Características del agente oficioso en la acción de tutela

Por

Por regla general la acción de tutela debe ser interpuesta por la persona a la cual se le estén violando o vulnerando sus derechos fundamentales, pues para presentar esta acción no se requiere hacerlo por intermedio de apoderado.

No obstante, el interesado puede otorgar poder para ello  de conformidad con lo establecido en el primer inciso del artículo 10° del decreto 2591 de 1991, el cual establece lo siguiente:

«La acción de tutela podrá ser ejercida, en todo momento y lugar, por cualquiera persona vulnerada o amenazada en uno de sus derechos fundamentales, quien actuará por sí misma o a través de representante. Los poderes se presumirán auténticos.»

Por otro lado en la acción de tutela es admisible la figura de la agencia oficiosa, por medio de la cual, sin poder,  una persona solicita en representación de otra que se protejan los derechos fundamentales vulnerados o violados; la agencia oficiosa la puede ejercer cualquier persona, sin embargo para que sea admisible esta figura es indispensable que se cumplan las siguientes condiciones:

  • Que la persona titular de los derechos fundamentales invocados como vulnerados o violados no se encuentre en condiciones de poder  ejercer por si misma la defensa de sus derechos, por ejemplo una persona que tenga una enfermedad grave que le impida desplazarse de un lugar a otro.
  • Quien actúe como agente oficioso debe manifestar tal condición.

La situación de discapacidad, por la cual la persona directamente, es decir, por sí misma no pueda ejercer  la defensa de sus derechos fundamentales, debe ser argumentada y probada por el agente oficioso, ya que es  en virtud  de esta situación que se encuentra legitimado para incoar la acción a favor del agenciado, pues sin dicha circunstancia no habría legitimidad en la agencia oficiosa.

Por su parte la Corte Constitucional ha manifestado respecto a la agencia oficiosa, que además de justificar la situación por la cual la persona agenciada no puede por sí mismo ejercer la defensa de sus derechos, se deben exponer las razones  que le asisten al agente para actuar en nombre y representación de la persona afectada, como lo ha señalo en un aparte de la sentencia T – 483 de 2006.

Por medio de esta figura sustentada en el principio de solidaridad y básica en un estado social de derecho, podrán ser amparadas las personas, que ya sea por su condición física, psíquica o estado de indefensión como en el caso de los niños, no puedan interponer una acción de tutela por sí mismos.

Contenido relacionado:
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

2 Opiniones
  1. dorita Dice:

    excelente página, felicitaciones. es oportuna y muy útil. Gracias a Dios y a Ustedes por ello

    Responder
  2. Hernando Velasquez G. Dice:

    Me encanto la pagina. Ojala tuviera la oportunidad de volver a contar con Ustedes, para proximas consultas.Felicitaciones.

    Responder
En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.

¿Preocupado por su pensión? Manténgase Informado.