Beneficios tributarios de los aportes voluntarios a pensión. ¿Qué hay detrás?

Por   07/02/2018

Los aportes voluntarios a pensión ofrecen unos beneficios tributarios distintos según la clase de aportes, y según la persona que los realice, presentándose un tratamiento diferencial que parece tener un trasfondo y un objetivo a primera vista oculto.

En este artículo señalamos que existen dos tipos o clases de aportes a pensión: uno que es realizado por los cotizantes obligatorios afiliados al régimen de ahorro individual, y otro que es realzado por cualquier persona a cualquier fondo de pensiones voluntarias.

En este artículo concluimos que los primeros se consideran como ingreso no constitutivo de renta y los segundos como renta exenta, lo que marca una gran diferencia entre los dos, puesto que un beneficio está limitado y el otro no.

Si leemos detenidamente el artículo 126-1 del estatuto tributario podemos concluir que  tanto los aportes voluntarios a los fondos privados de pensión (régimen de ahorro individual), como los aportes realizados a los fondos voluntarios de pensión se consideran renta exenta y están limitados.

Es así porque  el estado con la ley 1819 de 2016 supuestamente quiso disminuir drásticamente los beneficios tributarios a las persona naturales en pro de cumplir con los requisitos que exige la OCDE, razón por la cual limitó el monto del beneficio en dos sentidos: con respecto al valor del beneficio como tal (artículo 126-1 del E.T),  y con respecto a porcentaje que puede tener el valor del beneficio en función al total de la renta líquida de la persona (Artículos 336, 339, y 341 del estatuto tributario).

No obstante, al tiempo que la ley decide limitar el beneficio que se puede obtener con los aportes voluntarios  a pensión, simultáneamente crea un enrome brecha que los amplía al permitir que ciertos aportes voluntarios se califiquen como ingreso no constitutivo de renta ni ganancia ocasional, y lo hace modificando el artículo 135 de la ley 100 de 1993 y el artículo 55 del estatuto tributario.

Esto se materializa con el decreto 2250 de 2017 que adiciona el artículo 1.2.1.12.9  al decreto único reglamentario 1625 de 2016, donde expresamente afirma que los aportes voluntarios a pensión realizados al régimen de ahorro individual con solidaridad, esto es, a los fondos privados de pensión, se consideran como ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional.

Significa que el gobierno saca de las rentas exentas (artículo 126-1 E.T) a los aportes voluntarios de pensión en los fondos privados, convirtiéndolos en ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, que no tienen ningún límite.

Luego surge la duda: ¿Si el gobierno pretendía reducir los beneficios tributarios a las personas naturales, por qué crea esa brecha (boquete parece más apropiado) para que en lugar de disminuir los beneficios los incremente más allá de todo límite anterior?

Esa contradicción es, a nuestro criterio, deliberada y no tiene nada que ver con la política fiscal del estado, sino con la política de seguridad social en pensiones.

Resulta curioso que el beneficio largo y ancho se otorgue exclusivamente a las personas que cotizan a los fondos privados de pensión y no a los que están afiliados a Colpensiones.

Es de público conocimiento que tanto el gobierno como el sector financiero buscan acabar con el régimen de prima media para que sólo queden los fondos privados de pensión, y con esta medida se busca marchitar poco a poco a Colpensiones.

En efecto, si una persona quiere aprovechar el tremendo hueco que el gobierno abrió al permitir un beneficio tributario sin límite alguno, debe estar afiliado a un fondo privado de pensiones, por lo que muchas personas terminarán retirándose de Colpensiones para pasarse a un fondo privado.

Si usted, amigo lector, quiere disminuir su carga tributaria sin que deba sentir vergüenza o culpa alguna, lo que debe hacer es realizar aportes voluntarios a pensión en un fondo privado de pensiones, puesto que esos aportes según el decreto 2250 de 2017, son ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, y no consideran los límites que aplican para las rentas exentas establecidas por el artículo 126-1 del estatuto tributario.

De otra parte, recordemos que las rentas cedulares sólo limitan las deducciones y las rentas exentas, y no están limitando los ingresos no constitutivos de renta ni ganancia ocasional, por lo que en teoría su carga tributaria podría ser de cero, y si usted tiene suficiente plata para hacer grandes aportes voluntarios, conseguirá que la Dian le quede debiendo, y que los fondos privados de pensión administren grandes recursos.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

5 Opiniones
  1. Luis Dice:

    Bueno, veo que siguieron con el tema, y que hasta les tocó corregir totalmente (hoy 7 de febrero) el artículo equivocado que habían sacado el lunes 5 de febrero, y lo hicieron luego del comentario contundente que les dejé en ese artículo.

    https://www.gerencie.com/aportes-voluntarios-a-pension-renta-exenta-o-ingreso-no-constitutivo-de-renta.html

    Ahora bien, en cuanto a la duda que plantean en este artículo (sobre por qué el gobierno le pidió al congreso aprobar el recorte de beneficios fiscales poniéndole límites a las rentas exentas y deducciones que se pueden restar en las cédulas diciendo que no pueden exceder del “40% del INGRESO NETO”, o del “10% INGRESO NETO”, pero al mismo tiempo el gobierno permitió que el congreso aprobara que los aportes voluntarios a los fondos de pensiones obligatorias sean 100% un ingreso no gravado), parece que ustedes no examinan todo con profundidad y toca de nuevo ayudarles….

