Calzado y ropa de labor - Como el trabajador incapacitado no trabaja, no tiene derecho al suministro de las dotaciones correspondientes

Por

Como es de conocimiento general, el artículo 230 del Código Sustantivo del Trabajo dispone que todo empleador que ocupe habitualmente uno o más trabajadores permanentes, deberá suministrar cada 4 meses, en forma gratuita, un par de zapatos y un vestido de labor al trabajador cuya remuneración mensual sea hasta 2 meses el salario mínimo más alto vigente.  Y seguidamente precisa que tiene derecho a esta prestación el trabajador que en las fechas de entrega de calzado y vestido haya cumplido más de 3 meses al servicio del empleador. 

Y el artículo 32 de la misma obra señala que los empleadores obligados a suministrar permanentemente calzado y vestido de labor a sus trabajadores harán entrega de dichos elementos en las siguientes fechas del calendario: 30 de abril, 31 de agosto y 20 de diciembre. 

Por su parte, el artículo 33 indica que el trabajador queda obligado a destinar a su uso en las labores contratadas el calzado y vestido que le suministre el empleador, y que en el caso de que así no lo hiciere éste quedará eximido de hacerle el suministro en el período siguiente.

Ahora bien, el artículo 53 del mismo Código prevé que durante la suspensión del contrato de trabajo se interrumpe para el trabajador la obligación de prestar el servicio prometido, y para el empleador la de pagar los salarios y las prestaciones sociales de esos lapsos. Sin embargo, aclara la norma que durante dicha suspensión corren a cargo del empleador, además de las obligaciones ya surgidas con anterioridad, las que le correspondan por muerte o por enfermedad de los trabajadores.

Habiendo precisado ya que durante la suspensión del contrato de trabajo se suspende para el empleador la obligación de pagar las prestaciones sociales, y dado que las dotaciones de calzado y ropa de labor son una prestación social, quedaría por verificar si la incapacidad médica del trabajador suspende el contrato de trabajo.

Pues bien, si acudimos al artículo 51 del Código en comento, que es la norma que contiene en forma taxativa las causales de suspensión del contrato de trabajo, observamos que entre ellas no está incluida la incapacidad médica del trabajador.

Lo anterior nos permitiría concluir que durante las incapacidades médicas no se suspende para el empleador la obligación de suministrarle al trabajador las respectivas dotaciones de calzado y ropa de labor.

No obstante, si el intérprete se deja llevar de la mano del Ministerio del Trabajo, llegará a un destino distinto.

En efecto, en concepto  No. 89117 del 11 de mayo de 2016,  el Ministerio le pide al lector que se dé cuenta de que el artículo 230 (arriba transcrito) habla de que “tiene derecho a esta prestación el trabajador que en las fechas de entrega de calzado y vestido haya cumplido más de 3 meses al servicio del empleador.”

Pues bien, esa norma, que durante muchos años se utilizó para precisar cuándo el trabajador recién ingresado causaba el derecho a la primera entrega de la dotación, la toma ahora el Ministerio para explicar que al momento de la entrega de las dotaciones (30 de abril, 31 de agosto y 20 de diciembre) debe verificarse si dentro de los 4 meses anteriores el trabajador laboró por lo menos 3 meses, de tal suerte que si no cumplió con ese requisito por estar incapacitado, no tiene derecho a la dotación que se va a entregar.

Así lo dijo el Ministerio:

“Siendo que la concesión de la incapacidad, no está catalogada por el Código Sustantivo del Trabajo, como causal de suspensión del contrato o la relación laboral habida entre las partes, mientras no se haya suspendido el contrato permanecen incólumes las obligaciones del Empleador con respecto a su trabajador que llena los requisitos plasmados en la norma, de recibir la dotación correspondiente.

Sin embargo, la norma trae un condicionamiento especial tanto en las fechas de recibo de la misma, como en la forma de entrega, así se requiere que en el período correspondiente de causación de la prestación, el trabajador haya laborado más de tres (3) meses al servicio de su empleador.

En atención al requisito antes mencionado, cuando un trabajador permanezca en incapacidad por espacio superior a tres (3) meses, no tendría derecho a recibir la dotación por cuanto este requisito es sine qua  non para que la obligación del Empleador se dé. Sin embargo, se debe tener claro que el Código establece con suma precisión las fecha de entrega de la dotación: 30 de abril, 31 de agosto y 20 de diciembre, por tanto, dentro de cada cuatrimestre que la obligación se causa, el Empleador deberá observar si el trabajador labora por espacio de tres meses, caso en el cual tiene derecho, pues el período de incapacidad del trabajador, puede hacerle perder la entrega de una o varias de las dotaciones, lo cual dependerá en estricto rigor de las fechas específicas de cada situación.

Así lo establece el Artículo 232 del Código Sustantivo del Trabajo, el mismo que a la letra dice:

“ARTICULO 232. FECHA DE ENTREGA. Los {empleadores} obligados a suministrar permanente calzado y vestido de labor a sus trabajadores harán entrega de dichos elementos en las siguientes fechas del calendario: 30 de abril, 31 de agosto y 20 de diciembre.”

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión? Manténgase Informado.