Autorización para despedir al trabajador concedida por el inspector del trabajo se puede controvertir

En algunos casos el empleador no puede despedir al trabajador sin la autorización del inspector de trabajo, incluso si el despido es por una justa causa alegada por el empleador, como es el caso de los trabajadores en debilidad manifiesta, pero que el inspector de trabajo autorice el despido no significa que el trabajador quede impedido para alegar un despido injustificado.

Consulte: Actuaciones que deben surtirse para que el inspector de trabajo autorice el despido del trabajador.

En otras palabras, la autorización del inspector de trabajo no debe interpretarse como un sí definitivo al empleador y que en razón a ello el despido injustificado transite a cosa juzgada, por cuanto la decisión del empleador de despedir al trabajador, y la decisión del inspector de trabajo de autorizarlo pueden ser controvertidas por el trabajador ante un juez laboral.

Así lo advierte la sala laboral de la corte suprema de justicia en la sentencia de tutela de tutela  35607 del 22 de noviembre de 2011 con ponencia del magistrado Gustavo José  Gnecco Mendoza:

«En segundo lugar, se debe resaltar que el empleador del actor opuso una justificación para dar por terminado el contrato de trabajo, que fue puesta a consideración del Ministerio de la Protección Social. En la actuación administrativa adelantada por el Inspector de Trabajo, se siguió el procedimiento establecido legalmente para autorizar el despido de una persona con limitaciones, de acuerdo con lo previsto en la Ley 361 de 1997 y, en cualquier circunstancia, como se ha sostenido en anteriores oportunidades, no resulta procedente para el juez constitucional, por vía de una petición de amparo, revivir los debates jurídicos asumidos por el Ministerio de la Protección Social, en ejercicio de sus funciones de inspección, vigilancia y control, así como controvertir el fondo de sus decisiones, pues para ello existen otros procedimientos puestos al alcance de los interesados»

Luego prosigue la corte en la misma sentencia:

«En ese mismo orden de ideas, las conclusiones a las que pueda llegar el Inspector de Trabajo y las controversias relativas a la forma de terminación del contrato de trabajo deben ser discutidas ante el juez ordinario laboral, como se advirtió en las mismas resoluciones administrativas que autorizaron el despido y que no están en firme.

De tal modo, no puede afirmarse que el Inspector de Trabajo se haya abrogado competencias jurisdiccionales, pues el trabajador tiene a su alcance la acción ordinaria laboral, en la que puede pedir su reintegro, el pago de indemnizaciones y todas las demás acreencias laborales que reclama. Por ello mismo, la acción de tutela resulta improcedente, por la existencia de otros mecanismos para ejercer la defensa de los derechos fundamentales que se consideran conculcados.»

Resulta claro que la autorización que extienda el inspector de trabajo en nada afecta el derecho que tiene el trabajador de recurrir ante un juez laboral,  de manera que el trabajador puede perseguir que un juez laboral “tumbe” tanto la decisión del empleador de despedirlo como  decisión del inspector de trabajo de autorizar el despido.

La autorización del inspector de trabajo tiene sentido para el empleador en la medida en que cumple con el procedimiento fijado por la ley para desvincular al trabajador que goza de la llamada estabilidad laboral reforzada, y concedida la autorización el trabajador no puede demandar al empleador por violar su derecho a la defensa o el debido proceso, sin que la demanda será encaminada única y exclusivamente  a demostrar que el despido fue injustificado.

Recordemos que si el despido se hace por una justa causa pero sin la autorización del inspector de trabajo, el despido se torna en ilegal y las consecuencias pueden ser distintas a si el despido es injusto.

Consulte:

  1. Despido ilegal y despido injusto – Distinción
  2. Indemnización que se debe pagar a un trabajador discapacitado que se despide con la autorización del inspector de trabajo

Y esa es la razón por lo que dicha autorización resulta tan importante, y por supuesto que el inspector de trabajo evalúa las razones que el empleador expone para solicitar la autorización del despido, y si el inspector de trabajo lo autoriza, es porque comparte la opinión del empleador, pero ello no significa que esa decisión del inspector de trabajo sea definitiva, ni que se convierta en una prueba a favor del empleador y en contra del trabajador.

La autorización para despedir del inspector de trabajo simplemente reviste el despido de la formalidad  exigida por la ley  sin reconocer derechos definitivos y sin cercenar el derecho que el trabajador tiene para recurrir a la jurisdicción laboral.

Conozca sus derechos laborales como trabajador o empleador: Guía Laboral 2017.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.