Acto administrativo que inscribe de oficio a una sociedad como contribuyente del impuesto de industria y comercio es demandable

Por

El acto administrativo proferido por la autoridad tributaria municipal o distrital en el que inscribe a una sociedad o persona como contribuyente del impuesto de industria y comercio, puede ser demandado ante la justicia administrativa.

Si bien las administraciones territoriales tienen la facultad para actuar de oficio cuando consideran que una sociedad o una persona son contribuyentes del impuesto de industria y comercio, dicha facultad no impide que los actos administrativos derivados de ella sean objeto de control por parte de la jurisdicción contencioso administrativa si el contribuyente recurre a ella.

Al respecto dijo la sección cuarta del Consejo de estado en sentencia 17264 del 5 de mayo de 2011 con ponencia del magistrado Hugo Fernando Bastidas Bárcenas:

En el presente caso, la actuación administrativa se inició de oficio por la Administración municipal y culminó con la expedición de un acto administrativo expreso de certificación y registro, en el cual, la administración decidió crear una situación jurídica concreta a cargo de la actora, con efectos jurídicos evidentes.

(…)

Es decir, inició una actuación administrativa de oficio, que dio lugar a la expedición de un acto administrativo que produce los efectos de reconocer, para la sociedad, la sujeción del impuesto de industria y comercio por las actividades que realiza en la jurisdicción municipal y de tenerla dentro del censo de los contribuyentes que realizan la actividad gravable de industria y comercio. Al considerarse a la sociedad como sujeto pasivo del impuesto, ésta tiene que cumplir con todas las obligaciones sustanciales y formales propias del tributo.

Continúa diciendo la sala:

Para la Sala, no es cierto, como lo dice la demandada, que la matrícula oficiosa era una simple información, una actuación inicial que impulsaba el proceso liquidatorio, pues el proceso liquidatorio hace parte de otra actuación administrativa tributaria, que no inicia con el acto de inscripción en la matrícula, sino que puede iniciarse en cumplimiento de un deber legal, con la presentación de la declaración tributaria o, de oficio, con un emplazamiento para declarar, por ejemplo. En consecuencia, no se puede considerar que el acto de registro demandado sea un mero acto de trámite, pues es un acto administrativo definitivo sujeto a control judicial como lo decidió el Tribunal.

Y debe ser así porque de lo contrario cualquier municipio caprichosamente podría inscribir como contribuyente a quien se le ocurriera y el afectado no tendría más remedio que seguir cumpliendo con las obligaciones propias de todo contribuyente.

Este criterio cobra relevancia por la dificultad que existe para determinar la territorialidad del Ica, debido a que en algunos casos resulta muy difícil determinar en qué lugar se generan los ingresos, y el mejor lugar para dilucidar la situación es precisamente ante un tribunal administrativo.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión? Manténgase Informado.