Acción de tutela en proceso de restitución de inmueble de única instancia

Cuando un arrendatario no cumple con las obligaciones derivadas del contrato de arrendamiento el arrendador puede iniciar un proceso judicial en procura de que el juez ordene la restitución del inmueble, proceso que en algunos casos es de única instancia, y si el juez llegare a fallar en contra del arrendador quedándose este sin otro medio de defensa, puede recurrir a la acción de tutela por violación del debido proceso.

Igualmente el arrendatario puede hacer uso de la acción de tutela si considera que el fallo que lo afecta fue violatorio de la ley y de sus derechos.

La acción de tutela tiene posibilidades de prosperar si en efecto el juez de única instancia violó el debido proceso en la medida en que haya actuado contrario a la ley o las pruebas presentadas.

Procesos de restitución de inmueble de única instancia

No todas las demandas de restitución de inmuebles son de única instancia. Veamos cuáles son.

El código general del proceso (antiguo código de procedimiento civil), en el numeral 9 del artículo 384 dice:

«Única instancia. Cuando la causal de restitución sea exclusivamente la mora en el pago del canon de arrendamiento, el proceso se tramitará en única instancia.»

Si la causal de restitución alegada en la demanda obra única y exclusivamente sobre la mora o no pago del arrendamiento, entonces será un proceso de única instancia.

Si en la demanda se alegan otras causales, o la mora en la pago más otras causales, ya no es un proceso de única instancia.

Procedencia de la acción de tutela contra la sentencia de única instancia

Como se dijo al inicio del escrito, si en la sentencia de única instancia el juez desconoció la ley de forma flagrante, o dejó de observar alguna prueba que de haberse valorado debidamente hubiera cambiado el sentido del fallo, entonces procede la acción de tutela por violación del debido proceso.

Pero se debe tener presente que en el proceso, quien alegue la violación del debido proceso, debe haber ejercido el derecho que tiene a la defensa, lo que es especialmente importante para el demandado, pues este debe cumplir unos requisitos para poder ejercer ese derecho como es el contenido en el inciso 2 del numeral 4 del artículo 384 del código general del proceso que dice:

«Si la demanda se fundamenta en falta de pago de la renta o de servicios públicos, cuotas de administración u otros conceptos a que esté obligado el demandado en virtud del contrato, este no será oído en el proceso sino hasta tanto demuestre que ha consignado a órdenes del juzgado el valor total que, de acuerdo con la prueba allegada con la demanda, tienen los cánones y los demás conceptos adeudados, o en defecto de lo anterior, cuando presente los recibos de pago expedidos por el arrendador, correspondientes a los tres (3) últimos períodos, o si fuere el caso los correspondientes de las consignaciones efectuadas de acuerdo con la ley y por los mismos períodos, a favor de aquel.»

Frente a este tema consideramos oportuno transcribir apartes de la sentencia T. No. 23001-22-14-000-2013-00015-01, del 17 de mayo de 2013 de la sala civil de la Corte suprema de justicia:

«La solicitud de amparo procede sólo si no existe algún medio ordinario de resguardo judicial, y no puede ser utilizado a efecto de suplantar los establecidos para tal propósito en el ordenamiento jurídico, como tampoco para subsanar las consecuencias derivadas de no haber actuado en oportunidad, lo que de suyo, hace inadecuada la petición invocada, toda vez que, como lo ha venido sosteniendo esta Corporación, en tratándose de instrumentos dirigidos a la preservación de los derechos, el medio idóneo de protección es, por excelencia, el proceso y, por tanto, a nadie le es dable aducir que careció de posibilidades de defensa, si gozó de la ocasión para ejercerla y no lo hizo; por lo demás, es palmario que esta acción no se puede activar según la discrecionalidad del interesado.»

Resulta evidente que si el demandado dejó cursar el proceso sin haber ejercido el derecho a la defensa en los momentos procesales en que tuvo la oportunidad para hacerlo, no puede pretender que por vía de la tutela se le releve de las consecuencias de su propia inacción.

Sobra decir que si el proceso no es de única instancia quien haya perdido la demanda tiene la posibilidad de apelar o recurrir la sentencia ante la segunda instancia, de manera que la acción de tutela no procederá sino hasta que falle la  última instancia cuando ya el afectado se queda sin mecanismos para hacer valer sus derechos que cree vulnerados.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. uriel chica dice:

    buenas noches, que publicaciones tienen ?

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.