    Si repasan el art. 336 del ET y la forma en como se depurará la cédula de rentas de trabajo, sucede que primero se tomarán los “ingresos brutos” y luego se le restarán los “ingresos no gravados” (entre ellos el tal “aporte voluntario a fondos de pensiones obligatorias”, el cual incluso solo servirá en la cédula de rentas de trabajo pero no en las demás cédulas). Con eso se obtiene el “INGRESO NETO”. Pero es justamente sobre ese “ingreso neto” sobre el cual se calculará el límite de que las rentas exentas y deducciones (que estarán más abajo) no pueden superar el 40% de ese “ingreso neto”.

    Entonces señores, si alguien se pone a hacer solamente “aportes voluntarios a fondos de pensiones obligatorias” (tal como ustedes lo están sugiriendo), lo que sucedería es que rebajaría demasiado el dato del “Ingreso neto” y POR CONSIGUIENTE DISMINUIRÍA EL MONTO del 40% que puede restar por concepto de “deducciones y rentas exentas” (entre ellas todas las mencionadas en el art. 206 de ET el cual incluye lo del 25% del numeral 10). Entonces señores, es obvio que las personas no se van poner a mandar en exceso “aportes voluntarios a los fondos de pensiones obligatorias”, pues eso les afectaría sus flujos de efectivo y al mismo tiempo les perjudicaría el monto de las rentas exentas que sí se podrían restar sin desprenderse de un solo peso (como es el caso del 25% a que se refiere el numeral 10 del art. 206)

    Por si lo anterior no les quedó suficientemente claro, se los ilustro de la siguiente manera:
    Supóngase que alguien se gana un ingreso por salarios de 100.000.000 en el año. A ese ingreso bruto le podrá restar los ingresos no gravados por “aportes obligtarios a salud” y los “aportes obligatorios a pensiones”, los cuales son de 8.000.000, y con lo cual forma un “ingreso neto” de 92.000.000. Luego vendrían las deducciones por “dependientes” (10% del ingreso bruto sin exceder de 384 UVT, lo cual son en este caso $10.000.000) y las rentas exentas del art. 206 del ET (supóngase que solo tiene para restar como renta exenta lo del 25% del numeral 10, lo cual en este caso sería un valor de: 100.000.000 – 8.000.000 -10.000.000 x 25%= 20.500.000). Hasta este punto, se diría que las “deducciones y las rentas exentas”, que están sumando 30.500.000, no se están excediendo del “40% del ingreso neto” (el cual sería: 92.000.000 x 40% = 36.800.000). Por tanto, hasta este punto la renta líquida cedular le dará: 92.000.000 – 30.500.000 = 61.500.000

    Ahora bien, si esta persona quisiera ponerse a hacer “aportes voluntarios a los fondos de pensiones obligatorias”, y con ello tener otro “ingreso no gravado” para restar en su cédula de rentas de trabajo,miren lo que pasaría. Supóngase que le da por hacer un aporte de 10.000.000. Al volver a rehacer todos los cálculos, el “ingreso neto” se baja a 82.000.000, y el calculo del 25% de renta exenta se baja a 18.000.000, y el total de la renta líquida cedular quedaría en 54.000.000. Entonces, haber enviado 10.000.000 de aportes voluntarios al fondo obligatorio, solo le sirvió para rebajar en 7.500.000 su renta líquida y eso al final no es un buen negocio

    Tengan en consideración además que esos aportes voluntarios a fondos de pensiones obligatorias, cuando se retiren para propósitos diferentes a los que quedaron mencionados en el Decreto 2250 de 2017, producirían una retención del 15%. Así que en la decisión también entra en juego si el contribuyente luego llega a tener una gran necesidad de retirar ese dinero, pues eso le va costar muy caro (el 15% de lo que retire).

    Moraleja: profundicen más en las normas antes de hacer los comentarios apresurados que andan haciendo…

    Responder
    • Alfonso Dice:

      Gracias por el ejemplo, pero es muy barato sobre $100. Hágalo sobre 200 o más para que vea que pasa

      Responder
  2. Andrés Dice:

    Me quedo con un artículo bien intencionado que con uno cargado de arrogancia y soberbia.

    Responder
  3. MARIAM GARZON Dice:

    Gracias a Luis por su explicación y la profundización del tema. Sin embargo debe tener una actitud fraterna cuando “corrige” y enriquecer la controversia con gran humildad, que es una gran virtud a nivel profesional.

    Responder
  4. Jorge Domínguez Dice:

    Luís, lo queremos ver en esta página haciendo sus aportes con altura profesional.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.