Causación del impuesto a la riqueza en el ESFA o el 01 de enero de 2015. NIIF PYMES

A la fecha, para muchos pueden existir dos posiciones sobre el impuesto a la riqueza.

  1. En el ESFA a 31 de diciembre de 2014, como provisión, o,
  2. El 01 de enero de 2015, como un pasivo real.

Para muchos puede resultar valido reconocer en el ESFA a 31 de diciembre de 2014, debido a que se tiene certeza que existe la obligación de declarar el impuesto a la riqueza en el año 2015.  Y que se cumplen con todos los requisitos, el hecho generador y la base que se establece en la ley 1739 de 2014. Y para esta posición podemos soportar lo siguiente:

Se cuenta con la información suficiente, como el balance de cierre a 31 de diciembre a 31 de diciembre de 2014 y  el impuesto de renta 2014, para conocer o determinar la provisión del impuesto a la Riqueza.

El reconocimiento de una provisión (en este caso el impuesto a la riqueza)  se soporta en la sección 21.4 de la sección para Pymes y deben cumplir las siguientes condiciones. i) Una entidad tiene una obligación presente (ya sea legal o implícita) como resultado de un suceso pasado; ii) es probable que la entidad deba desprenderse de recursos, que incorporen beneficios económicos para cancelar la obligación y; iii) pueda hacerse una estimación fiable del importe de la obligación.  Si estas condiciones no se cumplen, no se debe reconocer una provisión, y el impuesto a la riqueza si lo cumple en su totalidad.

Hasta este punto podríamos definir, que si sería viable realizar una provisión por el impuesto a la riqueza en nuestro ESFA  a 31 de diciembre de 2014. Y este se debe reconocer contra el patrimonio (utilidades retenidas).

La segunda posición es reconocer el impuesto a la riqueza el 01 de enero de 2015, esta posición se debe que la obligación nace el 01 de enero, reconociendo como hecho generado la riqueza poseída a 01 de enero de 2015. (Patrimonio líquido). Artículo 294-2 E.T. Hecho generador. El impuesto a la Riqueza se genera por la posesión de la misma a 01 de enero de 2015, cuyo valor sea igual o superior a 1.000 millones de pesos. Para efectos de este gravamen, el concepto de riqueza es equivalente al total del patrimonio bruto del contribuyente poseído en la misma fecha (01 de enero de 2015) menos las deudas a cargo del contribuyente vigente en esa fecha.  

Hasta este punto la normatividad tributaria, nos indica que el impuesto se debería reconocer el 01 de enero de 2015.

Pero debemos tener en cuenta que el hecho de tener la obligación no quiere decir que tengamos que pagar impuesto a la riqueza, para esto debemos tener en cuenta el artículo 295-2 del estatuto tributario. El cual establece la base gravable de este impuesto. (Leer artículo).

Si es cierto que las normas internacionales de información financiera, guardan independencia frente a las normas fiscales, fácilmente nos podríamos inclinar a la primer posición, (provisión en el ESFA), pero algo que debemos tener en cuenta es que la obligación del impuesto nace el 01 de enero de 2015, y no en el año 2014. En el 2014, se expidió la ley 1739 de 2014, pero no el hecho generador según el artículo 294-2 del E.T.

Y algo que para muchas empresas es muy común, muchas su patrimonio que se cierra el 31 de diciembre de 20xx, resulta ser el mismo el 01 de enero del año que inicia, pero eso no puede ser razón suficiente para determinar que para todos sea así, debemos tener en cuenta que el 01 de enero, antes de que se termine el día se pueden presentar y registrar diversas operaciones de tipo financiero y operacional, lo cual puede generar ingresos o gastos para las empresas y por lo tanto variación en su patrimonio, por lo tanto esto puede generar una variación en la base y hecho generador del impuesto a la riqueza. Y es de acá que nace la duda, si se debe reconocer como provisión en el ESFA  o reconocer contra e resultado 01 de enero de 2015, teniendo en cuenta las operaciones que resulten en este día.

Bajo esta situación, puede resultar viable la causación del impuesto a la riqueza el 0 de enero, ya que el patrimonio puede variar, o si bien baja análisis de la empresa reconocer en el ESFA como provisión, sobre un hecho que no ha sido generado, pero que se conoce con certeza, pero que no le corresponde al año 2014, sino al 2015.

Es importante que se analicen las posiciones, y cual realmente le conviene a cada empresa, se conoce la obligación, se tiene la certeza de pagar y salida de recursos económicos, pero el hecho generado corresponde a un periodo diferente.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.