Ayuda externa podría tener el mismo efecto que los subsidios

Ante la crisis sufrida por muchos países pobres, el mundo en muestra de solidaridad ha enviado grandes cantidades de recursos como ayuda externa para luchar contra la pobreza y sus efectos, pero poco o nada se ha logrado con esas millonarias ayudas.

La razón de la incapacidad de la ayuda externa para solucionar el problema de la pobreza, radica en que quizás tenga el mismo efecto que tienen los subsidios a personas y familias de bajos recursos, subsidios que no solucionan absolutamente nada, pues la razón de la pobreza no es la ausencia de ayudas y auxilios, sino la incapacidad de las personas, familias o sociedades de producir, y es ese el problema que se debe atacar, y la herramienta más eficiente no es precisamente regalar dinero sin exigir nada a cambio a quien lo recibe.

Por lo general, las ayudas externas terminan en manos de políticos, gobernantes y burócratas corruptos que la utilizan para muchas cosas menos para enfrentar el problema raíz que genera la pobreza.

En muchos casos, las ayudas externas no han hecho nada diferente a mantener en el poder a esos sistemas y gobiernos corruptos que durante años han tenido a los países sumidos en la pobreza.

Las ayudas externas sólo sirven si previamente se crean las condiciones para que esas ayudas sean productivas, para que la sociedad que las recibe no las consuma sin trabajar, sino que por les contrario con las ayudas recibidas implementen proyectos productivos y multipliquen las ayudas recibidas.

Una consecuencia más de las ayudas externas a países pobres gobernados por sistemas corruptos [que son todos incluido el nuestro], es que en estos países las libertades se ben disminuidas o coartadas completamente, en un intento de los gobiernos por controlar la población y  las ayudas recibidas, lo que mantiene a esos países en la pobreza, por cuanto una sociedad sin libertades, sin seguridad jurídica, difícilmente forjará individuos que tomen la iniciativa para crear empresa, puesto que corren un alto riesgo de perder sus inversiones y su esfuerzo. Y si en una sociedad no hay quien trabaje, por más ayuda que reciba no saldrá de su atraso.

En los países pobres, no solo se sufre de corrupción sino de falta de libertad, y cuando la gente no es libre, o no se siente libre o segura, deja de hacer lo que más le gusta: echar p’adelante, progresar, y el resultado será un país eternamente pobre.

Los países ricos de hoy en el pasado fueron pobres, y para salir de la pobreza no necesitaron de ayudas externas, y si las hubieran recibido, con seguridad seguirían siendo pobres, pues estarían conformados por una sociedad y gobiernos  parásito, que no trabajan esperando a que alguien más el exterior les regale dinero.

Las ayudas externas, la igual que los subsidios, crean una peligrosa dependencia al individuo que deja de creer que el progreso sólo llega con el trabajo duro, con la responsabilidad y la planeación.

Las ayudas externas solo son válidas en caso de catástrofes, mas no como una herramienta para salir de la pobreza, pues entre más ayuda se reciba, más pobre y dependiente se es.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.