¿Capital o trabajo? El eterno dilema del huevo o la gallina

Por

En economía existe un dilema respecto a si es más importante el capital o el trabajo,  igual al dilema de si fue primero el huevo o la gallina.

Unas personas pueden decir que sin trabajo no hay capital y otras que sin capital no hay trabajo y puede que todos tengan la razón, o que ninguna la tenga, o solo parcialmente.

Las empresa existen porque hay personas que trabajan  y consumen, pero también es cierto que si no hay empresas no habrá trabajo ni habrá qué consumir, de manera que dependiendo el punto de vista las dos premisas pueden ser ciertas o no.

En un anterior documento se desarrolló un importante debate sobre este tema, donde unos afirman que las empresas existen gracias a los trabajadores y otros que las personas consiguen trabajo gracias a las empresas, pero difícil es saber cuál de esos factores es predominante.

Es un hecho incuestionable que si no hay consumo ni hay quien trabaje no pueden existir empresas, pero también es un  hecho que si no hay quien cree empresas, no habrá trabajo ni habrá consumo, por lo que la respuesta probablemente es que se requieren de los dos factores más conocidos en la economía de mercado: oferta y demanda.

No obstante, la parte más difícil de configurar es la oferta, pues esta requiere de la confluencia de un sinnúmero de elementos para que pueda existir.

No es suficiente con que exista demanda de un determinado producto o servicio para que automáticamente aparezca quien lo ofrezca, pues para que la oferta aparezca se requiere de unos inversionistas que estén dispuestos a destinar su capital para satisfacer esa demanda, pero sólo lo harán si ven las condiciones ideales para obtener una rentabilidad razonable, por lo menos igual a la que conseguirían en otro mercado.

La demanda puede aparecer en cualquier parte, pero no sucede lo mismo con la oferta.

Un ejemplo claro: en Colombia demandan cantidades Smartphone, computadores, autos, electrométricos, etc., y eso no ha hecho  que en Colombia aparezcan empresas que los fabriquen, tan sólo algunos importadores que no agregan ningún valor sino un margen de utilidad que encarece los productos.

Esto demuestra lo difícil que es crear empresas para satisfacer necesidades.

Las necesidades son gratis, surgen de la naturaleza humana y vienen con ella, pero la oferta exige una acción activa para que se produzca, y por ello se requiere de mayor esfuerzo para estructurarla.

En consecuencia, siendo más difícil ofrecer que demandar, es apenas obvio que se requiere un mayor concurso para construir el medio ideal para que la oferta florezca.

Sin lugar a dudas que se requiere de una perfecta simbiosis entre trabajador y empresario, pues el trabajo del empleado es lo que permite generar ingresos con los que se remunera el trabajo del empleado, el rendimiento del capital invertido por el empresario y la transferencia de riqueza al estado.

Pero el trabajo humano no es el único elemento que genera ingresos, pues ello es posible sólo con el concurso de la infraestructura creada por el empresario, de manera que ninguno es el responsable absoluto de la generación de ingresos, sino que cada uno concurre con una parte, pues ni el trabajador puede generar ingresos sin el capital invertido por el empresario, ni este puede generar ingresos sin el trabajo de sus empleados.

La preponderancia del capital

Los países más ricos llegaron a serlo porque desarrollaron su aparato productivo, porque protegieron su industria, porque construyeron un ecosistema ideal para el desarrollo económico, y a partir de allí surgió y progresó el estado social de derecho que reconoció importantes beneficios sociales a sus ciudadanos.

El auge de la producción y de los servicios es lo que permite generar el excedente necesario para garantizar los derechos de los ciudadanos, como buenos salarios, educación y salud de calidad, buena infraestructura, etc.

Primero debe haber dinero para distribuirlo en la sociedad, y para generar dinero se requiere de la inversión, del capital, del empresario.

Por lo anterior, el tejido empresarial y productivo son la base para el desarrollo de una sociedad, y reconociendo esa realidad se debe actuar acorde a la importancia de este elemento.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

Una opinión
  1. MANUEL ANTONIO BOTERO BORDA Dice:

    Discusión anodina. La tierra - capital- y sus frutos, fueron primero.
    Desde el puto de vista económico, de ahi surge todos lo demas : el consumo o autoconsumo, el trabajo, el pago, la moneda, etc.
    Bien interesante ir a la hisotria económica del surgimiento de la moneda. Se lo recomiendo.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.