Algunos llaman a la crisis financiera actual como la crisis ninja, ¿por qué?

La actual crisis financiera ha sido llamada por algunos autores como la crisis Ninja, algo que en principio nada tiene que ver con los Ninjas japoneses de siglos anteriores, pero que podrían tener algún parecido.

La palabra Ninja, dentro del contexto de la crisis financiera, está formado por las iniciales de la frase en ingles “no income, no job, no assets”, que traducido al español sería algo como “sin ingresos, sin trabajo, sin bienes”.

Bien, resulta que como ya lo habíamos expuesto hace un tiempo, todo el problema parece haberse originado por que los bancos, buscando rentabilizar mejor sus activos, decidieron otorgar unas hipotecas denominadas como subprime o basura, hipotecas de alto riesgo que precisamente fueron otorgadas a los famosos Ninjas gringos.

Si, los bancos tomaron la decisión de prestar dinero a personas sin ingresos, sin trabajo y sin bienes [los famosos Ninja], lo que naturalmente representa un gran riesgo y ya sabemos que cuando se corren altos riesgos se pueda ganar mucho o perder mucho. Claro, en principio ganaron mucho y eso los llenó de euforia y confianza, pero luego perdieron mucho, mucho, al igual que perderemos nosotros, pues basta con mirar los últimos indicadores económicos como desempleo y crecimiento del PIB.

Luego esas hipotecas fueron a parar a mano de inversionistas dispersos por todo el mundo, de modo que cuando los Ninjas, al no tener ingresos, trabajo o bienes con que garantizar esa deuda, no pagaron esas hipotecas y todos esos inversionistas perdieron su dinero, o como mínimo, buena parte de él, estos optimistas y tal vez especuladores inversionistas perdieron su dinero.

Estos “hábiles” inversionistas que adquirieron las inversiones compuestas por este tipo de hipotecas, no tienen ni idea cuales son las hipotecas que corresponden a los famosos Ninjas, igual como sucedía en el antiguo Japón, donde era casi imposible lograr identificar un Ninja que podría estar presente en cualquier parte.

No conocer de que está compuesta una inversión, no saber si allí tenemos un Ninja colado, o cuantos, sí que es un grave problema, puesto que nadie comprará un paquete del que no conoce su contenido, por lo que quien lo tenga en la mano, podrá enmarcarlo o regalarlo en alguna fiesta de cumpleaños o de matrimonio, porque con seguridad le será imposible conseguir un desconfiado inversor alertado por todo este escándalo.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.