuando la enumeración es completa o exhaustiva, el último elemento va introducido por una conjunción (y, e, o, u, ni), delante de la cual no debe escribirse coma:

(...).

Si la enumeración es incompleta y se escogen solo algunos elementos representativos, no se escribe conjunción alguna ante el último término, sino coma. La enumeración puede cerrarse con etcétera (o su abreviatura etc.), con puntos suspensivos (® puntos suspensivos, 2g) o, en usos expresivos, simplemente con punto:

(...).

1.2.2. Se separan mediante comas los miembros gramaticalmente equivalentes dentro de un mismo enunciado. Al igual que en el caso anterior si el último de los miembros va introducido por una conjunción (y, e, o, u, ni), no se escribe coma delante de esta:

(...).

No obstante, existen casos en que la conjunción sí puede ir precedida de coma (® 2).

(...)” (fuente: http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=V1EgcYbX4D61AWBBrd)

Luego, conforme lo reseñado previamente, es palmario que la circunstancia de ser propietario o usufructuario de un patrimonio líquido por un valor igual o superior a 192.000 UVT está prevista en el inciso 4º del artículo 869 del estatuto tributario únicamente para las personas naturales.” (Subrayado propio)

Queda claro entonces que la condición de que el patrimonio líquido sea superior a  192.000 UVT es solo aplicable a las personas naturales.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.