Beneficio de auditoría: Ingresos que originaron retenciones y no fueron declarados

Para el entendimiento del título propuesto, es del caso traer a colación el siguiente interrogante formulado a la Administración Tributaria:

Consulta sobre la firmeza de una declaración con beneficio de auditoría cuando no fueron declarados los ingresos que originaron las retenciones solicitadas”.  Oficio 14394 de mayo de 2015

Sea lo primero recordar, que artículo 689-1 del Estatuto Tributario consagraba:

Para los períodos gravables 2011 a 2012, la liquidación privada de los contribuyentes del impuesto sobre la renta y complementarios que incrementen su impuesto neto de renta en por lo menos un porcentaje equivalente a cinco (5) veces la inflación causada del respectivo período gravable, en relación con el impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior, quedará en firme si dentro de los dieciocho (18) meses siguientes a la fecha de su presentación no se hubiere notificado emplazamiento para corregir, siempre que la declaración sea debidamente presentada en forma oportuna y el pago se realice en los plazos que para tal efecto fije el Gobierno Nacional.

Si el incremento del impuesto neto de renta es de al menos siete (7) veces la inflación causada en el respectivo año gravable, en relación con el impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior, la declaración de renta quedará en firme si dentro de los doce (12) meses siguientes a la fecha de su presentación no se hubiere notificado emplazamiento para corregir, siempre que la declaración sea debidamente presentada en forma oportuna y el pago se realice en los plazos que para tal efecto fije el Gobierno Nacional.

Si el incremento del impuesto neto de renta es de al menos doce (12) veces la inflación causada en el respectivo año gravable, en relación con el impuesto neto de renta del año inmediatamente anterior, la declaración de renta quedará en firme si dentro de los seis (6) meses siguientes a la fecha de su presentación no se hubiere notificado emplazamiento para corregir, siempre que la declaración sea debidamente presentada en forma oportuna y el pago se realice en los plazos que para tal efecto fije el Gobierno Nacional.

Esta norma no es aplicable a los contribuyentes que gocen de beneficios tributarios en razón a su ubicación en una zona geográfica determinada.

Cuando la declaración objeto de beneficio de auditoría arroje una pérdida fiscal, la administración tributaria podrá ejercer las facultades de fiscalización para determinar la procedencia o improcedencia de la misma y por ende su compensación en años posteriores. Esta facultad se tendrá no obstante haya transcurrido los períodos de que trata el presente artículo.

(…)

Cuando se demuestre que las retenciones en la fuente declaradas son inexistentes, no procederá el beneficio de auditoría.

(…)”.  (Resaltado por fuera del texto)

Aunado al anterior referente, conviene traer a colación que conforme al artículo 28 del Código Civil “las palabras de la ley se entenderán en su sentido natural y obvio, según el uso general de las mismas palabras; pero cuando el legislador las haya definido  expresamente para ciertas materias, se les dará en éstas su significado legal.”

A fin de atender el cuestionamiento planteado, la Autoridad Tributaria manifiesta que “de lo expuesto deviene señalar que la expresión “las retenciones en la fuente declaradas son inexistentes”, se utiliza para mencionar situaciones en que las retenciones que se presenten en las declaraciones objeto de beneficio de auditoría no existen.

El significado de la palabra existir según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es: “(Del lat. exsistere). 1. intr. Dicho de una cosa: ser real y verdadera ...”.

Por tanto, cuando se refiere a inexistentes se debe entender que se trata de aquellas retenciones que no son reales o verdaderas y que fueron incluidas en las declaraciones, lo que equivale a que no existían.

En consecuencia, se puede concluir que no existen las retenciones cuando las mismas no fueron practicadas, no existe el agente retenedor o los pagos no fueron recibidos por la administración, porque las mismas no son reales o verdaderas”.  Oficio 14394 de mayo de 2015

Colige, entonces, el Ente Oficial que “así las cosas, ante la ausencia de norma expresa que señale circunstancias como las explicadas en el caso hipotético presentado por el consultante, no corresponde vía interpretación indicar la falta de existencia de dichas retenciones”.  Oficio 14394 de mayo de 2015

Si bien en este hoy desapareció la firmeza especial que contenía el citado artículo 689-1 del E.T., es de recordar que los artículos 335 y 341 del mismo Estatuto consagran una firmeza especial de seis (6) meses (contados a partir del momento de la presentación), para las declaraciones de IMAS para empleados e IMAS para trabajadores por cuenta propia, para cuyo efecto los responsables deberán de cumplir la totalidad de los requisitos reglados en tales referentes normativos. (Resulta oportuno recomendar la revisión de lo dicho por la DIAN en su oficio 061897 de noviembre de 2014 en cuanto al tiempo para recolectar la prueba sumaria).

No sobra mencionar, además, que pese a la desaparición de la firmeza especial del artículo 689-1 del E.T., aún en este hoy se podrían presentar procesos de discusión en los cuales la reciente doctrina (Oficio 14394) resultaría determinante en la solución de casos similares al analizado por la DIAN; y de otro lado, es la intención del escrito – también – hacer énfasis a la utilizada técnica interpretativa por parte de la Administración (articulo 28 Co C.), y a la necesidad profesional de interiorización de las restantes reglas de interpretación contenidas en el Código Civil (Artículos 25 a 32).

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.