China respira ante el crecimiento de la economía estadounidense

Con el crecimiento del 3.5% que experimentó la economía estadounidense en el tercer trimestre del 2009, China respira un aire de tranquilidad, puesto que su economía hoy depende en gran medida de la recuperación del gigante americano.

Durante la parte más fuerte de la crisis, China salvó al mundo del colapso puesto que fue capaz de mantener un alto crecimiento en plena crisis, único país que lo logró mientras  que todos los demás estaban en recesión e incluso en depresión económica, apalancando de esta forma el resto de economías evitando que la crisis fuera aún más profunda y generalizada.

China logró esta hazaña gracias a un agresivo plan de estímulo que implicó la inyección de capital público por aproximadamente 580.000 millones de dólares, lo que impulsó el consumo interno que reemplazó la caída de las exportaciones producto de la crisis que el resto del  mundo vivió y aun vive.

Pero esa vigorosidad de la economía China no es sostenible indefinidamente si el mundo no reacciona. China no tiene la capacidad de inyectar a su economía otra suma igual a la ya invertida, de suerte que si el mundo no se recupera, las exportaciones ya no podrán ser reemplazadas por más consumo interno, lo que significaría la recesión en China y la recesión de un enorme consumidor significa la recesión del mundo entero.

Es por ello que el repunte de la economía estadounidense es una gran aliciente para la economía China, puesto que el consumo interno de los estadounidenses se incrementó y con ello se incrementaron las exportaciones Chinas, por lo que el crecimiento de su economía hoy es está mucho más asegurado.

En tiempos de crisis, China consumió por los demás y eso ayudó a que la crisis a nivel mundial no fuera tan profunda. Ahora China necesita que el mundo consuma para que ayude a sostener su economía, lo cual es positivo para todo el mundo, puesto que la caída de cualquiera de los grandes arrastraría con el resto del mundo.

Estos son los efectos de la globalización, donde las economías son interdependientes, donde la economía de Estados unidos está amarrada a la de China y viceversa,  o a la de Japón y las otras grandes potencias económicas como Alemania. Y ni qué decir de la nuestra donde dependemos de lo que los países ricos nos compren puesto que nuestro consumo interno es débil.

Hoy una economía no puede sobresalir aislada, solitaria. Un país depende de la suerte del otro.

Contenido relacionado:
Compartirlo
Gerencie.com en su correo.

Suscríbase y nosotros colocaremos en su bandeja de entrada la mejor información que generamos diariamente.


Déjenos su opinión

En Gerencie.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc., pero debe hacerlo con respeto, sin insultar y sin ofender a otros.

Información legal aplicable para Colombia.