¿Al tenor del artículo 777 del estatuto tributario el revisor fiscal certifica o dictamina?

En un documento anterior hablamos sobre los efectos que una contabilidad no llevada en debida forma tiene sobre las certificaciones expedidas por el contador público o revisor fiscal, que según el artículo 777 del estatuto tributario constituyen prueba contable.

Han surgido inquietudes respecto a si se debe especificar que los revisores fiscales no certifican sino que dictaminan, y que los contadores no dictaminan sino que certifican.

Las anteriores inquietudes son válidas, pero en un contexto legal diferente, no en el tributario puesto que la norma habla expresamente de certificación, ya sea que la expida el revisor fiscal o el contador público:

«La certificación de contador público y revisor fiscal es prueba contable. Cuando se trate de presentar en las oficinas de la Administración pruebas contables, serán suficientes las certificaciones de los contadores o revisores fiscales de conformidad con las normas legales vigentes, sin perjuicio de la facultad que tiene la administración de hacer las comprobaciones pertinentes.»

El artículo 777 del estatuto tributario se refiere expresamente a certificaciones, y generalmente son  certificaciones sobre aspectos concretos que se pretenden probar, y en ningún caso tendrían la naturaleza de dictamen, aunque fuere expedido por un revisor fiscal.

Por ejemplo, es posible que el contador público o el revisor fiscal deban certificar cuál fue el tratamiento que se le dio a la provisión de cartera, o a la depreciación de activos. Son situaciones específicas las que se necesitan certificar y probar, de allí que no se le pueda dar una connotación diferente, pues por su naturaleza, características y objetivos, no tienen el alcance de un dictamen, y aunque excepcionalmente la pudieran tener, la norma tributaria las ha llamado simplemente certificaciones.

Recordemos que generalmente una prueba contable es concreta, específica, no general y universal, caso en el cual sí se debe hablar de dictamen o certificación, según sea el contador público o el revisor fiscal. Por último, recordar que un dictamen es básicamente una opinión, que no es lo mismo que una certificación.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.