Aportes a pensión y riesgos profesionales en la suspensión del contrato de trabajo

En opinión del ministerio de salud y seguridad social, no hay lugar al pago de los aportes a pensión y riesgos profesionales cuando el contrato de trabajo se encuentra suspendido.

En cuanto a los aportes a salud, la norma es clara en que se deben seguir realizando en la forma que lo contempla el decreto 806 de 1.998 en su artículo 71, pero respecto a los aportes a pensión  y riesgos profesionales, la ley nada dice por lo que el ministerio ha interpretado que no existe tal obligación.

Es así como mediante concepto 34658 del 27 de junio de 2010, expresó dicho ministerio:

En cuanto al pago de aportes a los Sistemas de Pensiones y Riesgos .Profesionales, debe señalarse que la forma como se dará cumplimiento a esa obligación frente al trabajador al que temporalmente se le suspende el contrato no ha sido reglamentada, siendo esa la razón que nos lleva a concluir que frente a la no prestación del servicio que origine el pago de un salario, no es viable efectuar cotizaciones al Sistema General de Pensiones y al Sistema de Riesgos Profesionales, aspecto este que consideramos incluye la no obligatoriedad de pagar el porcentaje de solidaridad en materia pensional.

El criterio antes expuesto ha sido compartido igualmente por la entonces Dirección General de Seguridad Económica y Pensiones del Ministerio de la Protección Social, la cual en comunicación 103464 del 15 de mayo de 2005, aún vigente, en uno de sus apartes expresó:

“… Ahora bien, el artículo 53 del Código citado, precisa cuáles son los efectos de la suspensión del contrato de trabajo:

“ARTICULO 53. EFECTOS DE LA SUSPENSIÓN. Durante el período de las suspensiones contempladas en el artículo 51 se interrumpe para el trabajador la obligación de prestar el servicio prometido, y para el empleador la de pagar los salarios de esos lapsos, pero durante la suspensión corren a cargo del empleador, además de las obligaciones ya surgidas con anterioridad, las que le correspondan por muerte o por enfermedad de los trabajadores. Estos períodos de suspensión pueden descontarse por el empleador al liquidar vacaciones, cesantías y jubilaciones. (Se resalta).

De la lectura del artículo 53 citado, se determina que los períodos de suspensión del contrato de trabajo no constituyen tiempos válidos para el reconocimiento pensional, pues expresamente se autorizaba al empleador a descontar los mismos para efectos de la jubilación.

(…)

En cuanto a los aportes a riesgos profesionales, resulta obvio que al estar suspendido el contrato de trabajo el trabajador no se expone a ningún riesgo, por lo que no hay nada que asegurar o proteger, haciéndose completamente innecesaria la cotización por dicho concepto.

En cuanto a los aportes a pensión, razón tiene el ministerio de la salud en que no existe norma alguna que contemple la obligación de seguir cotizando, y aunque podría pensare en la aplicación analógica de la norma que regula los aportes a salud, dicha posibilidad parece lejana y no ha sido considerada por ningún doctrinante.

Adquiera la Guía Laboral 2017 con el 40% de descuento.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.