Auxilio de rodamiento, vuelve y juega…

Un lector que se identifica con el nombre de Wilson Balanta nos hace la siguiente consulta:

“Es posible que la empresa reduzca el auxilio de rodamiento unilateralmente, es decir, sin consentimiento ni notificación a sus empleados?"

Pues bien, a pesar de que Gerencie.com no atiende consultas, esta vez se hace una excepción por considerar que el tema es de interés general y en los últimos días ha sido materia de análisis en esta página.

El problema comienza desde el momento en que se le asigna a ese pago el nombre de "auxilio de rodamiento".

Todos sabemos que en su sentido natural auxilio significa socorro, amparo, ayuda, etc., y que por tanto su noción está ligada al concepto de gratuidad,  entrega solidaria, aporte voluntario o regalo. Así las cosas, un auxilio de rodamiento sería un pago a título de mera liberalidad que se le haría al trabajador con el fin de ayudarle a cubrir los gastos que le demandan utilizar voluntariamente su vehículo para desplazarse durante el desempeño de sus labores, como sería el caso de que éste prefiriera movilizarse en su propio vehículo en lugar de utilizar el transporte urbano para ir de su casa al trabajo y viceversa.

Pero la situación es bien distinta cuando lo que se le entrega al trabajador corresponde a una contraprestación por aportar éste su carro, moto, bicicleta, etc., para la realización de sus labores, tal como ocurre algunas veces con los mensajeros, repartidores de mercancías, servicios de suministros a domicilio, promotores de ventas, etc., a quienes se les contrata con la condición de aportar y utilizar  su vehículo  para el transporte de las  mercancías, los domicilios, la correspondencia, y demás casos afines. Muy seguramente todos hemos visto avisos en los que se lee: "Se necesita mensajero con moto" o " Se necesita promotor de ventas con carro". Como es fácil de inferir, en este caso el pago que efectúe el empleador estaría lejos de ser voluntario o discrecional, razón suficiente para que la denominación de "auxilio" le resulte impropia e inadecuada.

Hechas las anteriores precisiones, puedo responderle al consultante que si la situación que plantea en su pregunta  encaja dentro de la primera hipótesis, es decir, que se trata de un pago voluntario del empleador , no consagrado en ningún texto obligacional como el contrato de trabajo, la convención colectiva, el laudo arbitral,  el pacto colectivo, etc., y no tiene ningún carácter retributivo, el empleador puede perfectamente disminuir el monto de dicho auxilio e incluso puede llegar a suprimirlo sin incurrir en violación de la ley.

Pero si no es así, porque el pago obedece a que el trabajador está aportando su vehículo en los términos indicados en la segunda hipótesis, o es producto de un acuerdo entre las partes, o fue establecido voluntariamente por el empleador pero está incorporado en el contrato de trabajo, en la convención colectiva, etc., al empresario le estaría vedado rebajarlo o suprimirlo unilateralmente, pero sí podría aumentarlo.

Expuesto lo anterior, sólo restaría analizar la connotación salarial de dicho pago. En la primera situación está claro que éste no tendría ninguna incidencia salarial. Pero no ocurre lo propio en la segunda hipótesis, pues, a no ser que las partes hayan convenido por escrito que el mencionado pago no se deberá incorporar a la base de cómputo sobre la cual se liquidan las prestaciones sociales, éste obrará de acuerdo con su naturaleza propia y hará parte de dicha base.

En opinión de quien escribe esta columna, es muy frágil el argumento según el cual lo que recibe el trabajador como contraprestación por aportar su vehículo para beneficio de la empresa no enriquece su patrimonio, yo creo que sí lo enriquece.   Y ese pago es parte del salario, porque éste, en su conjunto, corresponde a lo que paga el patrono por los servicios del trabajador. Un servicio que vale más porque tiene un valor agregado.

Para redondear este punto, traslado a este comentario el ejemplo que propuse hace unos días en una de mis notas:

Supongamos que en una empresa se contrata un mensajero con la obligación para éste de aportar su vehículo para la ejecución de sus tareas, razón por la cual se le asigna un salario de $ 2.000.000 mensuales. Pregunto: sería válido que al momento de liquidársele las prestaciones sociales sólo se le tuviera en cuenta como salario una parte de los dos millones de pesos por considerarse que la otra parte no estaba destinada a remunerar el servicio sino a  compensar el aporte del vehículo? Desde luego que no, porque el  entendimiento lógico de la situación obligaría a concluir que los dos millones corresponden a un servicio que por esa particularidad especial es más costoso.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.

Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. John Edwin Rojas dice:

    Mi inquietud es la siguiente , llevó 15 años con la empresa como mensajero recibo un auxilio de rodamiento 6 meses atrás sufri un accidente ,cuando regrese me quitaron dicho auxilio,es legal ? Lo pueden hacer después de tanto tiempo? Por el tiempo que llevo no se vuelve un derecho?

  2. norbey dice:

    la empresa debe hacer el plan estrategico de seguridad vial si a sus asesores externos les paga rodamiento por el uso de la motocicleta, si es así que ley lo determina o reglamenta.

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.